Una revolución intelectual al interior de la UAZ

Una revolución intelectual al interior de la UAZ

Aunque no ha pasado del todo la efervescencia electoral en nuestra Máxima Casa de Estudios y la calificación final de la elección que realiza el H. Consejo Universitario está pendiente, el paso del tornado político ha dejado varias fisuras y múltiples elementos para la reflexión. En este sentido, los universitarios debemos dar paso al trabajo intelectual que oriente la vida académica, administrativa y financiera de la Universidad Autónoma de Zacatecas y, renovar a conciencia, sistemas, estructuras y normas pues los profundos vacíos y las formas en cómo se ha desenvuelto el proceso electoral, nos lleva a idear aspectos que fortalezcan la vida democrática de nuestra institución. La comunidad universitaria puede estar todo, menos orgullosa del proceso electoral 2016; no somos para nada el mejor ejemplo de vida democrática en el concierto mexicano de las universidades públicas y la UAZ, debe reivindicarse ante el pueblo de Zacatecas y ante los propios universitarios y, demostrar que somos una institución profundamente autónoma (lo contrario sería superficialmente autónoma), coherente, de vanguardia, íntegra y moderna, de tal suerte, la próxima administración, deberá trabajar para romper los arcaicos modelos institucionales y dar paso a la estructuración de una UAZ renovada y con nuevos bríos para enfrentar con éxito los retos sustanciales que ponen en riesgo nuestra esencia más básica como Universidad ante las continuas tendencias de apropiación externa que ya han permeado nuestra médula espinal. Así las cosas, no basta con ocupar los viejos sillones y escritorios dejados por los funcionarios anteriores o comprar computadoras nuevas o darle una pintada a las instalaciones, se requiere de una nueva idealización de la Universidad que queremos todos, aquella que nos demandan los zacatecanos, sobre todo los jóvenes que cada semestre acuden a nuestra institución por considerarla como la mejor opción educativa del estado y la más cercana a sus posibilidades económicas. Tenemos pues, la obligación de visualizar y edificar a la UAZ como una institución fuerte, que recupere los valores que dan sustento a la Universidad Pública, mismos que han costado luchas, manifestaciones, huelgas, paros y sangre de aquellos que nos precedieron y que tenía un sentido más profundo de la defensa universitaria. Propongo una reforma interna de carácter legal y normativo que separe los procesos electorales internos de los externos, con la finalidad de evitar interferencias no deseadas en nuestra forma de autogobernarnos; es tiempo de convocar foros de consulta entre la comunidad universitaria coordinados con la Legislatura Estatal que tengan como propósito, reformar nuestra Ley Orgánica pues es apremiante contar con una disposición general que responda cabalmente a las exigencias actuales. De igual forma y, en total respeto a la autonomía, realizar por áreas los mecanismos de auscultación universitaria que recaben las propuestas y aspiraciones de docentes, estudiantes y trabajadores, con la firme convicción de actualizar la normatividad universitaria y que ésta garantice irrestrictamente el blindaje a la autonomía, que modernice nuestros sistemas democráticos a partir de los cuales, la alternancia y la voluntad de los electores se respete plenamente, sancionando desde la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Zacatecas, cualquier  intromisión externa sobre los procesos político-electorales de la UAZ. Reconocemos el avance en la consolidación académica de los distintos programas que oferta la Universidad, ahora, la tarea inmediata es que la calidad educativa se refleje en la preparación de nuestros estudiantes y que se establezcan los lazos de colaboración efectivos con el sector económico para que precisamente, se ocupe es calidad académica impregnada en nuestros egresados ya que muchas veces regresan a sus comunidades de origen con la capa caída ante la falta de oportunidades laborales. Consolidemos a la UAZ en lo financiero y cumplamos cada quien con la disciplina que nos corresponde, aquí el STUAZ y el Spauaz constituyen un factor fundamental para evitar el ensanchamiento de la nómina que muchas veces responde a dádivas y pago de cuotas políticas y familiares. En la UAZ, llegó la hora de que trabajemos decididamente desde cada trinchera del conocimiento, anteponiendo los intereses de la Universidad Autónoma de Zacatecas por sobre los nuestros; renunciémos a la posibilidad de heredar a las generaciones presentes y futuras de universitarios, una institución a modo a los intereses del estado, rechacemos la simple idea de una universidad endeble en lo financiero y, por lo tanto manipulable y complaciente a los caprichos del gobierno que contrario a brindar mayor presupuesto a la educación, derrocha hipócritamente, millonarias cifras en la compra de voluntades y votos, por esto y más, una revolución intelectual al interior de la UAZ es una media urgente, necesaria y posible. ■

 

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ