Las + Recientes

Luego de la Guardia Nacional, otro consenso: la Prevención del Delito

Luego de la Guardia Nacional, otro consenso: la Prevención del Delito

Que una estrategia de un gran tema nacional (como es la seguridad pública) alcance consenso es una noticia que llama a la esperanza. Las últimas tres semanas fueron de intenso debate en los foros públicos (como los periódicos y las redes sociales), los espacios académicos, y claro está, el entramado institucional y político de todo el país. ¿Cómo plantear el establecimiento de la principal fuerza de contención, llamada Guardia Nacional? El debate se concentró en el tema del mando: Había una fuerte preocupación en la conducción militar de este cuerpo de seguridad. Al final, los partidarios del mando militar fueron quedando en cero. Ahí la importancia de los procesos intensos de deliberación: se decantan las propuestas, sopesan razones y ponderan intereses. En este caso, el punto final llevó a todas las fuerzas políticas al mismo lugar. Es una muestra representativa de que todo el país está de acuerdo en emprender medidas de relevancia para atacar el gordiano problema público de la seguridad. La unidad nacional es un signo luminoso para resolver el cáncer de la sociedad y el Estado en México. Ojalá y se convierta en tendencia: el tema de la política de drogas, la policía interna, y las metas en desarrollo social, especialmente con los jóvenes.

Esto último nos mete en un tema muy sensible: la prevención social del delito. No prevención penal, sino social. Lo cual implica el estudio e intervención en torno a los factores de riesgo que conduce a los jóvenes (sobre todo) a emprender caminos en los senderos de la delincuencia. Programas para resolver la escolarización de los chicos, la precarización de los mismos y sus oportunidades de empleo decente. Además, de las condiciones familiares que los llevan a construir una subjetividad proclive a la violencia y agresión social. A la fecha, la prevención social está marginada en los presupuestos, lo que significa que no ha sido una prioridad real de los gobiernos. Las prioridades se ven en los presupuestos, no en los discursos ante los medios. En Zacatecas se destinan poco más de mil millones a seguridad y 7 millones a programas de prevención. La brecha no es grande, es infinita.

En seguridad tenemos una situación parecida al área de la salud: en la pretensión de curar se lleva la millonada de recursos públicos, pero con resultados magros; y la prevención tiene impactos relevantes y no cuenta con programas fondeados. Ante la situación de crecimiento de enfermedades crónicas, resulta que el paradigma clínico de la atención de salud sencillamente no tiene solución; y sin embargo, no se cambia a un modelo higiénico-preventivo que es más barato y con mejores resultados. Esto es, demostramos que hay forma de hacer las cosas sin carretillas de dinero y que resuelven realmente los problemas. Sólo que el cambio institucional es considerable junto a las temporalidades. En suma, deseamos que ahora se logre otro consenso de todas las fuerzas políticas en torno a las políticas de prevención del delito.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70