Miguel Alonso y Peña Nieto presencian la escenificación de la Toma de Zacatecas

Miguel Alonso y Peña Nieto presencian la  escenificación de la Toma de Zacatecas

■ “Es un bello escenario que nos ha hecho recordar esta importante batalla”, dice el presidente

■ Hoy México camina a paso firme, decisivo, para coronar el esfuerzo de transformación, asevera

“Hónrome felicitar a usted con alta satisfacción por el triunfo completo de las armas constitucionalistas”, expresó al finalizar la escenificación de la Batalla de Zacatecas, quien representó en ella al general de la División del Centro, Pánfilo Natera, esta vez dirigiéndose no a Venustiano Carranza, a quien debiera haberle ofrecido el parte de guerra hace 100 años como primer jefe del Ejército constitucionalista, sino a Enrique Peña Nieto, ubicado en el presídium.

Antes, le había informado que aquel encuentro entre las fuerzas federales y el ejército villista, significó en términos militares la recuperación de más de 12 mil máusers, 12 cañones, algunas ametralladoras y “regular cantidad de municiones”, alrededor de 6 mil prisioneros, y en ese momento y sólo en el tramo entre Zacatecas y Guadalupe, el conteo de 4 mil 837 cadáveres.

Peña Nieto expresó en breve mensaje, culminada la representación que tuvo una duración de 45 minutos, que “a 100 años de distancia, hoy México camina a paso firme, decisivo, para seguir coronando el esfuerzo de transformación y de desarrollo y progreso para nuestra nación”.

Esto, antes de referir a la Toma de Zacatecas como “de la mayor relevancia para alcanzar el triunfo de la Revolución”.

P4 6

En el mensaje presidencial  se hizo referencia al “bello escenario que nos ha hecho recordar esta importante batalla”, desde el cual el primer mandatario del país envió un mensaje de solidaridad “con quienes habrán de dar también una batalla decisiva en el campo deportivo: nuestra selección nacional que hoy ‘se la juega’. Desde aquí los acompañamos con pasión y con cariño”.

El evento en el que participaron 2 mil 851 efectivos y 100 caballos, según información distribuida por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), fue realizado a un lado de la vialidad al municipio Vetagrande, en cercanías a la presa de Infante.

La recreación de la ciudad de Zacatecas rodeada por laderas emulando la orografía que la circunda, hizo evidente el terror que debieron haber sentido los habitantes de la capital del estado aquel 23 de junio, al quedar en medio del fuego cruzado de la artillería.

13 cañones fueron colocados de manera defensiva por el general de División Luis Medina Barrón en la parte alta de La Bufa y la zona norte del cerro del Grillo, mismos que contestarían a partir de las 10 de la mañana, hora en que inició el ataque, los disparos de las baterías que conjuntamente sumaban  28 cañones que desde el norte colocó Felipe Ángeles para atacar estas posiciones. A los que se sumarían 11 más por parte de las fuerzas revolucionarias, colocados por el estratega de la División del Norte en la zona sur, para cubrir el cerro del Padre y la salida hacia Fresnillo y Guadalupe.

P4 5

En la representación se narraron cinco fases de la batalla, que se ha descrito como una de las más crueles del periodo revolucionario por su derramamiento de sangre: la toma del cerro de La Bufa por Tomás Urbina y Felipe Ángeles; la toma del cerro del Grillo por los Dorados de Villa bajo el mando de su general, la resistencia federal, la retirada del ejército huertista, y consolidación de la toma de la ciudad de Zacatecas.

Las ubicaciones iniciales de los federales, quienes defendían la posesión ilegítima de la Presidencia de la República por parte del asesino de Francisco I Madero, Victoriano Huerta, se señalaron en la recreación con explosiones de humareda roja. La colocación de los contingentes del Ejército constitucionalista, al mando de Francisco Villa, se evidenciaron mediante estallidos que generaron humo azul.

En la narración se destacó la participación tanto de adelitas como soldaderas, quienes por un lado recargaban de parque las armas y tomaban el lugar de los caídos, se dijo, y en el segundo caso se dedicaban al sostenimiento de la tropa con labores fundamentales como la alimentación y el cuidado de los heridos.

PORTADA 1

Al finalizar las escaramuzas que dejaron cientos de cuerpos tendidos, se hizo toque militar de silencio, en reconocimiento a quienes murieron en uno y otro bando, al momento, quienes les representaron se pusieron de pie.

La escenificación culminó a las 12:45 horas con el grito: ¡Batalla de Zacatecas. Viva México! Y cañonazos que de izquierda a derecha ubicados en tres posiciones expelieron humos verde, blanco y rojo. Detrás de las laderas, justo por el centro de la escenografía aparecieron cinco aviones militares.

El 23 de junio de 1914 se enfrentaron 12 mil hombres integrados a la columna de operaciones del Ejército Federal, quienes se dijo, tenían orden de “defender a toda costa la ciudad” contra un total de 23 mil integrantes de la División del Norte y División del Centro, al mando de Pancho Villa.

Acompañaron al Presidente de la República en el presídium estuvieron, Miguel Alonso Reyes, gobernador de Zacatecas; Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional; Jesús Murillo Karam, procurador de general de la República; Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública; Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, y Mercedes Juan López, secretaria de Salud, e integrantes de los tres poderes del ámbito federal y estatal.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70