Colectivo Tiempo compartido inaugurará nuevo foro cultural para promover la experimentación creativa

Colectivo Tiempo compartido inaugurará nuevo foro cultural para promover la experimentación creativa
Citlali y Claudia Córdova ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ “¿Para qué queremos estar juntos, qué queremos construir?”, reflexionan

 

“¿Para qué queremos estar juntos, qué queremos construir?”. Es, junto con la reflexión sobre la identidad y el espacio público, una de las preguntas “motor” del colectivo Tiempo compartido, con la que sus integrantes buscarán a modo de reiterarla, que la imaginación genere nuevas formas de gestión del arte pero también de la convivencia entre los creadores y su relación con la sociedad, a fin de constituirse en un espacio de experimentación no solo creativa sino comunitaria.

Convergen en el proyecto inicialmente Eric Nava, Fernando Salcedo Suárez del Real (Fernando Candber), Ana Saryvi Riva Palacio, Elda Ortiz, Diana Valdez, Uriel Márquez, y Citlali y Claudia Córdova, jóvenes artistas que tuvieron en la Bienal 13 Femsa “Nunca fuimos contemporáneos”, un lugar de encuentro.

Tiempo compartido tendrá su primera exposición el próximo 16 de agosto en la calle Rodríguez 40-C en el centro de Guadalupe, Zacatecas, su sede, con Todo mundo sabe que hay que moverse, de Diego e Israel Martínez.

A la muestra que ofrecerá una visión crítica de fenómeno migratorio, antecederá una conferencia ofrecida por los creadores jaliscienses que sustentan su trabajo en recursos multimedia.

La Jornada Zacatecas conversó con Claudia y Citlali Córdova sobre este proyecto respaldado por la Bienal Femsa y el Patronato de Arte Contemporáneo (PAC), una convocatoria anual que otorga una beca.

Citlali Córdova expuso que las preguntas que servirán de ejes transversales para el quehacer del Tiempo compartido serán quienes le den sentido a este espacio donde no solamente se desarrollarán exposiciones, sino charlas, conferencias y pequeños talleres.

Se integrarán asimismo las Labores feministas y la Fraternidad del dibujo libre, ejercicios de intercambio de experiencias ya realizados en el contexto de la 13 Bienal Femsa, informó por su parte Claudia Córdova, ex coordinadora del Programa de Mediación del evento.

“En Labores feministas nos reunimos a platicar sobre feminismo, nos ponemos a bordar y nos pasamos las puntadas y los hilos y las técnicas pero entablamos un diálogo sobre nuestras preocupaciones y retos como mujeres. En la fraternidad del dibujo libre lo que hacemos es hablar de arte, es un intercambio sobre nuestro quehacer, sobre cómo estamos llevando nuestros procesos” en el que confluyen profesionales que utilizan el dibujo en diferentes contextos creativos, entre otros, tatuadores, grabadores o arquitectos.

También destacó el trato entre pares que se propone en Tiempo compartido y que contrasta con el que se les ofrece en espacios institucionales donde “a veces parece que nos hacen el favor de exponernos”.

“Entonces nosotros queremos que los artistas que vienen a este espacio sean bienvenidos”, que se les dé un trato digno en el que se establezca un intercambio que exprese el valor de lo que el creador o creadora hace, retribuyéndolo con un trabajo de gestión de lo material en el entendimiento de que “los artistas necesitan vivir decentemente para que puedan crear cosas hermosas”, agregó la frase en alusión a lo dicho por Óscar Wilde en De profundis.

Citlali puntualizó esta premisa, que dijo, le dará sentido al espacio, señalando que busca no explotar ni precarizar a nadie, “queremos gestionarlo entre todos, las decisiones se toman en colectivo; es un ejercicio asambleario con co-curadurías, no hay un solo curador sino un diálogo entre nosotros y el artista que hace distintos los procesos y desde nuestra perspectiva los hace más ricos”.

Otras peculiaridades de Tiempo compartido es la libertad creativa como valor que se antepondrá a esquemas de demanda de mercado o a agradar o no a alguien, atendiendo sí a la propia necesidad del artista y del discurso que busca proyectar, pero también al respeto y el gusto por el proceso creativo ralentizándolo.

Se agrega un código de ética donde ya se ha acordado que no se expondrán “cosas machistas o de crueldad animal”, pero que también implica criterios de paridad entre géneros.

“Esa es la ventaja de tener un espacio independiente, que puedes permitirte tener un discurso distinto a los discursos oficiales”, dijo Claudia Córdova.

Tiempo compartido tiene programadas ya cuatro exposiciones para agosto y noviembre de este 2019, y febrero y mayo del 2020, lo que expone no solo el interés que ha generado ya entre los creadores sino la necesidad de un espacio de estas características, dijeron.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ