17.7 C
Zacatecas
martes, 23 abril, 2024
spot_img

Perras de reserva y una crítica

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ÓSCAR GARDUÑO NÁJERA •

La editorial Sexto Piso presume de publicar a los nuevos valores literarios en México y publicó “Perras de reserva” (Sexto Piso, 2022) de Dahlia De la Cerda e  inmediatamente llamó la atención no de los críticos literarios, especie en peligro de extensión, sino de los reseñistas de cuatro o cinco líneas en los periódicos (portada del libro incluida), de los que escriben luego de leer el boletín de prensa (y hay que señalar que los de Sexto Piso, sus boletines, son muy efectivos, nada escolares), o de los que se conforman con leer la cuarta de forros del libro o entrar a la página de internet y leer la buena semblanza con la que ya te puedes dar una idea de por dónde van los cuentos de Dahlia, nada novedosos, en realidad, y también están los que se leen un cuento o dos y zaz, se lanzan a hacer “literarios” y presuntuosos análisis. 

- Publicidad -

Pues Dahlia De la Cerda inmediatamente brincó no a la fama, pero sí digamos a cierta popularidad literaria y hubo entrevistas en los suplementos culturales, en revistas, en estaciones de radio… Se habló bien de “Perras de reserva”, aunque con el paso de los días surgió un fenómeno interesante muy frecuente en la literatura: los adjetivos que se le daban a “Perras de reserva”, es decir, a los cuentos del libro, se empezaron a repetir en varios de los textos que aparecían y se tornaron, poco a poco, aburridos, vacíos, como si lo que tenía que decir “Perras de reserva” se hubiese agotado muy pronto, más de lo esperado por Sexto Piso. 

Sí, muy buen libro de cuentos, “Perras de reserva”, pero, ¿qué más?, a fin de cuentas no hablamos de una Inés Arredondo, ¿verdad?, a fin de cuentas no hablamos de una Guadalupe Dueñas, ¿verdad?, y algunas vocecitas por ahí empezaron a señalar que todo iba a caer por su propio peso y que era únicamente efecto de la “publicidad Sexto Piso”, y la autora desapareció de las revistas, de los suplementos literarios y de las mesas de novedades de las librerías, aunque ahora mismo Sexto Piso la sigue teniendo en su página de internet como una de las más vendidas.

La verdad es que el tema para mí poco a poco fue perdiendo interés, hasta que un amigo me mandó una crítica que le hacían a “Perras de reserva”, que me parecía muy atinada y que además no estaba publicada en ningún medio conocido. Su autora, Carmen Simón, no hace reseñitas de esas que sirven para promocionar un libro y quedar bien con la editorial Sexto Piso; se sumerge en “Perras de reserva” de una exquisita manera y lo va desmenuzando con el conocimiento suficiente para hacer una muy buena crítica del libro. Aquí es donde pueden leer la crítica que hace Carmen Simón en una revista que se llama “Criticismo”: https://criticismo.com/perras-de-reserva/. 

Luego, por favor, vean los comentarios que le hacen al texto de Carmen Simón, uno de ellos, me parece que es el primero, señala que ya había escuchado del libro, de “Perras de reserva”, y claro que se refiere a esa intensa campaña publicitaria en que lo metió su editorial, pero que no lo pensaba leer debido a la decadencia en la que ha caído Sexto Piso. 

Bueno, pues cuando mi amigo me compartió la crítica la leí y la comentamos porque él es narrador y es un narrador muy bueno. Lo primero que me señaló es que si ese texto, el de Carmen Simón, lo había escrito yo recurriendo a un seudónimo, y debo de confesarles que me honró que así lo considerara. Inmediatamente le dije que no, que de hecho no había escuchado ni el nombre de la revista ni el nombre de la autora. Luego mi amigo me señaló que a él le gustaría que alguno de sus libros, me parece que tiene publicados cuatro, uno de ellos en Random House, del cual ya les hablaré pronto, lo criticaran de esa manera, con tanto rigor, y finalizó “yo aguantaría vara”, y he aquí uno de los puntos con los que podemos cerrar esta semana. 

La crítica que hace Carmen Simón es muy atinada en su análisis de “Perras de reserva”, pero no se trata de un texto que promueva el libro, que lo venda, o no al menos a como estamos acostumbrados, un medio texto, qué bonito está el libro y por favor cómprenlo, y seguramente ni la autora, ni mucho menos Sexto Piso están conformes con el texto de Carmen Simón y van a tener miles de pretextos para debatirle a Carmen, y la lucha se volvería infinita porque cada quien corre por vías distintas, porque estoy seguro que a la misma Carmen no le importa lo que tenga que decir a su favor ni la editorial ni la autora, ella ya hizo su trabajo y es uno muy atinado. 

Y es a lo que no estamos acostumbrados en México, a una crítica que sea dura, pero atinada y bien hecha, como la de Carmen, porque se nos hace más fácil decir que un libro es bueno y quedar bien con la autora o con el autor, a decir que el libro tiene muchas inconsistencias y, además, señalar cada una de ellas sin parecer el malo de la película, sin que te volteen a ver feo, o sin que te dejen de hablar en el mundo cultural tan solo porque ejerciste tu libre derecho de expresión, pero además lo respaldaste con sólidos argumentos teóricos, no es un texto que hayas escrito al cuarto para las doce. 

Pero yo conozco a muchos autores que sí se lo toman a mal y que incluso te retiran la amistad si no hablas bien de su libro, aunque sea una caja tipográfica plagada de errores. Que se lo toman directamente de manera personal. A “Perras de reserva” lo promovieron con una muy buena campaña publicitaria y eso está bien porque a fin de cuentas a una editorial, en este caso Sexto Piso, lo que le interesa son las ventas del libro, es un negocio, una inversión de la que se tiene que recuperar al menos algo, no sé cómo se maneje eso. Pero cuando pasamos a la parte de la crítica de los libros llegamos a la conclusión de que actualmente en México no hay crítica, y la que se da es en espacios como el de Carmen Simón, una publicación trimestral editada por Liliana Muñoz y Pablo Sol Mora, quien también es el director, en el Centro de Xalapa, Veracruz, y quienes señalan que “no hace falta repetir aquí los consabidos y justificados lamentos sobre la histórica ausencia de crítica en la cultura hispánica. Pródiga en otros géneros, no lo ha sido en la crítica, que palidece frente a nuestra poesía o nuestra narrativa. Ésta es una de las razones por las que ‘Criticismo’ quiere dedicarse exclusivamente a ella”. Y miren que hemos coincidido por buenos motivos, comentarios: [email protected]

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -