“Está en juego el futuro de Brasil”: Rousseff

“Está en juego el futuro de Brasil”: Rousseff
"No cometí crímenes, no tengo cuentas en el exterior, nunca recibí propinas", dijo la suspendida presidenta Dilma Rousseff en un mensaje antes de dejar el Palacio de Planalto. Foto Xinhua

Brasilia. “Pude haber cometido errores, pero no crímenes”, aseguró la suspendida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en su último mensaje antes de dejar el Palacio de Planalto, en donde remarcó que la decisión del Senado “no esimpeachment; es golpe”. Afuera de la sede de gobierno se reunió una multitud para apoyar a la mandataria.

Rousseff dijo que jamás dejará de luchar por su mandato.”En nombre de los 54 millones de votos con los que fui elegida, en nombre de todo el pueblo brasileño, voy a luchar con todos los instrumentos legales de que dispongo para ejercer mi mandato hasta el fin, hasta el día 31 de diciembre de 2018″, expresó la mandataria suspendida.

La mandataria aseguró que la apertura de un juicio en su contra es un “proceso jurídicamente inconsistente contra una persona honesta” y que la “peor injusticia es condenar a un inocente”. “No cometí crímenes, no tengo cuentas en el exterior, nunca recibí propinas”, dijo.

En su caso, se la acusa de haber practicado maniobras contables para ocultar el verdadero estado de la economía, y de haber abierto créditos extraordinarios sin pedir aval del Congreso.

“Mi gobierno ha sido blanco de intenso e incesante sabotaje, con el evidente objetivo de impedirme gobernar, forjando así un ambiente propicio para el golpe”, aseguró Rousseff.

“Ya sufrí el dolor de la tortura, ahora sufro una vez más el dolor inefable de la injusticia. Lo que más duele es la injusticia. Soy víctima de una farsa jurídica y política”, dijo una emocionada pero firme ex guerrillera, quien fue presa política y padeció torturas durante la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985.

“El destino siempre me reservó muchos desafíos, muchos de los cuales me parecieron insoportables, pero conseguí vencerlos”, dijo la presidenta, quien lucía luminosa con una chamarra blanca.

Ahora, miro para atrás y veo todo lo que hicimos. Miro para adelante y veo todo lo que todavía debemos hacer. Y lo más importante, miro hacia mí misma y veo a alguien con fuerzas para defender sus derechos”.

Según la presidenta, lo que está en juego en este momento “no es solo mi mandato, sino el respeto a las luchas, a la voluntad soberana del pueblo brasileño. Lo que está en juego son las conquistas de los últimos 13 años”, afirmó, en referencia a los años que su Partido de los Trabajadores (PT) permaneció al frente del Gobierno en Brasil.

“Lo que está en juego son las conquistas logradas por las personas más pobres, la protección de los niños, los jóvenes llegando a las universidades, los médicos atendiendo a la población, la realización del sueño de la casa p

Pidió a sus seguidores a mantenerse movilizados, “porque el pueblo sabe que la democracia se logra con la lucha”.

Rousseff quedará apartada del poder por 180 días mientras transcurre el juicio político contra ella en el Senado.

La oposición acusa a Rousseff de un “crimen de responsabilidad” punible con el impeachment, según la Constitución, cuando usó presuntamente artimañas contables por medio de créditos de instituciones públicas para cuadrar las cuentas de 2014 y 2015.

“Jamás dejaré de luchar”, agregó, minutos antes de abandonar el Palacio del Planalto, sede de la Presidencia en Brasilia.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ