Te quiero

Te quiero

La Gualdra 419 / Río de palabras

 

 

 

Y es que apenas salieron de su boca las palabras se volvieron huecas: TE QUIERO; y cada una de las letras de la frase se despeñaron como en un barranco. Ella no se dio cuenta; para ella las palabras resonaron golpeando suavemente su corazón y fuertemente su voluntad, tanto, que la vencieron por completo y contra sus costumbres dejó de pensar en las consecuencias. Entonces sin pensarlo se fue con él, a cumplir los sueños que desde pequeña se había formado. Él, por su parte, sabía del impacto que aquellas palabras podrían ocasionar, pero aún así dijo, como quien dice: son las seis de la tarde. Al verla tan decidida la tomó de la mano y se la llevó con él para cumplir lo que también desde pequeño le enseñaron: a cumplir su palabra. Así pasaron los años, llevando al pie de la letra los preceptos que se deben cumplir para llevar una sana convivencia. Hasta que el peso de las palabras a pesar de su oquedad llegó al fondo. Fue entonces cuando ambos despertaron, como cuando se despierta de un sueño pesado, de esos que te dan después de una gran comilona. TE QUIERO, una vez más dijo. Ella lo escuchó como si nada y él ya no sintió la obligación de sostener sus palabras.

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ