Villa y Natera, muertos que se recuerdan

Villa y Natera, muertos que se recuerdan

Autora: Brenda Anahí Muñetonez Trejo
Residencia: Zacatecas, México

 

Entre Huesudas y Calacas, estaban Pancho Villa y Natera
recordando aquella batalla de la toma en Zacatecas.
Entre la plática, sólo piensa, ah qué sangriento fue aquel día,
donde muchos revolucionarios perdieron su vida.

Decide visitar el bello estado, ya que es Día de los Muertos,
y muchos altares en su honor han puesto en todos lados,
desde escuelas hasta oficinas y una que otra cantina.

Al llegar a Plaza de Armas, ven una gran multitud
y deciden cantar para celebrar con actitud.
Al verlos, la población se desmayó de la emoción,
ya que festejan entre ellos dos grandes de la revolución.

Continúan el festejo con mucha alegría,
haciendo un recorrido por las calles y plazuelas,
donde abren botellas de todos los buenos tequilas,
y los acompaña la tambora para bailar y cantar,
las canciones de aquellos días.

Todos bien alegres escuchan la canción de La Adelita,
ya que a ellos trae recuerdos de la época en que vivían.
De repente escucha una fuerte voz, que a muchos
sorpresa causó y otros la Muerte se los llevó.

Enojado y colorado el alcalde se encontraba, y le dice a Villa
-es mejor que ya te vayas a Parral, y allá continúes tu fiestón
con tus dorados de la revolución, ya que has causado mucho relajo,
dejando a medio pueblo borracho y uno que otro llorón.

-Y tú, Natera, no creas que te he olvidado;
es mejor que te vuelvas a tu tumba a descansar,
si no quieres que mande a tu Huesuda Adela
a llamar, y en cuestión de segundos, al panteón te haga llegar.

-Mira, alcalde, es mejor que no la hagas de emoción,
si no quieres que haga tronar
mis pistolas que traigo en mi pantalón,
e irnos al infierno a recordar tus malos momentos,
pero, aclaro, bebiendo un pulque del bueno.

-Mira, Villa, no creas que me asustas,
pues ya me he jugado la Muerte
en lo que llevo de vida,
y es mejor que te regrese a tu terruño
sino quieres que llame a la Parca
para que te regrese al panteón a descansar.

-Ya, alcalde, te invito al fiestón
y sirve mezcal del bueno a tu población,
mientras llamo a Los Temerarios,
para que se avienten un cumbión,
ya que a las habitantes les causa gran sensación.

-Está bien, Villa, creo que me has convencido.
Traigan el mejor mezcal y sírvales a todos por parejo,
que este día continuamos el festejo. Mande a llamar,
a la banda del municipio, para recordar con las
canciones a todos han muerto.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ