‘High Life’: La odisea espacial de Claire Denis

‘High Life’: La odisea espacial de Claire Denis

La Gualdra 401 / Cine

 

 

En High Life (2018), la cineasta francesa Claire Denis deconstruye el género de ciencia ficción utilizando algunas de sus temáticas más recurrentes, tales como la exploración espacial en una búsqueda de nuevos recursos para la preservación de la raza humana, así como la reproducción artificial a través de nuevos métodos científicos. Éstos son los tópicos principales que la directora emplea para ahondar en los lazos profundos entre personajes que son definidos por su misma condición humana, así como por su instinto de supervivencia. Bajo el lente de la realizadora se observa la conducta física y emocional de individuos que son llevados al límite en una misión espacial asfixiante y claustrofóbica, en condiciones adversas donde las actividades más básicas del ser humano son replicadas una y otra vez hasta que pierden todo componente emocional.

El filme narra de manera no lineal la historia de Monte (Robert Pattinson), un hombre sereno, meditativo y sin motivaciones que se pasea por los pasillos solitarios de una nave espacial deshabitada en un viaje sin un destino definido. Monte mantiene la nave segura y funcional, y a su vez dedica gran parte de su tiempo en cuidar a una niña pequeña a la que llama Willow. Viajando más allá del sistema solar y por medio de flashbacks, somos testigos de lo que ocurrió tiempo atrás y así nos enteramos de que alguna vez hubo una tripulación en la nave. Los recuerdos y las imágenes del pasado aparecen en la mente de Monte, mientras él trata de cuidar a la niña, pues ambos son los únicos sobrevivientes del viaje, lo que crea una misteriosa interrogante sobre cómo fue que desapareció el resto de los tripulantes.

Partiendo de la interacción entre estos dos personajes, la cinta enfatiza en el inherente aprendizaje en la relación entre padre e hija, así como en el descubrimiento de la realidad que los rodea dentro de un contexto que está limitado por tiempo y espacio. De manera inevitable, el tema central del filme cobra relación con problemáticas de la sociedad moderna, en específico sobre los cuestionamientos actuales referentes a si es justificable traer hijos a un mundo donde el tiempo está contado, y si éstos merecen habitar un lugar donde no hay esperanzas ni futuro. Para reforzar esta idea Denis se enfoca en la pequeña sociedad que conforman los miembros de la tripulación, todos vagos y exconvictos condenados a muerte, elegidos como conejillos de indias para esta misión casi suicida, sin retorno ni propósito. Dirigiendo esta semiprisión está la doctora Dibbs (Juliette Binoche), una mujer de ciencia que está obsesionada con la búsqueda de la creación de vida en el espacio profundo. Así pues la realizadora nos presenta un sistema social tan temeroso a la muerte que termina aferrándose con desesperación enorme a los últimos remanentes de vida.

Lejos de ser una cinta pesimista o de apariencia distópica, en última instancia High Life resulta ser una experiencia sumamente catártica. El viaje de Monte y Willow hacia el gran vacío -representado en la cinta como un enorme agujero negro- es uno que todos debemos hacer y a cuyo destino todos tendremos que llegar algún día; de cualquiera manera, y como se muestra en su enigmática conclusión, no se trata de una odisea que no podamos llevar a cabo en compañía de un ser amado. En su más reciente filme, Denis habla sobre la importancia de reconciliarnos con el infinito, así como de aprender a encontrar resignación ante el final de todas las cosas.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_401

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ