Migración: imagen de un estado lacayo

Migración: imagen de un estado lacayo

México es el principal país migrante del mundo. Y Zacatecas es el estado con mayor intensidad migratoria del país. 12 millones de mexicanos en el extranjero y 30 millones de origen mexicano lo confirman. El acontecimiento migratorio es de los fenómenos sociales más significativos de esta época: uno de cada siete personas de este planeta es migrante.

El hecho de que en todo el mundo y especialmente en México haya crecido la migración, se debe a la implementación de un modelo que forza la movilidad humana; por ejemplo, las diferencias salariales son un móvil de traslado: el costo del trabajo por hora en Indonesia es de 0.70 dólares y en México es 3.28, mientras que en Estados Unidos es de 25, y en Alemania de 34 dólares. Como podemos ver, la relación entre México y Estados Unidos es 8 a 1.

Esta desigualdad tan formidable es un motivo de movilidad. Y a su vez, el modelo económico llamado Neoliberal es la causa de estos motivos. Por ejemplo, en México (al inicio del neoliberalismo) en 1982 había 2.2 millones de migrantes, con los años de implementación de este modelo, creció a 12 millones. Y teniendo México y Zacatecas esta condición expulsora, se esperaría que sus gobiernos tuvieran la suficiente sensibilidad para darle un trato digno a los migrantes centroamericanos, pero no ocurre así. El trato que reciben en su paso por el país es el infierno mismo: ante la falta de libre movilidad de personas, exponen a los migrantes al acecho del crimen organizado y de las propias autoridades mexicanas. Ahora mismo el gobierno de México es la vergüenza mundial en el tema migratorio en relación con los derechos humanos. El territorio nacional se ha convertido en cementerio de personas en tránsito que sólo quieren una oportunidad para sobrevivir.

Observamos la celebración del Día del Migrante por las autoridades: ¿qué celebran? ¿No debería ser la oportunidad para anunciar leyes justas que permitan la libre movilidad de las personas? Se les recuerda a los migrantes por las remesas, que además, cuestan a la nación lo doble de lo que mandan. ¿No debería celebrase anunciando programas que atiendan las causas de la expulsión de los connacionales? Nada: únicamente palmadas a los líderes de clubes, sin compromisos serios. ¿Cuánto se destina en el presupuesto al tema migrante? Menos de 15 millones de pesos, y se aprueban créditos de 12 mil pesos a los retornados. Ínfimo. La mejor manera de celebrar el Día del Migrante es con acciones que eviten la migración forzada; y no eventos de oropel sin sustancia. Debemos exigir que se celebre con estrategias que impulsen empleos decentes (no maquiladoras extractivas de fuerza de trabajo) que den seguridad a los jóvenes. La política con los jóvenes es vital: 600 mil están en las filas del crimen organizado, y otro tanto igual está en abandono de los estudios. La  migración es un hilo conductor que permite evaluar las políticas del desarrollo de un país, y en el caso de México la nota es roja.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70