¿Vives a color, o en blanco y negro?

¿Vives a color, o en blanco y negro?

Decía mi abuela Luz que;  “Quien de amarillo se viste, en su belleza confía o de sinvergüenza se pasa”. No tengo idea de dónde venía tal sabiduría; el asunto era que vestirse de color amarillo, simple y llanamente, no era para todos.

Pero se ha preguntado el porqué  de la frase:  Probablemente, el origen de esta  frase se debe a que el brillo y atención del color amarillo suele atraer la mirada de quien encuentra a su paso el mencionado color. Sobre todo cuando es chillante, atrae la mirada hacia él y evidentemente, nos impulsa a observar con más detenimiento a quien porta dicho color.

Pero,  que dice Michel Pastoureau al respecto.  (Historiador y antropólogo.)

“ No es un color muy apreciado en el mundillo de los colores, el amarillo es el extranjero, el apátrida, el que suscita desconfianza y que atribuimos a la infamia. Amarillo como las fotos que palidecen, como las hojas muertas, como los hombres que nos traicionan… de amarillo vestía judas.  Amarillo era el color con que se denunciaba  la casa de los fabricantes de la moneda falsa. Amarilla era también la estrella que marcaba a los judíos y los destinaba a la deportación…”  no hay duda !  Ni la historia ni la fama del amarillo son buenas. Pero. ¿ Cual es la razón ?

No siempre tuvo mala imagen. En la antigüedad el color amarillo era bastante apreciado. Las romanas, por ejemplo, no le hacían ascos a llevar ropas de ese color a las ceremonias o enlaces matrimoniales. En las culturas no europeas como Asia o América del Sur, el amarillo siempre ha tenido una connotación positiva: en China, durante mucho tiempo estuvo reservado al emperador y sigue ocupando un lugar importante en la vida cotidiana china, asociado al poder, la riqueza y la sabiduría. Pero en occidente, el amarillo no se aprecia tanto:  En el orden de preferencias, suele citarse en el último lugar, después del azul, el verde, el rojo, el blanco y el negro.

Ahora,  ¿por qué la razón del desamor hacia el amarillo?:  Se debe a la competencia desleal del oro en la edad media, con el tiempo el color dorado absorbió los símbolos positivos del amarillo, todo lo que evoca el sol, la luz, el calor y por extensión, la vida la energía, la alegría, la potencia.

El oro se ve como el color que luce, brilla, ilumina, calienta. En cambio el amarillo al quedar desposeído de su parte positiva,  se ha convertido en un color apagado, mate, triste,  que recuerda al otoño, la decadencia, la enfermedad.

Pero peor aún, se transformó en símbolo del la traición, el engaño, la mentira. A diferencia de otros colores base que poseen un doble simbolismo, el amarillo es el único que conserva su aspecto negativo.

El carácter negativo se ve manifestado muy bien en la imaginería medieval, donde los personajes desvalorizados suelen llevar ropas amarillas. En las novelas, los caballeros felones como Ganelón, aparecen vestidos de amarillo. Fijémonos en las imágenes que en Inglaterra, en Alemania y luego en toda Europa occidental representan a judas. Con el paso del tiempo ésta figura acumula los atributos infamantes: lo pintan primero con el cabello rojo, a partir del siglo XII lo representan con prendas amarillas y para rematarlo ¡ lo pintan zurdo!. Textos de la época lo dice; el amarillo es el color de los traidores.

La idea de la infamia se ha mantenido de un siglo a otro. En el XIX, a los maridos engañados se les caricaturizaba representándolos con trajes amarillos o con una corbata amarilla. Su mala reputación se asocia además al azufre, que provocaba desordenes mentales y se le asociaba a lo diabólico.

Ya a finales de la edad media, es Judas quien transmite su color simbólico al conjunto de comunidades judías, primero en las imágenes, luego en la sociedad real. A partir del siglo XIII, los concilios se pronuncian contra el matrimonio entre cristianos y judíos y piden que estos últimos luzcan una señal distintiva. Al principio es una rueda, después las tablas de la ley, incluso una estrella que evoca oriente, todos en color amarillo. Más tarde, al instituir que los judíos lleven la estrella amarilla, los nazis no hicieron si no acudir al abanico de símbolos medievales. La marca resultaba tanto más fuerte, porque este color resaltaba más fuerte sobre el color de las ropas de la década de 1930. Que se acostumbraban a ser grises, negras, pardas o azul oscuro.

En lo personal me resulta fascinante abordar el tema de los colores, Porque de tanto tenerlos ante nuestros ojos hemos terminado por no verlos. Como dice Dominique Simonnet,  “ Los colores no son algo anodino, transmiten códigos, tabúes y prejuicios.

Aprendamos a pensar a colores y veremos el mundo de una forma muy distinta. Hace tiempo  a los niños se les contaba que al pie del arco iris había un tesoro. Es verdad! Hay un crisol de colores, un espejo mágico!  Que si lo mimamos, nos dirá los secretos de cada uno de ellos…

 

Licenciada en Diseño Gráfico. Sue Maldonado Barragán.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ