Regreso con mayor desigualdad educativa: ¿cerrarán las brechas?

Regreso con mayor desigualdad educativa: ¿cerrarán las brechas?

El año de confinamiento y vida escolar desde casa, resultó en una enorme pérdida de saberes y habilidades en los estudiantes de todos los niveles educativos. La novedad de las formas de enseñanza obligó a maestros y padres de familia a adaptarse con saldos negativos a una circunstancia atípica: salas de casa convertidas en aulas y viviendas pequeñas donde había más de un estudiante en barullos que poco ayudaban a la concentración en los contenidos escolares. Las familias en estado de pobreza no tenían una computadora para cada uno de los hijos y, en gran parte de las ocasiones un teléfono servía a varios chicos que buscaban lugares públicos para conectarse a la internet. Así las cosas, la pérdida de saberes no fue pareja, sino que ocurrió según la circunstancia económica de las familias. La desigualdad brilló intensamente en la pandemia. Los jóvenes con recursos económicos y capital cultural de los padres resultaron muy poco afectados y los hijos de padres desempleados vivían el agudo estrés que bloqueaba el aprendizaje.

La pregunta es, ¿qué harán las escuelas para nivelar a los estudiantes que abrieron grandes brechas entre ellos? Ahorita la medida ha sido ‘no reprobar a nadie’, que puede resultar benevolente para evitar el retraso en la cursada de los chicos, pero no resuelve el tema nodal: la brecha de desigualdad educativa abierta entre los estudiantes. No hemos sabido de alguna estrategia para cerrar la brecha. Deberíamos estar escuchando la apertura de periodos especiales de recuperación en zonas de pobreza, o escuelas de tiempo completo en esos mismos lugares para que los alumnos mejoraran su ritmo de aprendizaje, lo cual implicaría bonos especiales a los maestros encargados de esas regiones y gastos de comedores para la estancia prolongada de alumnos. Existe la evaluación positiva del programa de ‘escuelas de tiempo completo’. Por lo mismo escandalizó a todo el sector educativo cuando se le retiraron los apoyos presupuestales a ese programa por el Gobierno Federal, ya que era un programa con evaluaciones positivas. Así las cosas, se podría tomar la hipótesis validada de que la implementación de escuelas de tiempo completo podría servir para cerrar las brechas y recuperar los saberes perdidos en el confinamiento en los alumnos pobres.

Un esfuerzo del tipo que comentamos, u otro cualquiera, implicaría la dotación adicional de recursos públicos, porque en todos los casos serían programas especiales para la recuperación. ¿Hay disposición del gobierno actual para hacer dichas inversiones o continuará con el viciado discurso de la austeridad? Las brechas en aprovechamiento educativo se reflejarán en desiguales capacidades de los jóvenes al enfrentar la vida. Si la Secretaría de Educación no hace algo contundente en torno a la recuperación de saberes y habilidades perdidos, estará contribuyendo (por pasiva) en la reproducción forzada de la desigualdad. A un gobierno que le interesa promover la igualdad social, debería estar muy ocupado en atender el problema que aquí señalamos. Pero si únicamente nada de muertito en el regreso a clase como si nada hubiera ocurrido, significa que su compromiso real con la igualdad es pura retórica electoral. En las primeras semanas de agosto sabremos ante que tipo de autoridades educativas estamos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ