México, entre el miedo, el control social y la inconformidad de la población

México, entre el miedo, el control social y la inconformidad de la población
A raíz de los llamados “gasolinazos” y su natural efecto en el alza de múltiples productos, “la resistencia se está convirtiendo en una estrategia fundamental para generar un movimiento social”, señaló el docente ■ fotos: La Jornada Zacatecas
  • La mayoría se informa mediante programas con altas dosis de manipulación: Valenzuela
  • Ciudadanos tenemos que decidir quién será el candidato en las elecciones de 2018, señala

Entrevistado en exclusiva para La Jornada Zacatecas, el autor de La construcción espacial del miedo, el doctor Alfonso Valenzuela Aguilera, opinó sobre temas sustanciales para la realidad por la que actualmente atraviesa México. El docente de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), y quien también es profesor invitado por el Instituto de Tecnológico de Massachusetts, ofrece en esta entrevista sus consideraciones sobre el tema del arribo de Donald Trump, el papel de los medios de comunicación en el control social, los comicios de 2018, entre otros.

Ante el tinglado en materia de seguridad que se ha construido en consonancia con los intereses hegemónicos estadounidenses, y el cual abarca programas de gran calado como la Iniciativa Mérida, políticas punitivas, reorientación de presupuestos y asesoría externa, Alfonso Valenzuela Aguilera indicó que “el presidente Trump todavía no comprende los sofisticados sistemas de control que sus predecesores utilizaron con cierto éxito, en el sentido de que en el marco de la Estrategia de Seguridad Hemisférica de las Américas se ha traducido en la aplicación local de técnicas de control social derivadas tanto de las prácticas discursivas de la cotidianidad como del sistema jurídico-legal. A partir del entorno geopolítico referido, el combate a las drogas se ha venido combinando con avanzados instrumentos de control que contribuyen a la creación de un estado paralegal que permite, entre otras cosas, la simbiosis entre la economía formal, la informal y la criminal”.

Como crítico de los mecanismos para la construcción del miedo en México, el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) refirió que en torno a elementos como el temor, la legitimación y la exposición de la violencia o incluso las “medidas
disciplinarias” que ha identificado en su obra, los medios de comunicación en México han tenido una penetración muy importante para la fabricación de consensos, desafortunadamente, la mayoría de la gente se informa mediante los programas de entretenimiento o de noticias en la televisión, que tienen altas dosis de manipulación de la opinión pública y se concentran en generar y reproducir los miedos primarios. En contraparte, existen medios críticos y propositivos en donde se discuten los temas de fondo, si bien por una selecta minoría. Actualmente, las redes sociales y medios digitales ofrecen alternativas reales de información y formación de la opinión pública, creando el sedimento de la resistencia social ante dichas medidas disciplinarias”.

En el marco de la precarización de las condiciones de vida por las que atraviesa México, el especialista en temas urbanos explicó que  la fragmentación espacial es simplemente la puesta en escena de la terrible polarización socioeconómica en la que vivimos. “Las crisis no golpean de igual forma a todos los sectores de la población, sobre todo cuando un 56 por ciento de la población vive por debajo del índice de probreza, de modo que el modelo territorial existente refleja fielmente las desigualdades que se manifiestan en todos los otros ámbitos de la cotidianidad y que no hacemos mucho por contrarrestarlos”.

Ante el ascenso de la inconformidad social que en México se ha volcado a las calles, en especial a raíz de los llamados “gasolinazos” y su natural efecto en el alza de múltiples productos, afirmó que “la resistencia se está convirtiendo en una estrategia fundamental para generar un movimiento social mayor que empieza a salir de su etapa incipiente, para convertirse en un factor de cambio. Es refrescante que incluso en los Estados Unidos la población está encontrando alternativas legales, económicas y sociales para oponerse a las políticas de autodestrucción impulsadas por Trump. En México podemos capitalizar y potencializar las acciones de boicot que se empiezan a manifestar en apoyo a la economía nacional para, de una vez, utilizar esa resistencia civil como el motor de cambio que necesitamos para terminar con el sistema de impunidad y corrupción imperante”.

De cara al proceso electoral de 2018, opinó que se requiere que continuemos dentro del mismo espíritu de solidaridad que se ha venido creando frente a las políticas de Trump, pero no para sostener las reformas neoliberales, sino para inventar al candidato que abandere las iniciativas ciudadanas. “En ese sentido creo que somos los ciudadanos quienes tenemos que decidir quién debe ser el candidato que contendrá para las elecciones presidenciales, y no como una imposición desde los partidos. Esto exige la socialización de las estrategias para ciudadanizar la política, de modo que llegado el momento estén cubiertos todos los posibles desvíos, fraudes o malas prácticas, y exijamos de una buena vez la celebración de unas elecciones limpias y democráticas”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70