2.8 C
Zacatecas
lunes, 17 enero, 2022
spot_img

■ “No sigo el camino de los antiguos, busco lo que ellos buscaron”

Autoridades de la Universidad entregaron el Premio Nacional de Poesía 2021 a Luis Vicente de Aguinaga

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

En el marco del Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde”, autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) entregaron el Premio Nacional de Poesía 2021 a Luis Vicente de Aguinaga Zumo, quien expresó: “no sigo el camino de los antiguos, busco lo que ellos buscaron”.

- Publicidad -

Durante su intervención en el acto protocolario, el poeta recordó que la primera vez que visitó Zacatecas fue hace 31 años para asistir al mismo Festival de Poesía. Cuando Fernando Ruiz Granados recibió el premio, leyó algunos poemas y mencionó las siguientes palabras incorporadas en el texto de uno de sus poemas: no sigo el camino de los antiguos, busco lo que ellos buscaron.

“Hice un esfuerzo por recordar de dónde venía esa declaración bimembre a propósito de la tradición, de la herencia y de los motivos de búsqueda que pueden ligar a un poeta con sus antepasados. Me costó algún trabajo u terminé aventurando la hipótesis de que serían palabras del poeta japonés Matsuo Basho. Como poema no hubo forma de encontrar el texto porque más bien fue una declaración en prosa de Basho que Octavio Paz citó en uno de sus grandes ensayos sobre la poesía japonesa y que por lo visto Ruiz Granados incorporó a su poema”, expuso.

Agregó que “fue necesario hacer esta especie de juego de espejos que, ahora pienso, de alguna forma me estaba incitando a una de mis tareas actuales y de mis últimos años que es la investigación y la crítica literaria”.

De Aguinaga Zumo refirió que poco después de su visita a Zacatecas para el Festival de Poesía de 1990 conoció al poeta Ángel Ortuño, quien falleció en septiembre pasado, así como a Enrique Servín, quien fue asesinado en Chihuahua hace dos años.

Estos casos “yo no puedo sino asociar con esa otra muerte que ocurrió hace 100 años y que fue también una muerte inesperada y que fue vivida por quienes estuvieron cerca de Ramón López Velarde en los últimos días de su vida como una catástrofe y como una incalificable injusticia”.

Indicó que la muerte de López Velarde ocurrió en otras condiciones, pero “el honor de recibir este premio para mí está íntimamente vinculado con el recuerdo de estos amigos y con la conciencia de lo que López Velarde ha venido a significar en mi vida”.

Por su parte, el Rector de la BUAZ, Rubén Ibarra Reyes, refrendó el compromiso de la Máxima Casa de Estudios de la entidad con la difusión de la cultura, lo cual es una de las características fundamentales de la institución.

“Aquí se vive, se palpa la cultura, la difusión de la cultura, en prácticamente todo nuestro quehacer cotidiano. Esta Universidad es el epicentro de la cultura de nuestro estado y todos nosotros sentimos la cultura de una manera muy especial”, dijo.

Luis Armenta Malpica, integrante del jurado, dio a conocer el dictamen del Premio Nacional de Poesía “Ramón López Velarde”, en el que se deliberó que, unánimemente, el premio sería otorgado al poemario Desviación Vertical Disociada.

“Por encima de libros más experimentales o desenfadados, Desviación Vertical Disociada se impuso desde un principio al tratarse de una obra que en sus siete apartados mantiene una riqueza temática y estilística sin argumentaciones desbordadas de repetición en los distintos abordajes que realiza, pues va del verso a la prosa ensayística y del diario o bitácora a la formulación crítica hacia el propio poema o la creación con amplio registro tonal y un claro dominio de distintos recursos literarios y lingüísticos: ironía, hipertextualidad humor, erudición, prosodia depurada”.

Según expuso, el libro recrea la experiencia personal del paso por la vida desde la vivencia íntima del cuerpo y sus vicisitudes, las relaciones humanas y los asuntos aparentemente sencillos y cotidianos pero que son profundamente significativos.

Además, Armenta Malpica refirió que el autor, en la obra ganadora, muestra una poesía madura que deja ver la solidez del oficio y, al mismo tiempo, se permite jugar y dialogar con un lenguaje coloquial muy bien integrado al lenguaje metafórico, logrando texturas afectivas como el dolor o la ternura y diferentes niveles intelectuales como la conciencia crítica, el sentido del humor o del absurdo.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias