Buenaondez en venta

Buenaondez en venta
  • Inercia

Ahora que ha regresado, estimado lector, de su fiesta patria llena de tamborazos y juegos mecánicos, que ha vuelto en hombros de sus amigos a casa perdido en alcohol, con la cartera vacía y la moral bajo el sombrero, ahora que se encuentra por fin en la comodidad de su hogar, viendo televisión o en su cuenta de Facebook, es tiempo de que vea con atención a la pantalla.

Hay un menú mediático en el que se siente identificado cada día de su vida. Va desde telenovelas hasta comerciales o actitudes en los que refleja su vida de manera miserable… Paradójicamente, se trata de la venta de esa vida. Y usted la compra toda, completita.

¿No está acaso en todo cuanto le rodea implícito ese viejo mensaje de que se tiene que festejar de esa forma sádica en la que usted lo hace cada que le es posible? ¿No hay en toda esa maraña de información un estilo de vida que usted trata de llevar a cabo? ¿No es esa feria pueblerina una venta de entretenimiento que se le ofrece en el catálogo de la pantalla con actores que cantan y que usted tiene que publicar que estuvo ahí para sentirse a la par o superior a los demás? ¿No se sentiría infeliz sin ser parte de ello el próximo año?

 

No se conforme

Actualmente hay en promoción un comercial de la segunda marca más importante de refresco en México, en el que usted puede ver a una pareja de jóvenes aparentemente enamorados. Sin embargo, cuando la mujer se despide y entra en su casa, el varón se reúne con los amigos y sale con otras mujeres consignando la leyenda “no te conformes”.

Como esta idea, se venden otras similares, porque aunque el pretexto es la venta de una bebida, lo que se pone de manifiesto en realidad es la cultura nacional que predomina. No funciona así porque el publicista lo proponga, sino que la publicidad se hace con base en lo que funciona en la sociedad.

Esto evidencia, entre otras cosas, una misoginia latente. Se juega con la idea de que una mujer no es suficiente, que hay un conformismo en quien se mantiene fiel a alguien. Por analogía se entiende que refieren a la otra marca de refrescos, sin embargo, una soda y una mujer poco tienen en común, por lo que el mensaje permanece de forma directa en ambos lados del parangón.

¿No ha visto esta misma actitud en las fotos de sus contactos en Facebook? Siempre hay quien presume de salir con mujeres diferentes cada vez, y entre su altanería tiene que valerse de distintas formas de demostrar su habilidad. Lo mismo ocurre en los personajes telenovelescos o los que vemos en las películas mexicanas: El típico galán que a todas las quiere conquistar.

La otra cara de la moneda aparece en los prototipos de mujer que nos venden: por un lado la sumisa novia que no se da cuenta de que a su pareja no le interesa la fidelidad, y por el otro las múltiples jóvenes sexualmente atractivas que coquetean con el hombre a diestra y siniestra sin esperar nada a cambio. Y así como ese tipo de hombre es real, tales tópicos femeninos existen.

¿Qué fue primero…?

¿El huevo o la gallina? ¿Es que hemos sido siempre así o la cultura mediática nos ha influido a tal grado de degradar a la especie humana a un reducto de pretensión social? Quizá en otras etapas de la historia nacional existieron otros modelos de conducta a seguir, sin embargo, en el actual, se sigue uno en el que impera la “buenaondez” del hombre frente a la neurosis femenina. Y ambas son igual de falsas.

Por un lado, se ha vendido demasiado la idea de un hombre proveedor, pero que en recompensa a su hombría se le debe tener permitido salir a embriagarse con los amigos cada que le plazca, que nadie lo moleste mientras anda en esos asuntos, y que si por ahí tiene sus resbalones, puede perdonársele porque no significan nada sentimentalmente.

Por el otro, está la idea de que las mujeres son unas locas que sólo piensan en casarse y tener hijos, y que son molestas porque lo único que quieren es que su pareja se mantenga en casa con ellas (lo cual es considerado una castración para los hombres).

Tanto la idea del hombre libre frente a la mujer posesiva son una mentira que usted y todos los demás están tratando de llevar a un plano real a como dé lugar. Pero no se dan cuenta que es sólo una dinámica de poderes absurda. Matrimonio, fidelidad… también son ideas desgastadas que aparecen idealizadas en nuestro menú mediático.

Hoy todo se trata de verse cool, sin que importe cuán degradante y antiético resulte. Lo importante es venderse ante el mundo como alguien que no se conforma, que vive arriesgándose y probando de todo.

Véase a usted mismo ahora, planeando su noche de fin de semana: juventud, alcohol, mujeres, amigos… combinación perfecta de las compras de esta semana y las de la próxima anticipadas. ■

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70