UAZ debe reestructurarse ante políticas restrictivas del Estado: ex sindicalistas

UAZ debe reestructurarse ante políticas restrictivas del Estado: ex sindicalistas

■ Realizan este martes el cuarto Foro Macondo, bajo el título La UAZ que Zacatecas requiere

■ Lo malo no es crecer, sino el no exigir los recursos para hacerlo: Raymundo Cárdenas

Ex secretarios generales del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (Spauaz) coincidieron en que la Universidad debe enfrentar las políticas restrictivas del Estado en el ámbito laboral y financiero, y para ello debe impulsar una reestructuración integral que contempla el rubro administrativo y académico a fin de hacer menos vulnerable a la institución.

En el cuarto Foro Macondo La UAZ que Zacatecas requiere, Raymundo Cárdenas Hernández, primer secretario general de ese gremio, señaló que en el país hay una democracia degenerada en donde la corrupción ha invadido todos los aspectos de la vida social, al grado que se debe “pagar una mochada hasta para que se transfiera los recursos de Gobierno Federal a los estados o municipios”.

Recordó que recientemente fueron evidenciados legisladores que cobraban un monto a cambio de gestionar recursos, y en el caso de la UAZ, dijo que varios legisladores casi fueron considerados como héroes por haberlo hecho.

“Eso no es más que expresión de la descomposición política que vive México en general y no se salva ninguna institución ni fuerza política. En la UAZ sin duda hay muchos universitarios honrados que, yo espero, puedan hacer oír su voz organizada e ir limpiando la casa. Ése es un reto, limpiar nuestra Universidad de la corrupción”, expresó.

 

Por otra parte, explicó que en el país se debe duplicar la cobertura en educación media superior y superior, además que esa premisa está integrada en los documentos de la Unesco, la OCDE, además del Plan Nacional de Desarrollo, motivo por el cual cuestionó la idea que la UAZ deje de crecer o que su crecimiento fue un error.

Cárdenas Hernández recordó que años atrás Rodolfo Tuirán, entonces subsecretario de Educación Superior, aplaudía el proyecto de la Universidad, pero el problema es que el crecimiento se financió con las cuotas de los profesores que debían destinarse a la Seguridad Social.

En tal caso, dijo que “no es lo malo crecer, sino no exigir los recursos para hacerlo”. Desde ese punto de vista, la postura adoptada por la institución se justifica por la necesidad de aumentar la cobertura en el estado, que está por debajo de la media nacional.

Aquiles González Navarro, por su parte, manifestó que la UAZ debe erradicar diversas prácticas que prevalecen, no para resolver la crisis financiera e institucional, sino para que sea menos vulnerable ante el Estado. Entre ellas, dijo que los planes y programas de estudio se imponen sin el consenso de los universitarios, mientras que otros más son obsoletos.

Coincidió en que la Universidad debe crecer y para ello se requiere buscar mecanismos que le permitan obtener recursos, pero también “tenemos que evitar que la Universidad sea vulnerable ante la sociedad y el Estado”.

La Máxima Casa de Estudios en la entidad deberá enfrentar las políticas restrictivas del Estado en el ámbito laboral y financiero, concluyen académicos participantes en el cuarto Foro Macondo ■ foto: ANDRÉS SÁNCHEZ

Sin embargo, afirmó que en este momento la UAZ está en una situación de alto margen de vulnerabilidad debido a los indicadores de corrupción que se presentan en su interior, principalmente lo que se refiere a los salarios diferenciados y privilegiados.

Al respecto, informó que los directores de las unidades académicas tienen un salario de más de 50 mil pesos, mientras que en otras épocas no había un sueldo y al funcionario solamente se les descargaba su horario frente a grupo, tiempo que ahora debía dedicarse al trabajo administrativo de la dirección de la escuela. Por el contrario, ahora los sueldos de los directores se asignan en función de la cantidad de alumnos de cada unidad académica.

Propuso la creación de un tabulador general de sueldos en donde se establezca que los directores percibirán determinado monto, ello con el objetivo de transparentar ese aspecto. De lo contrario, el mecanismo de pago de sueldos al personal directivo y administrativo “quedará en la oscuridad”.

González Navarro también señaló que al interior de la UAZ hay centros académicos e instancias “inútiles, injustificables e improductivos”, tales como Estudios Prospectivos, Estudios de la Mujer y la Comisión Electoral, el Tribunal Universitario, la Defensoría Universitaria y la Contraloría Interna.

En el caso de la Contraloría Interna, indicó que ahí no es necesario pagar personal, puesto que la Unidad Académica de Contaduría y Administración podría responsabilizarse de ello, mientras que en la Comisión Electoral el titular recibe 20 mil pesos mensuales por presidirlo, a pesar que sólo opera cada cuatro años.

Arturo Burnes Ortiz explicó que las políticas restrictivas a todas las entidades públicas se han concretado en una disminución neta del subsidio, de forma que entre 1990 y 2010, se redujo 25 por ciento del presupuesto a la universidad pública.

La Máxima Casa de Estudios en la entidad deberá enfrentar las políticas restrictivas del Estado en el ámbito laboral y financiero, concluyen académicos participantes en el cuarto Foro Macondo ■ foto: ANDRÉS SÁNCHEZ

En ese sentido, se calcula que esa reducción se manifestó en la UAZ a partir del año fiscal de 1994, y a partir de ese momento la problemática se acumuló hasta llegar a la actualidad, cuando solamente 54 por ciento de la plantilla docente cuenta con respaldo presupuestal.

En consecuencia, agregó, ese déficit ha dejado a la UAZ en condiciones de vulnerabilidad, al grado que desde 1994 la institución está acotada cada vez más por las políticas restrictivas en el ámbito financiero y por la modernidad educativa.

“Además hay que agregar el déficit resultante del régimen de jubilaciones y pensiones de los contratados antes del 13 de agosto de 1991, debido a la ausencia del fideicomiso tripartito que dispone el Contrato Colectivo desde febrero de 1992, en donde se dispuso su creación. Ésa es la fecha de la mayor reestructuración y cambio que haya tenido el contrato”, indicó el investigador de la Unidad Académica de Economía.

Burnes Ortiz sugirió discutir sobre el tipo de seguridad que los universitarios requieren ante la quiebra del sistema asistencialista tradicional, con el propósito de llegar a una solución integral, institucional y estructural en el problema de las pensiones y la búsqueda de la certidumbre.

Sobre el fideicomiso del que hizo mención, expuso que éste nunca se ha conformado por razones políticas, esperando que el rector en turno lo haga. Las jubilaciones dinámicas, añadió, son el equivalente al último salario devengado y las prestaciones contractuales más todos los aumentos salariales que se aplican a los activos, y según su punto de vista, también ponen en riesgo a la institución en términos de estabilidad financiera.

Asimismo, Antonio Guzmán Fernández expuso que a pesar de la resistencia, la profundización de las reformas está ganando la partida a los trabajadores, en particular en el ámbito de la educación y la salud.

Sin embargo, aseguró que parte de la problemática de la UAZ se debe a diversos aspectos políticos al interior de la Máxima Casa de Estudios. En mayo de 2012, reviró, el entonces rector Francisco Javier Domínguez Garay, acompañado de diputados, anunció que estaba resuelto el adeudo con la Secretaría de Hacienda por concepto de impuestos.

Meses después, en septiembre de ese mismo año, estalló la crisis financiera y a partir de ese momento el problema se acumuló porque no se limitó únicamente a la Seguridad Social, sino que también comenzó a manifestarse en las prestaciones e incluso en el salario.

Posteriormente, el comportamiento de los grupos políticos, la falta de pago de prestaciones y el ambiente político, dijo, se conjugaron para efectuar la huelga iniciada en febrero del año pasado, en el que destacó la organización de todas las delegaciones sindicales, a pesar de la pluralidad que hay en ellas.

En ese sentido, Guzmán Fernández manifestó la necesidad de reorganizar a los profesores universitarios desde el punto de vista sindical, puesto que ahora también se presentan problemas con el Fovissste, además que todos los docentes que ingresaron después de 2007, se jubilarán por cuenta individual, lo que significa que ese proceso será sumamente precario.

Por último, Crecenciano Sánchez Pérez, actual secretario general del Spauaz, informó que en este momento la UAZ se compone por 40 centros académicos, 3 mil 100 docentes y 32 mil alumnos, todos distribuidos en 13 campus universitarios.

De ese total de profesores, precisó que hay mil 400 que no son parte del régimen de jubilación dinámica, mientras que la mayoría de ellos están en cuentas individuales, lo que significa que su futuro está comprometido.

Aunado a ello, reiteró que la UAZ se caracteriza por tener a un rector que no actúa como tal y por regirse por un Consejo Universitario que no es funcional y que solamente sirve para que se expresen grupos de directores alineados con determinados grupos políticos, sin que propongan ninguna alternativa que permita resolver la crisis en la que se encuentra.

Al interior de esa institución, dijo que la corrupción se manifiesta en el abuso del amiguismo y el compadrazgo, puesto que al revisar la nómina se observa que hay apellidos que se repiten “una y otra vez”.

Comentó que otro problema que tienen los sindicalizados es la información sobre las normas que rigen a la universidad, ya que se desconoce la Ley Orgánica, los estatutos y los reglamentos, además del Contrato Colectivo.

Se refirió también a jubilados que en la actualidad ocupan puestos como funcionarios, entre ellos Said Samán Zajur, titular de la Contraloría Interna, quien preside una instancia que “no está haciendo la función para la cual fue diseñada” y nunca se realiza una auditoría seria.

Sánchez Pérez denunció que “los directores quieren seguir haciendo lo que quieren con las cargas de trabajo, esconden sus grupos, materias y el pago de algunos docentes, mientras que hay algunas unidades que tienen recursos suficientes hasta para pagar de manera particular a docentes que tienen contratados”.

Ante esa situación, concluyó que se deben revisar muchos aspectos en la UAZ, y aunque la institución puede seguir creciendo, ello debe hacerse en los programas académicos más necesarios en la actualidad y discutir la pertinencia de algunos otros.

Rodolfo García Zamora, quien moderó el foro, expuso, con base en las opiniones vertidas por los ex secretarios generales del Spauaz, que es urgente construir un proyecto propio de la UAZ y simultáneamente un proyecto alternativo para Zacatecas, lo que implica “recuperar las relaciones que tenemos en todos los niveles”.

“Debemos revisar el tema de las alianzas, porque solos no vamos a poder ni enfrentar la crisis financiera ni sacudir a la administración central para que asuma sus responsabilidades y menos vamos a poder crear un proyecto alternativo para el estado”, expresó.

En ese sentido, dijo que el Spauaz debe constituirse como un detonante para otros sectores e integrar a los estudiantes y a los trabajadores “si podemos sacudir la camisa de fuerza del Stuaz”. Es decir, debe fortalecerse la organización, recuperar alianzas con otros sectores sociales y la capacidad de autotransformación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70