Uno debe volver a lo primigenio para renovarse: Emilio Carrasco

Uno debe volver a lo primigenio  para renovarse: Emilio Carrasco

■ Con todos los soles, colección del pintor, se exhibe en Irma Valerio Galerías

■ “Yo pinto porque le echo muchas ganas a la vida, porque me gusta vivir”, expresa

“Doy vueltas en el lenguaje. Uno tiene que releerse y replantearse muchas cosas. Es un buen consejo para los pintores jóvenes: renovar ese uso del lenguaje o ese pasado, darle vida nueva y transformarlo en algo. Porque si fue primario…fue primigenio y es verdadero. Entonces nos va a dar algo nuevo”, ofrece respecto de la exposición que muestra su obra reciente, Emilio Carrasco.

Dos series de óleos denominadas Nocturnos y Atardeceres, conforman Con todos los soles, exhibición aperturada el pasado 12 de abril para integrarse a la oferta cultural del pasado Festival Zacatecas 2014 en Irma Valerio Galerías y que permanecerá hasta finales de mayo.

Sobre su pintura, ésta y toda, Emilio Carrasco  define, “es un reflejo de los momentos buenos y los momentos difíciles. Yo pinto porque le echo muchas ganas a la vida, porque me gusta vivir”.

Todas son pinturas “optimistas” dice, que además son su tributo al cuerpo humano. “Yo nunca he pintado cosas que no existen, he pintado cosas que existen aunque no parezcan, o sea,  existen aunque no parezca que existen. Así es un poco la literatura cuando dicen escribo cosas que he vivido y que existen aunque parezca que no existen, porque a veces las cosas no son como son”.

Se agregan a Con todos los soles, piezas de cerámica, así como ediciones y catálogos que muestran diferentes facetas del artista.

Entre estos últimos se encuentra Harmony in silence-Duo art, one world, generado de la experiencia creativa compartida con el artista plástico chino Dong Xiaozhugang, en una de sus visitas al país asiático.

Acerca de la experiencia comenta, “me decían que por qué éramos tan diferentes”. En respuesta a sus interlocutores agregó siempre similitudes: dos ojos, dos brazos, dos piernas, la sed,  el hambre, que pueden sentir dos hombres. Y diferencias: “él habla chino, yo mexicano”.

Luego añadió: “y sin embargo nos entendemos porque entre los dos estábamos pintando el mismo cuadro y éramos dos personas con un solo objetivo”.

Compartiendo el oficio, dice, “yo siento que no había fronteras, no había lenguajes. Y que el arte se convertía en algo universal”.

Esto expresado en el más puro sentido de lo humano que define como “la humanidad total”, un concepto que hermana a las personas.

También integrados a la muestra, se encuentran libros de edición limitada,  que además de selecciones de textos añaden grabados y fueron producidos en Italia, otro lugar donde Emilio Carrasco ha generado obra y vínculos mediante el mail art.

Esto se vincula a otra presencia convocada a modo de homenaje amistoso en Con todos los soles, la de Gugliemo Achille Cavellini (1914-1990), quien fuera un referente como coleccionista de arte italiano y artista de mail art. Creador además, recuerda Carrasco, del término autostoricizzazione (auto-historización), la escritura de la propia biografía para adelantarse a las deformaciones que de ella se pudieran hacer posteriormente a su muerte.

Ejemplifica la necesidad de una auto-historización mediante el caso de Octavio Paz, al que todo mundo cita sin conocer su obra.

Luego narra acerca del evento previo a la inauguración de su exposición y referido al artista italiano.

“Lo dije cuando hice mi inauguración, que iba a hacer un homenaje. A sabiendas de todo hice las fotografías, las manipulé, fueron puestas cubriendo los rostros de los asistentes, en bolsas de papel y se mostró la fotografía para una cosa que se llama mail stamp y se hacen timbres postales con el evento de Cavellini”.

Este acto responde a una convocatoria mundial generada para celebrar los 100 años del natalicio del artista y a la que fue invitado Emilio Carrasco. Agrega acerca del vínculo entre ambos que durante 30 años mantuvieron comunicación epistolar.

En la conversación con Emilio Carrasco, surge otro de sus proyectos,  que  hace dos años se desarrolla en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario en la colonia Condesa de Guadalupe, Zacatecas.

Allí ha generado una casa de cultura parroquial y laica, dedicada a José Gabriel Ovalle, que incluye talleres de serigrafía, grabado y sesiones de conciertos y conferencias.

El pasado verano ofrece el dato, se involucraron en estas actividades alrededor de 500 jóvenes, en su mayoría.

Esta es una experiencia que lo convoca a repetirla, añade al respecto, “si la Iglesia se pone las pilas y en cada parroquia hay un centro de cultura parroquial no hay Estado que aguante, o que no siga el ejemplo. La competencia cultural sería maravillosa. Este país dejaría de ser tan ñoño…para no decir mediocre”.

El último comentario lo vincula a otra observación acerca de las casas de cultura oficiales  en las que “creen que entre más gente haya, más éxito tiene una casa de cultura. Y simplemente son estadísticas. Hay que manejar calidad, eso es lo que hay que hacer”.

Esto es para generar una “explosión cultural social que tiene ganas de expresarse”, que encauce el talento de los zacatecanos y con el que señala, “haríamos cosas maravillosas, ¿verdad que sí?

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70