El corrido, narración histórica musicalizada que transmite héroes y hechos memorables

El corrido, narración histórica musicalizada que transmite héroes y hechos memorables

■ Los corridistas son “gentes humildes de escasa educación, pero de gran talento”: Esparza

■ Los compositores de corridos que conozco viven en situaciones miserables y de abandono, dijo

El corrido ha sido un medio de transmisión de los acontecimientos notables para el pueblo, de exaltación de sus héroes, notoriedad para sus hijos pródigos y mucho de olvido para sus autores. La importancia social de esta expresión haría necesario volver los ojos hacia los corridistas, quienes permanecen a veces en el anonimato, y casi siempre, fuera del reconocimiento.

Con El Corrido de Valentín de la Sierra, Cuauhtémoc Esparza Sánchez, decano de la Historia en el estado, cerró su trabajo El Corrido Zacatecano (INAH, 1976), estudio en el que recuperó piezas del género producidas entre 1811 a 1927. Esta última, la ubica en el apartado dedicado a los de temática revolucionaria.

Este 2014 en el contexto de la conmemoración por el centenario de la Batalla y Toma de Zacatecas, Gobierno del estado ha propuesto un festival del corrido a desarrollarse tentativamente del 17 al 19 de junio próximos.

El festival de nuevo cuño será respaldado con más de 3 millones de pesos. En él se reconocerá la aportación del propio Esparza Sánchez mediante la reedición de este libro, en la que colaborarán el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) y el INAH, misma que será acompañada por tres devedés. Y como difusores, a Ignacio López Tarso y Antonio Aguilar, a quienes se prodigarán homenajes, a este último se dedicará el evento, dijo Gustavo Salinas Íñiguez, director del IZC.

Informó también, se convocará a especialistas que desde la academia aporten al estudio del corrido y se prevé, dentro del programa artístico, un concurso de cantantes aficionados al mismo.

Los corridistas, regularmente, a la par compositores e intérpretes de este género que ubica sus orígenes en el romance español, como recuerda en el prólogo a su estudio el propio Cuauhtémoc Esparza Sánchez, son “gentes humildes de escasa educación, pero de gran talento”.

Carlos Ramírez ■ foto: miguel ángel núñez

El finado estudioso, advertía que, realizada su recopilación entre 1953 a 1970, “y aunque sólo han transcurrido 5 años desde que cerramos nuestra labor de recolección, creemos que ya hoy no se hubiera podido hacer, porque gran parte de los informantes han muerto”.

Testigos oculares de los hechos o gente bien informada acerca de ellos, como él los refiere, en este momento, sobreviven algunos que pudieran ser quizás, los últimos eslabones con la época revolucionaria.

También subsiste, en otros, la tradición de rescatar y/o componer piezas que narran la épica del pueblo de México y sus héroes, y no solo las reyertas que han acaparado la atención en el convulso México reciente, inscrito en un entorno que alaba al crimen organizado.

Los corridistas de edad avanzada, son,  dice Luis Rubio Hernansáez, docente e investigador de la Unidad Académica de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Zacatecas, y quien se ha propuesto darle continuidad al estudio de Cuauhtémoc Esparza, quienes se encuentran en situación más precaria.

P12 corridos, foto 1

“En general los compositores de corridos que yo conozco viven en situaciones miserables y de abandono completo y casi absoluto. Algunos tienen familia pero otros no, entonces realmente es una situación yo diría que realmente lamentable de la gente mayor por lo menos, muy penoso, pero tampoco nadie se ha ocupado nunca de ellos, ni creo que se vaya a ocupar nadie”.

Agripino Noriega Nava es hijo de una de las personas a quien se atribuye El corrido de Valentín de la Sierra. Está por cumplir el próximo 23 de junio, coincidentemente con el día de la conmemoración por el centenario de la Toma de Zacatecas, 99 años de edad. El oficio de corridista es una herencia que le viene de sus abuelos, dice.

El abandono puede expresarse de muchas formas. Noriega Nava comenta que mucha gente ha ido a verlo para saber el origen y pormenores del corrido mencionado, pero nadie se ha ofrecido para auxiliarle a registrar sus composiciones o las de Maximiano Noriega, su padre, que sumadas el cuenta por cientos, por miles, dice en algún momento de la entrevista realizada el pasado 21 de abril en su casa de Valparaíso.

Tampoco ha habido alguna autoridad municipal o estatal, que le otorgue orientación, auxilio o se interese al respecto.

El repite durante la conversación que Maximiano Noriega (Chibano), su padre, no sabía leer ni escribir. Él mismo tampoco se asume como capacitado en este sentido.

“Cuando agarraron a Valentín. Sí, cuando lo aprehendieron ahí en la subida de El Fresno…entonces yo tenía 10 años, pero ya le ayudaba yo a mi papá a componer corridos desde chiquillo y me quedó la memoria para componer. Yo le ayudé a componer el corrido a mi papá y compuse otros. Sí, yo le ayude, yo escribía a mi modo, a lo tonto, yo escribía, (él) me decía los versos.

P12 corridos, foto 5

-¿Cómo ves esto? –recrea las preguntas, que le habría hecho de manera reiterada su padre durante las sesiones de composición-.

“Todos los corridos que el componía yo los escribía y de ese modo no se nos olvidaba ni a uno ni a otro”.

De ese, uno de los corridos no sólo más difundidos en Zacatecas sino que han dado fama al género en el mundo, su padre, o su familia, nunca recibieron regalías. Contesta a pregunta expresa.

A mediados de los 60 o principios de los 70 -trata de recordar-, un abogado, a la par funcionario municipal en Valparaíso, le ofreció ayudarle “a pelear” los derechos por esta composición contra Luis Pérez Meza, -al parecer el primer cantante que hizo grabación de la pieza y a quien se atribuye su autoría en algunas disqueras-.

“Para nuestra mala suerte en esos días se murió (Luis Pérez Meza)…ya no hubo pleito”, comenta el señor Agripino.

El preacuerdo con el que se había propuesto ser su asesor legal, era proporcionarle en pago la cuarta parte de lo que se obtuviera por este litigio.

“Ese era de la presidencia (municipal de Valparaíso), que fue conmigo a pelear… ese fue el que me ofreció, me dijo, yo le ayudo y ahora no, muchos… Verdaderamente como yo no comprendo muchas cosas…Yo fui un ranchero, si hice lo que hice, lo hice a mi ignorancia. Todo provechoso porque bendito sea Dios, Dios me socorría… yo tengo una historias grandes pero…”.

En el sitio oficial en internet de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), aparece Valentín de la Sierra dentro del repertorio del cantautor nacido en La Bastra, municipio de Cosalá, Sinaloa.

En el apartado de interpretaciones grabadas exhibe 129, entre los que se encuentran las versiones de Amparo Ochoa, Los Alegres de Terán, Ana Gabriel, Antonio Aguilar, Chavela Vargas, Francisco El Charro Avitia, Las Hermanas Huerta, Las Jilguerillas, Los Montañeses del Álamo, Lucha Villa y Vicente Fernández.

El señor Noriega Nava no ha vuelto a buscar asesoría para este tema. “Ya no puedo ni andar, ni nada. Ya necesito que me lleven en una silla de ruedas o algo para que me encaminen”.

La historia no es una,  sentenció García Márquez.

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”, se ha repetido con motivo de la reciente muerte de Gabriel García Márquez, en cita a sus palabras.

P12 corridos, foto 6

Así parece ocurrir con los corridos, por lo menos pareciera el caso del Valentín de la Sierra, en que se reflejan tanto la vena cristera que en la región norte de Jalisco y sur de Zacatecas tuvo uno de sus principales bastiones, pero también la herencia agrarista, que irrumpió en la región como elemento activo para el reparto de tierras. Ambas expresiones aun encuentran cabida en los lugareños.

El Corrido de Valentín de la Sierra, es un caso que conjunta ciertas características que pueden ofrecer interesantes lecturas acerca de este género.

 

Surge en una zona que destacan tanto Rubio Hernansáez como el cronista municipal de Valparaíso, historiador y docente investigador de la UAZ, Olivero Sarmiento Pacheco, como especialmente rica en la generación de estas narraciones musicalizadas.

Pero agrega una controversia propiciada por diversas fuentes en cuanto a la autoría de la pieza y versiones que se contraponen en la visión que ofrecen del personaje Valentín Ávila, como se llamaba en la vida real al que se conociera como Valentín de la Sierra.

Una presenta a un asumido revolucionario y cristero que muere, antes que delatar a sus correligionarios, otra lo señala como un delator y cobarde.

La autoría se ha atribuido por diversas fuentes a Elidio Pacheco, entre ellas se encuentran El Corrido Histórico Mexicano (Antonio Avitia Hernández, Editorial Porrúa) y El Corrido Zacatecano, donde Cuauhtémoc Esparza lo cita como Lidio Pacheco y le atribuye la música en conjunción con sus hermanos.

Jean Meyer, en su obra La Cristiada, también asume a Elidio Pacheco como autor de este corrido. La pieza habría sido expresada originalmente en tono chusco, haciendo alusión a la cobardía del personaje. Luego Maximiano Noriega habría hecho “una recomposición”, comentó, Oliverio Sarmiento.

El cronista refiere a la versión que ha recuperado Carlos Ramírez, también corridista, él originario y vecino de Lobatos, Valparaíso, como la más fiel a la original y señala a la que se ha difundido en medios de comunicación como “una versión mutilada”.

Luis Rubio Hernansáez  sin embargo, fue tajante “yo no tengo ninguna duda de quién es el autor, aunque diga la Editorial Porrúa y  otros muchos que fue Elidio Pacheco. El autor se llamaba Chemino Noriega (Maximiano Noriega)”.

Se basa en la entrevista que le hiciera a Agripino, hace años, y en otras fuentes independientes, señaló.

Agrega que la metodología que usa desde la academia es la recopilación de versiones, su contrastación entre sí y luego con la historia y la lógica.

El libro de su autoría que da seguimiento a la investigación iniciada por Esparza Sánchez, se encuentra lista para su publicación y registrará alrededor de 50 corridos que refieren la época postrera a 1927 y hasta nuestros días.

Acerca del referido corrido de Valentín de la Sierra expuso, contendrá por primera vez la reconstrucción tanto de la letra original como “de los hechos que pasaron, porque…que si era cristero o no era cristero, que si tal y cual …ahí explico”.

Acerca de la controversia Maximiano Noriega y Elidio Pacheco, añade, que el primero lo compuso y el otro le habría añadido estrofas posteriormente, de tal manera que pudiera considerarse coautor. Explicación contraria a la ofrece el cronista de Valparaíso.

Agripino Noriega comentó por su parte, acerca del tema que, “mire esta cosa es así: el corrido lo compuso mi papá, entonces Elidio era un compositor bueno y entonces estuvieron…

-¿Cómo ve el corrido de Valentín…?

– Está muy bien.

Salieron de acuerdo. Todavía viven algunos hijos de Elidio y ellos supieron como estaba (el asunto). A mí no me han movido nada, ni nada. Y en cualquier terreno yo se los justifico”.

Los corridistas y los corridos, ayer y hoy.

El caso de Valparaíso pudiera ser emblemático de lo que ocurre en el estado y otras partes del país acerca de la desatención de autoridades al patrimonio cultural inmaterial.

Carlos Ramírez, vecino de Lobatos, en este momento de 69 años de edad, quien en la región es reconocido como recopilador pero también compositor de corridos, entre ellos el de La Defensa Social que habla del proceso del reparto de tierras y la intervención de los agraristas en la región, expresó que históricamente no ha habido para los corridistas apoyos de carácter económico.

“Yo ahí tengo dos reconocimientos honorarios nomás”. La actual administración municipal, destaca, le convocó recientemente a participar en un homenaje dedicado a “Roberto Valdés, el gran agrarista, el gran repartidor de las haciendas”, esto es para él una distinción a su labor.

P12 corridos, foto 2

Espera también le apoyen con una reedición de materiales discográficos que hasta el momento, ha venido sustentando él mismo y que señala, se agotan hasta quedarse sin un ejemplar en casa.

“A Rito Betancourt (o Bentancurt) no lo apoyaron, tiene el corrido del Caballo Ranchero…a don Agripino, a don Maximiano, no los apoyaron en su momento. Y ahorita entiendo que hay un muchacho de apellido Tapia que también está componiendo corridos, nomás que no le buscan por el lado de corridos de importancia social”, comenta.

Sobre el tema, que conoce por sus recorridos en el estado para recopilar corridos para su libro, y que ha tenido a la zona limítrofe del sur de Zacatecas y norte de Jalisco como sitio donde ha centrado sus investigaciones mayoritariamente, Luis Rubio Hernansáez expuso, como absolutamente fundamental que las autoridades tomen conciencia de que existe “un patrimonio inmaterial pero extremadamente rico”.

No solamente se refiere a las composiciones, sino a las personas que han mantenido esta tradición, “esta gran memoria inmaterial, la dicen, pero yo creo que es totalmente real”.

Para el proyecto que él lleva a cabo y que recupera corridos poco conocidos que destaca sin embargo por su calidad, señala, no ha encontrado “mucha sensibilidad por parte de las autoridades en este rescate, pero ojalá con el tiempo pues, cambien…”

Por su parte, Oliverio Sarmiento, agrega en su carácter de cronista municipal de Valparaíso y para el caso de la próxima celebración del festival del corrido que organiza el IZC, que no ha recibido notificación o convocatoria para participar en él.

P12 corridos, foto 3

“La verdad seguramente no habrá algún aporte, no se nos ha hecho la invitación (…) sabemos que habrá un reconocimiento a Antonio Aguilar, lo sabemos, que es un momento conmemorativo por la Toma de Zacatecas… pero no creo.  Sin embargo, hay mucho material por parte de esta región, se habla hasta de 600 corridos locales en diferentes momentos (históricos), hasta hace un año todavía se estaban dando por los acontecimientos del país”.

Independientemente, refirió estar trabajando en la recuperación de corridos e información al respecto mediante testimoniales de personas de edad avanzada y también para dar continuidad a la monografía en la que sobre este tema, ya llevaba trabajo avanzado su antecesor, Antonio Saucedo.

 

El Festival del Corrido Centenario Toma de Zacatecas

Gustavo Salinas Íñiguez, titular del IZC, comentó acerca del festival, los corridistas locales, y el apoyo que podría brindárseles en este contexto a quienes se encuentran en situación precaria o fueran merecedores de reconocimiento, que su incorporación a este  evento no se había previsto pero “si realmente su interpretación de los corridos, ellos quisieran difundirlos, quizás pudiéramos apoyarlos también en cuanto una edición de un disco.  De lo que se trata es de impulsar este género musical y si en ello están involucrados artistas zacatecanos de alguna manera olvidados, yo creo podría ser una oportunidad para conocerlos, conocer de su problemática y poder apoyarlos”.

El  respaldo pudiera darse adelantó, mediante una contratación para que interpreten sus corridos. De manera que este festival se convirtiera como el Cultural Zacatecas, en una fuente de ingresos.

“Al respecto haremos lo propio con los corridistas (…) lo único que pediríamos es lo elemental, calidad porque es un evento que hay que someterlo a la consideración de la sociedad”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70