El médico forense es la voz que ayuda a hacer justicia a través de su trabajo

El médico forense es la voz que ayuda a hacer justicia a través de su trabajo
Víctor Manuel Guerrero García, médico forense y director del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses del Estado de Zacatecas n foto: andrés sánchez
  • En esta labor participa todo un equipo multidisciplinario: Víctor Manuel Guerrero
  • “El ser humano forma parte de un ciclo, que cuando se cumple es cuando llega la muerte”

El médico forense es la voz que ayuda a hacer justicia a través de su trabajo, pues la medicina forense aporta al Derecho la parte científica que da los elementos para que se resuelva una situación legal a favor de la víctima, opina Víctor Manuel Guerrero García, médico forense y director del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses del Estado de Zacatecas.

Y en este trabajo participa todo un equipo multidisciplinario, como peritos en criminalística, entre otros, aportan con su labor para que se haga justicia. El médico forense está alejado del cliché, que refleja una insensibilidad del forense ante la muerte,  “pues como todo ser humano tiene respeto a la muerte”, explica.

“Así como existe vida, existe la muerte. Y el ser humano forma parte de un ciclo, que cuando se cumple es cuando llega la muerte. Debo decir que soy un convencido de que la muerte es un proceso. Tenemos alma, la cual es posible que se encuentre en otra dimensión. Y con la muerte el alma asciende a otra dimensión”, menciona respecto a este tema.

Cuenta que hace tiempo se atendió un caso en el que un menor fue abusado sexualmente por su padre biológico. Y cuando se integra la carpeta de investigación, y se explican las lesiones que presenta el menor, el juez se convence de que el menor efectivamente fue abusado.

Y esta es la satisfacción que tiene un médico forense, a comparación de un médico que tiene la satisfacción de que un paciente puede agradecerle su labor para ayudarlo a salir de su enfermedad.

Recuerda que en 1990 se incorporó al departamento de Medicina Legal como perito médico legista. En ese entonces se llegaban a tener en el estado cerca de 500 cadáveres en todo el año, explica.

De esos, cerca de 300 habían fallecido en accidentes automovilísticos, caídas, choques de bicicleta, de caballo, etcétera. La segunda causa de muerte era por proyectil de arma de fuego, que representaba 23 por ciento, es decir, cerca de 100 por esa causa en la entidad.

Y conforme la ciudad tuvo un desarrollo social, se trajo un aumento en la criminalidad. Desde hace 10 años comenzaron las muertes por crimen organizado. A la fecha, la primera causa de muerte por causa violenta son las ejecuciones entre grupos que pertenecen al crimen organizado.

Y en lo que va de este primer año se han registrado cerca de 500 muertes violentas, con la característica de una ejecución entre miembros del crimen organizado. Actualmente, en el Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses trabajan cerca de 170 personas, de las cuales alrededor de 130 son peritos.

“Hace poco atendimos un caso en el que a un hombre se le abrió el torso, y se le sacó el corazón estando vivo. Se analiza qué capacidad criminal tiene quien lo hace, y qué hizo esa persona para merecer una muerte así. Eso marca y crea la conciencia sobre el problema de delincuencia”, enfatiza.

Menciona que al inicio no fue fácil. Él había egresado de la carrera de Medicina, pero en ese entonces se le invitó a trabajar en medicina legal de la Procuraduría de Justicia, lo cual hizo por la necesidad de trabajar.

Cuenta que su primer caso fue el de una menor de 11 años que había muerto ahogada. Eso le impactó y se le explicó cómo tenía que bañarla, coserla con aguja para tejer y prepararla con su vestuario.

Llegó a casa dudando si quería seguir con ese empleo, pero su hermana Amelia lo impulsó y le hizo ver que como médico tendría que tratar siempre con el tema de la muerte, y no podría evitarlo.

Pero Guerrero tenía miedo de cometer un pecado, pues en la religión católica, durante la Santa Inquisición, no se permitía tocar a los cadáveres. Pero consultó con un sacerdote, y éste le respondió que no era un pecado, siempre y cuando hiciera su trabajo de manera ética con respeto a la
muerte.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ