Las responsabilidades de la UAZ con Zacatecas

Las responsabilidades de la UAZ con Zacatecas

las próximas semanas la agenda del debate local incorporará el asunto del nuevo problema financiero de la Máxima Casa de Estudios del estado. El tema es importante no sólo para los universitarios y los Gobiernos federal y estatal en sus ramas ejecutiva y legislativa, sino para el conjunto de la sociedad zacatecana. Lamentablemente, hasta hoy no se cuenta con información suficiente para construir un juicio que pondere todos los factores que inciden en el problema, y sólo se tienen opiniones aisladas y fragmentarias que refieren que la causa principal es la falta de financiamiento oficial para el crecimiento real de la matrícula de los últimos años. Sería muy conveniente que el debate de ese problema concreto diera pie a una reflexión amplia sobre la pertinencia social de la institución, tocando temas como los que siguen:

Se puede afirmar que ante los rezagos y retos que enfrenta nuestra entidad es imprescindible reivindicar el derecho a la educación porque constituye la vía primordial para el acceso al conocimiento y para la superación, tanto de individuos como de asociaciones y comunidades, y que la educación superior, sobre todo la pública, es un poderoso instrumento para abatir la desigualdad y la pobreza, pues para los sectores más desfavorecidos constituye el medio más importante de movilidad social, ya que permite contar con mejores oportunidades de inserción en la vida laboral, social, cultural, política y económica.

Recordemos también que el conocimiento no puede ser neutro; la Universidad tiene que comprometerse con la construcción de una sociedad más justa y equitativa, participando más activamente como conciencia crítica de la misma, convencida de que su trabajo constituye uno de los mejores antídotos contra la desigualdad social, porque en el mundo actual el conocimiento tiene una gran potencialidad para ello; por eso se puede sostener legítimamente que a medida que se extiende la sociedad del conocimiento, el derecho a la educación debe garantizarse a un nivel cada vez más alto, bajo criterios de calidad, equidad y pertinencia.

Zacatecas necesita una educación superior que eleve sus capacidades científicas y técnicas, pero también que produzca valores ciudadanos. La UAZ no puede reducir su labor a preparar únicamente buenos profesionales, también tiene el compromiso de formar ciudadanos responsables con valores y principios laicos, que trabajen por una sociedad y un mundo mejores. Por eso debemos insistir en que un mayor número de jóvenes pueda adquirir una formación universitaria pertinente y de calidad, y convencer a nuestros gobernantes de la conveniencia de incrementar el financiamiento público destinado a la educación superior, la investigación y la cultura.
La universidad pública zacatecana ha realizado importantes aportaciones a la sociedad; el desarrollo social y económico logrado en la entidad no podría explicarse sin la contribución y participación de los egresados universitarios Sin embargo, su condición de institución pública debe implicar un compromiso permanente con la sociedad en su conjunto, lo que significa investigar las causas de sus problemas y su evolución, para generar propuestas pertinentes para enfrentarlos. Zacatecas necesita que su universidad sostenga e incremente su contribución en el ámbito cultural, requiere su opinión sobre: la sustentabilidad hídrica, los impactos de la gran minería y la cervecera, el desarrollo económico sustentable con inclusión de los emigrantes, el rescate del medio rural, la regeneración del tejido social, la procuración y administración de justicia, la reforma del Estado para que sea una eficaz fuerza al servicio de la población, etc.

La UAZ es una de las instituciones que suscita mayor confianza en la sociedad; en la población en general, sobre todo entre los padres de familia, prevalece la expectativa de que los jóvenes alcancen una formación universitaria, aspiración que no está desligada del papel que ha tenido la universidad en la movilidad social. Ese reconocimiento crecerá si la institución tiene siempre presente que su carácter público la obliga, además, a ser transparente y a rendir cuentas a la sociedad. Las autoridades universitarias no pueden esperar que se mantenga el respaldo social si no se responsabilizan de asegurar que la UAZ sea la institución más transparente, y que sus decisiones estratégicas se tomen después de una deliberación pública muy seria. Deben renunciar a mantener la política de hechos consumados.

Como se ve, un gran desafío de la Universidad consiste en asumir a plenitud su papel como agente del cambio social en una sociedad caracterizada por graves desigualdades y pobreza; en asumir con claridad que el desarrollo de sus funciones académicas están condicionadas por su contexto histórico y social, y que para aportar al desarrollo económico y social de una mejor manera, la institución debe profundizar sustancialmente en su transparencia y en su deliberación interna; reforzar la calidad y pertinencia tanto de su oferta como de su trabajo académico; consolidar la investigación, perfilar sus proyectos para contribuir al desarrollo tecnológico y la innovación, estableciendo nexos estables con la sociedad civil e instituciones gubernamentales. Con todo ello aumentará el respaldo social y será más fácil lograr el financiamiento suficiente para el desarrollo de sus funciones y actividades. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ