La Revoltosa

La Revoltosa

Mientras los diputados aprobaban al vapor y en franco “agandalle” la Ley de Educación para el estado, ignorando los esfuerzos llevados a cabo por docentes, quienes en diciembre del año pasado pusieron en marcha una serie de foros regionales de consulta, para elaborar una Ley de Educación acorde a los intereses del gremio,  y, mientras comienzan los trabajos de reingeniería de la Alameda y del Jardín “de la madre”, en la capital zacatecana, aún después de que un amplio grupo de artistas, historiadores, ingenieros, estudiantes y vecinos de dichos monumentos llevaran más de tres años reuniéndose con autoridades competentes e incompetentes en la materia (creemos que, aunque facultadas, son lo segundo: incompetentes), para llegar a un acuerdo sobre los límites que, según leyes locales, federales y hasta tratados internacionales, puede tener una intervención en monumentos con las características que poseen estos monumentos, y además siendo los opositores al proyecto de Gobierno del Estado confrontados con los vecinos de la calle Fernando Villalpando, e ignorados y engañados por demás; mientras todo esto pasaba el día de ayer, un amplio frente de estudiantes de la mayoría de las unidades académicas de la UAZ, salimos a las calles a decir: ¡ya basta!

Pero, ya basta de qué –se preguntarán muchos y muchas. Basta de engaños. Los dos ejemplos descritos brevemente arriba nos relatan la historia de siempre a lo largo y ancho del país. Puede decirse que “nuestros representantes”, ya sean estatales de cualquier nivel, sindicales, universitarios, etc., siempre “nos juegan el dedo en la boca”, “nos dan atole con el dedo”, o “nos dicen que sí, pero no nos dicen cuándo”. Muchos y muchas integrantes del Frente de Estudiantes Universitarios en Defensa de la UAZ (Feuduaz), estamos [email protected] de que el mejoramiento de la sociedad, en muchos de sus aspectos, vendrá cuando las organizaciones tengan como finalidad el asociarse para apoyarse mutuamente, ignorando las agendas y los límites hipócritas de libertad que impone el estado.

Los y las compañeras que nos movilizamos el día de ayer, quizás tengamos muchos desacuerdos y muchas diferencias, pero estamos en una misma sintonía en varios sentidos. Por ejemplo: en crear una organización horizontal, sin líderes ni representantes; en luchar contra el engaño y la corruptela que caracteriza a toda autoridad, universitaria o no; en aplicar todas nuestras energías en la construcción de una sociedad mejor, donde las injusticias no sean el común denominador de las relaciones diarias; o en seguir indignándonos ante la justicia selectiva –para el enemigo justicia, para el amigo sólo gracia.

En cuanto a la Universidad, a la UAZ, luchamos por dar marcha atrás en los procesos de mercantilización de la educación; luchamos porque los sindicatos transparenten sus quehaceres diarios: desde la utilización de recursos públicos hasta la entrega de plazas; luchamos por que lo académico y no lo económico sea el eje central de toda política universitaria; porque se acaben los actos de corrupción y clientelismo en las unidades académicas; porque se transparenten y se rindan cuentas; porque la Universidad salga a las calles y recupere su sentido popular; porque la Universidad prepare profesionistas críticos, capaces de crear espacios nuevos de convivencia, en donde la ética , la búsqueda de la justicia y el desenvolvimiento de una democracia mejor sean las premisas de su conformación; por una universidad que nos enseñe no sólo a ser números, sino seres humanos, capaces de respetar y, sobre todo mejorar el entorno social y ecológico en el que vivimos.

También creemos que la autonomía universitaria puede ampliarse. Para esto es necesario desprenderse de prácticas que limitan la autogestión, sin demérito de la búsqueda de recursos extraordinarios. Se trata de desprendernos de la fórmula “evaluación externa + financiamiento = pérdida de la autonomía”, para pasar a una convicción moral de cada universitario y universitaria, en el sentido de sentirse perteneciente a una comunidad en la que el conocimiento fluye e influye tanto espiritual como económicamente, y en consecuencia actuar para llevar ese ideal a la sociedad zacatecana en su conjunto.

Es verdad, no será tarea fácil el que algunos dejen ir sus privilegios, sin embargo estamos [email protected] a dar la batalla por nuestra universidad y por toda la educación en el país, porque creemos que es aquí donde se encuentra la fuerza que traerá consigo un cambio, una respuesta a los muchos retos que se avecinan, en este sistema que colapsa sobre nuestras cabezas y que está tratando de no perecer a costa de la explotación, cada vez más salvaje, de muchas personas, la lucha será larga pero sabemos que es en unidad como lograremos triunfar, como universitarios entendemos que nuestras diferencias no nos separan sino que nos hacen fuertes.

Invitamos a toda la gente a que se organice, a que se una a lucha por la Universidad porque esta lucha es de [email protected]

¡Que vivan los estudiantes libres!

¡Que viva la Universidad Autónoma de Zacatecas! ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70