Urge un programa de emergencia para serenar los ánimos

Urge un programa de emergencia para serenar los ánimos

Que pensamientos pasaban por la cabeza de Enrique Peña Nieto cuando hace unos días afirmó: “En México, la realidad se nos ha impuesto, nos ha alcanzado, pero se han tomado decisiones con sentido de responsabilidad, con carácter y con firmeza,” Se trata, afirmó, “de asegurar al país su tránsito por la senda del crecimiento y el desarrollo, así como atender a los sectores más vulnerables de la población.” Y remató señalando que “Nuestra mayor fortaleza está en nosotros mismos.” Algunos creen que al fin cayó en la cuenta de que el modelo de crecimiento basado en las exportaciones a Estados Unidos mediante el Tratado de Libre Comercio (TLC), que excluyó del progreso a la mayoría de los mexicanos y a territorios como Zacatecas, y que estaba anunciando un viraje histórico para encender y poner a toda marcha el motor del crecimiento impulsado por el mercado interno. Pero no, estaba defendiendo sus decisiones “firmes y responsables” como el gasolinazo y los recortes presupuestales, que lo único que buscan es disminuir, aún más, el poder adquisitivo de la población, para disminuir las importaciones que hoy son más caras que nunca en virtud de la devaluación del peso.

La gente que de buena fe se pregunta sobre lo que deberían hacer las autoridades para disminuir la polarización social y la conducta agresiva de sectores cada vez más grandes, especialmente jóvenes, va quedando sin respuestas ante la incapacidad gubernamental para entender que el ánimo de la gente solo se serenará con hechos contundentes de su parte en temas de alto interés para la mayoría, como: eliminar el impuesto a la gasolina y detener la inflación en los productos de la canasta básica, iniciar de inmediato una nueva política de sustitución de exportaciones en áreas clave; poner un alto a la impunidad y la corrupción capturando YA a los ex gobernadores prófugos, y haciendo un pronunciamiento claro sobre el resto de ellos acusados de corrupción política; integrando los organismos del nuevo sistema nacional de justicia con personas claramente independientes; garantizar el regreso de Carmen Aristegui y su equipo a la red de medios de comunicación abiertos y, sobre todo, aclarar el caso de los jóvenes normalistas que sufrieron desaparición forzosa en Iguala.

Ante la inminente asunción al poder presidencial por Donald Trump, los distintos gobiernos deben lanzar ya una gran campaña de difusión de los derechos humanos de los migrantes y de los instrumentos disponibles para su defensa, así como la elaboración a marchas forzadas de un paquete de proyectos productivos orientados a generar ocupación a los compatriotas que sean deportados, y a los miles y miles de jóvenes desempleados que ya no podrán utilizar la válvula de escape de la emigración al país vecino del norte. Un factor que ha funcionado muy bien para mantener e incrementar la cohesión social y la fortaleza del tejido social, es el apoyo franco y claro de los gobiernos a los sistemas educativo, de salud y seguridad social, y los orientados a rescatar en serio al sector rural. Se vale soñar.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70