Festival Cultural Zacatecas, aún en la etapa de consolidación, coinciden panelistas de Acentos

Festival Cultural Zacatecas, aún en la etapa de  consolidación, coinciden panelistas de Acentos

■ El FCZ es considerado la más importante expresión estatal de difusión del arte y la cultura

■ El programa ha ido en decadencia: docente; problema, la falta de recursos: Ávila Ovalle

Casi por cumplir tres décadas, el Festival Cultural Zacatecas (FCZ) se encuentra aún en etapa de consolidación, coincidieron los panelistas invitados a Acentos, programa de La Jornada Zacatecas TV dedicada al análisis de la oferta de este evento, considerado la más importante expresión de la política pública estatal de difusión del arte y la cultura de los ámbitos local, nacional e internacional hacia su ciudadanía, y a la que ha sumado como un interés aparejado, la atracción turística.

En 28 años, el FCZ ha incrementado la diversidad de su oferta y foros, hecho visible entre otras expresiones, mediante la inserción cada vez más importante de creadores e intérpretes locales. Este 2014 los artistas zacatecanos constituyen 70 por ciento del programa, comentó desde la representación oficial, Héctor Ávila Ovalle.

Esaúl Arteaga Domínguez acotó por su parte desde la academia, que el evento manifiesta sin embargo, una “orientación riesgosa”, pues no incluye lo más representativo de la riqueza cultural de las regiones del país, ni las vanguardias nacionales e internacionales presentes en sus etapas iniciales, y por el contrario, se ha optado por contenidos que tienen que ver con la formación de públicos construidos desde los monopolios televisivos.

De igual forma, advirtió ante el señalamiento de que las decisiones sobre la programación del FCZ se fundamentan fuertemente en la opinión del público, que el mismo adolece de una formación en educación artística sustentada en una omisión del sistema educativo nacional, por lo que el Estado, mediante el Instituto Zacatecano de Cultura “debería de preocuparse porque el arte y la cultura sea edificante, sea constructivo y sea incluso ambicioso. Y creo que eso le falta al festival”.

Entre otros aspectos de influencia en la versión 2014 del Festival Cultural Zacatecas, se señaló el presupuesto destinado a su organización, 26 millones de pesos. Casi 10 millones de pesos menos que el destinado a la organización de la Feria de Primavera de Jerez, se expuso.

Antes de proponer a los invitados como pregunta inicial cuál es el diagnóstico que puede hacerse del Festival Cultural Zacatecas a 28 años de su fundación, Carlos Navarrete, conductor de la serie, ofreció la numeraria de la emisión de este año: 530 actividades a realizarse en 23 de los 58  municipios del estado.

El programa lo conforman talleres, exposiciones, presentaciones de libros, artes escénicas, audiciones musicales,  entre ellas, el regreso del Ciclo de guitarra clásica. Y en su escenario principal, Plaza de Armas, las intervenciones entre otros de Gigpsy Kings, David Bisbal, Lila Downs, Raúl Di Blasio y Emmanuel.

Héctor Ávila, subdirector de Enseñanza e Investigación del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), habló del crecimiento  al interior del FCZ en opciones y alternativas para todo público. Recordó los inicios del evento como una semana de actividades que tuvieron como antecedente las iniciativas de difusión realizadas desde la Universidad Autónoma de Zacatecas en el Teatro Fernando Calderón, que posteriormente se constituirían en una semana de presentaciones en “foros concretos” externos al ámbito universitario, y organizados ya por Gobierno del Estado.

Héctor Ávila Ovalle

Destacó a la pluralidad que engloba diferentes aspectos de la cultura en todos los ámbitos como una característica que destaca al festival zacatecano de iniciativas similares organizadas en otros estados.

Es cierto que el festival se ha diversificado y ha incrementado sus foros, aceptó Esaúl Arteaga Domínguez, docente e investigador de  la Unidad Académica de Artes de la Universidad Autónoma de Zacatecas, pero agregó a la lectura, que el evento “ha ido en decadencia”.

El también director fundador de la UAA de la UAZ, comentó haber cuestionado sobre la presente  emisión a miembros de la comunidad académica involucrados en el ámbito de la cultura desde hace 30 años.

“Sorprendentemente”, dijo, no lo conocen, por ello situó a la falta de interés al respecto dentro de este sector, como un hecho que habla por sí mismo. Comparó el festival que iniciará el próximo fin de semana, con otras versiones para señalar que en aquellos era motivo de conflicto elegir los eventos a los que como público se asistiría por la calidad de los mismos.

Trajo a colación la presencia de artistas como Inti Illimani, el grupo Yes, Chick Orea o la programación que se involucraba en el foro de jazz o el Ciclo de guitarra clásica. De este último comentó, aunque regresa lo hace “con menos expectativas”.

Los momentos emotivos que ofrecía el FCZ por este tipo de presencias de alta calidad tanto del ámbito local, nacional e internacional, expuso, “hoy están brillando por su ausencia”. En oposición, destacó la intervención en el mismo de “artistas de televisión”, además desfasados, entre los que citó como ejemplo a Vikky Carr y Emmanuel.

Sugirió como un problema probablemente influyente en esta conformación del festival la reducción de presupuesto y señaló la omisión en el mismo de la riqueza artística de las regiones culturales del país.

“Cuando en este momento desde mi punto de vista es importantísimo reafirmar una identidad cultural. Un festival cultural tiene que ver con un proceso histórico de crecimiento, de identificación, de construcción, que yo no lo veo”.

En respuesta, el funcionario del IZC dijo coincidir en algunos puntos de vista con el docente. Agregó que existen elementos que inciden en la programación, entre ellos los recortes presupuestales de recientes emisiones.

Agregó  que “esto debe de ser muy cuidadoso porque la calidad no debe demeritarse, quizá en este aspecto sí se siente este sentimiento de que repente los artistas no cubren estas expectativas”.

Esaúl Arteaga Domínguez

No obstante, puntualizó, el festival no se limita al foro de Plaza de Armas, sino que es “una propuesta integral”, de la que destacó con respecto a su área de competencia, el impulso este año al programa académico, elemento que dijo, en anteriores ediciones se había rezagado.

“Es importante para cualquier festival no solamente la parte de animación, de vivir la experiencia de un concierto sino también de generalizar las ideas en conjunto con intelectuales que pueden venir y convivir con nosotros”.

La muestra en los diferentes foros del evento, agregó, es “muy representativa” y responden a las expectativas de los públicos. Al ser un festival “netamente popular”, agregó, desgraciadamente se enfoca la atención al foro principal, pero aseveró que su calidad en general se equilibra con otros escenarios y actividades.

“De alguna forma tenemos que buscar alternativas para la gente, para que de alguna manera, esto también sea un atractivo hacia la gente que nos visita de fuera y el publico zacatecano. Y es un aspecto que tenemos que cuidar”.

Aceptando el incremento en diversidad y  la labor que se ha hecho respecto del programa académico, así como la importancia que ha cobrado la oportunidad que se da a los artistas locales para participar, Esaúl Arteaga situó al equilibrio deseable como uno que muestre “lo mejor del ámbito estatal”.

De igual forma agregó como expectativa, se inserten las mejores expresiones culturales con su diversidad de géneros y disciplinas, respecto no sólo de la música tradicional sino de los ámbitos nacional e internacional, de “la gente que en este momento es una vanguardia”.

El problema presupuestario, expuso, podría ubicarse como secundario, pues sostuvo de manera modesta “se puede hacer un festival con un alto perfil”. Tras esta evaluación advirtió que “si no hay autocritica,  creo que difícilmente podemos estar construyendo un festival digno de los zacatecanos”.

Más que la autocrítica, precisó Héctor Ávila, en el IZC se valora la opinión de la gente mediante encuestas. Señaló que la programación depende además del económico de  otros factores, entre ellos, las agendas de los artistas de alto nivel que son “cuestiones ajenas a nuestros esfuerzos”.

El festival, agregó, no está “perfectamente consolidado”. La modificación de esquemas que permitan consensar “un buen proyecto” tendrá que ver dijo con la participación de la gente y los coordinadores de las diferentes áreas que participan en la organización del evento.

Respecto a la influencia del festival en la profesionalización de los talentos locales, dijo el titular del área, que actualmente el IZC realiza a través de la Subdirección de Enseñanza e Investigación esfuerzos a este respecto.

En términos de los recursos que reciben los artistas zacatecanos, dijo, “estamos haciendo un esfuerzo por primera vez en muchos años de que las actividades y trámites financieros saltan a tiempo para que ellos cuenten con sus pagos a tiempo y repercuta en festival que traiga buenas cosas para todos”.

Arteaga Domínguez objetó que históricamente las iniciativas respecto a la profesionalización han obedecido a voluntarismos personales realizadas a pesar de las administraciones y se requiere por tanto una dignificación del trabajo artístico local.

En torno a los factores que finalmente determinan los criterios de que es lo artístico y lo cultural para conformar la programación del FCZ, finalmente se expuso que además de la opinión de los públicos y las áreas responsables del IZC debe incluirse a la comunidad artística zacatecana a fin de consensar puntos de vista y llegar a un acuerdo común.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70