Uniformar

Uniformar

Acción de instituir lo institucional para dividir, no para combatir el delito. En Michoacán, el uniforme define al sujeto como instituido, sin ser instituyente ni de la función básica de seguridad, la principal motivación y exigencia, no sólo ahí.

El estado de cosas, eje de la definición anterior, tiene vigencia para los michoacanos de esa región. El “estar” de los autodefensas, en parte se genera y sostiene por el abandono de la autoridad federal en materia de seguridad. Cuando la eventual agresión las convierte en un agrupamiento que toma y usa las armas para su defensa, los lugareños las miran como medio ideal para evitar el arraigo en la región de las actividades delictivas, cuya eventual impunidad amenaza sus vidas.

A la acción desarrollada por el Estado, la suponen favorable al crimen organizado, cuando se ignoran o no se toman en cuenta las exigencias concretas de seguridad demandadas por las comunidades. Al contrario, si desarman a su legítima autodefensa, integrada desde la tradición in situ, sostienen que eso favorece a los criminales. Las acciones de autodefensa no desconocen al Estado Mexicano, ni pretenden enfrentarlo, sólo son autodefensa. En cambio, la figura de Comisionado, es una autoridad superior que no acierta a difundir en un ambiente de violencia o intermitente lucha armada, ni las formas tradicionales de compartir el Estado mexicano, ante las nuevas exigencias que plantea la presencia del crimen organizado en esa región. El Estado mexicano se inserta en una problemática delictiva y política, cuya gravedad sin solución oficial ni salida política – democrática, ha impulsado a la población hacia la autodefensa armada como forma comunitaria de defender su estar y su ser, social y político, decidido y dispuesto a operar sus formas de vida legales y legítimas en paz y con las garantías constitucionales a que tienen derecho, a las que refrendan como opción política local, municipal, estatal y nacional.

El inventor de las autodefensas, no fue ningún predicador, ni grillo, sino el problemático vivir en Aquila, Coahuayana, Chinicuila y Coalcomán, municipios de Michoacán, que planteó a sus habitantes la relevancia de la seguridad como anhelo vital; luego construido como objeto de comentario, reflexión, debate, organización para la acción comunitaria inmediata y eficaz, ante la ausencia o lejanía de una acción regional, estatal o nacional. Los comunitarios hicieron lo indispensable para desplegar sus vidas en condiciones de relativa seguridad, ambiente previsto por la Constitución.

“Saber para prever, prever para poder.” (Postulado de Compte, citado por Zygmunt Bauman.) Hasta sin conocer esa incisión intelectual, a los mexicanos avecindados en aquellos lugares, el sentir su vida plagada de problemas los llevó a sentirse abandonados o ajenos, como extraños a la institucionalidad nacional y michoacana, formal origen de su comunidad y garante de todo ambiente social y político, estatal. Tal abandono o lejanía estatal, los llevó a descubrirse con capacidad y recursos suficientes para persistir como autodefensas decididos de su territorio y afirmarse en su medio de vida con un: ¡Ya basta! ¡Hasta aquí! No declaración de guerra sino recurso imaginario de organización, punto de partida para resolver o controlar las condiciones de seguridad de su entorno, vitales para su desarrollo como colectividad. Así pusieron en marcha los dispositivos sociales que creyeron necesarios para garantizar atender ellos mismos su seguridad: Generarla, sostenerla, ejercerla, cuando se requiriera. Y diversamente se armaron y adiestraron cada uno, como medio decidido para conseguir su anhelo: seguridad e impedir que mediante gente armada se les arrebatara su tranquilidad y el producto o su medio de trabajo, ganado, tierra, etc. “Saber para prever”, ¿fue una orientación puesta en práctica? Otra: “prever para poder” marcar el alto e impedir ser robados o explotados por el crimen organizado. ¿Qué decir del abandono oficial: municipal, estatal y nacional? En verdad, ¿el objetivo del comisionado es destruir a los líderes de las autodefensas, de  cara a la sucesión gubernamental en Michoacán?

Aquel suelo está parejo: ¿la Constitución otorga o no, las garantías para trabajar y vivir en paz? ¿Por qué hay regiones donde la ciudadanía tiene que armarse para conseguirlo? Vaya paradoja, si los gobiernos no cumplen con la tarea encomendada para la que fueron electos realizar, ni crean condiciones para generar la paz. El gesto adusto del secretario de gobernación no puede ocultar los problemas al hacer ruido en los medios, ni sofocarlos y con ello pretender evitar que cunda el pánico. Lo irresuelto en el país, siempre es un pendiente, déficit permanente si no se resuelve o sólo se manipula como alimento a los medios, la figura y comportamiento de un Comisionado del que se espera injerencia política el año entrante, electoral.

¿Saber gobernar para prever se omite, en aras de prever ante los medios, para poder seguir igual como gobierno con base en (o de) los medios? ¿Cuántos movimientos armados han hecho historia en México y, en efecto, cuándo se va a ofrecer la opción a la democracia en condiciones históricas de autenticidad, por encima del histrionismo sexenal, trianual, con base en actores políticos, cuyo quehacer es incrementar sus recursos y prestigio personal? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70