13.6 C
Zacatecas
miércoles, 7 diciembre, 2022
spot_img

■ Esto ante la destrucción del medio ambiente y todos los ecosistemas que hay en el planeta

“El mundo avanza hacia su autodestrucción”, afirma el investigador Julio Rodríguez Anido

■ La pandemia del Covid, sirvió, únicamente, para enriquecer más a los grandes corporativos

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

La crisis sanitaria y económica que provocó la pandemia del Covid-19 también fue una oportunidad para “aprender la lección” y transformar las relaciones sociales de tal forma que hubiese una mejor distribución de la riqueza, pero contrario a ello, “el mundo avanza hacia su autodestrucción”, afirmó Julio Rodríguez Anido, investigador de la Unidad Académica de Docencia Superior de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ).

- Publicidad -

Comentó que, desde el comienzo de la pandemia, en la academia “empezamos a ver la relación existente entre la economía y este fenómeno nuevo y reflexionamos cómo iba a ser después de que pasara”.

En el libro “Economía, poder e internacionalización de la academia en tiempos del Coronavirus, calentamiento global y destrucción del medio ambiente y de la biodiversidad”, expuso que se presentaron dos escenarios: “el primero, que el mundo aprendería la lección y que saldría algo muy diferente; y el segundo, que al pasar todo esto el mundo iba a reconstituirse y seguir el mismo camino”.

“Viéndolo a perspectiva, es la segunda opción la que sucedió, es decir, un mundo que marcha hacia su autodestrucción, lo que llamamos ‘La secta extinción’ de las especies, entre ellas la humana”, agregó.

Recordó que el planeta existe desde hace 4 mil 500 millones de años y va a desaparecer dentro de 5 mil millones de años, pero la extinción de la vida ocurrirá en poco tiempo debido a las acciones del ser humano.

Rodríguez Anido explicó que, después de la pandemia, nada cambió y sigue el desastre ambiental, sigue la destrucción del medio ambiente y todos aquellos ecosistemas que hay en el planeta.

Reiteró que la pandemia era la oportunidad para que el mundo replanteara y transformara la forma de vida capitalista, pero ello no sucedió y, al terminar la crisis sanitaria, persiste la crisis internacional, en materia económica y financiera, donde los países de occidente enfrentan tasas muy elevadas de inflación y otros más ya entraron en recesión.

La pandemia era la
oportunidad para que
el mundo replanteara
y transformara la forma
de vida capitalista

El problema reside en que “hay un grupo financiero muy chico que domina el mundo y que no ha cambiado su política, no tiene la intención de cambiarlo. Por ejemplo, algunos países se siguen refinanciando con el Fondo Monetario Internacional, con el Club de París, con el Banco Mundial, pero a costa del dolor, del hambre y de la miseria de los pueblos”.

Mencionó que en algunos países de América Latina están emergiendo gobiernos aparentemente progresistas, pero en ninguno de esos lugares se ha cambiado el modelo económico.

Por tanto, Rodríguez Anido dijo que en la sociedad capitalista hay un sector financiero que domina el mundo y para ello preservan el control de los gobiernos y de las finanzas, lo que significa que no cambió nada después de la pandemia.

Detalló que el libro “Economía, poder e internacionalización de la academia en tiempos del Coronavirus, calentamiento global y destrucción del medio ambiente y de la biodiversidad” se escribió en conjunto con Nydia Vastillo y Martín Cardoso, quienes concluyeron que la hegemonía que hay sobre el mercado y la economía es lo que está causando la destrucción del planeta.

En el caso de México, por ejemplo, se refirió a algunas políticas que pueden considerarse interesantes con el gobierno de la Cuarta Transformación, tales como la pensión para las personas de la tercera edad y para personas con alguna discapacidad y las becas para los estudiantes, pero esto es “el límite de lo posible” en este sistema, porque esto no es suficiente para sacar de la pobreza a los pueblos.

Además, afirmó que la brecha que existe entre los países industrializados y los que no generan conocimiento científico ni tecnológico es cada vez más amplia y, en consecuencia, se acentúa la desigualdad, la exclusión y la pobreza.

En ese sentido, Rodríguez Anido manifestó que la pandemia sirvió para enriquecer aún más a los grandes corporativos, de manera que la crisis que hubo no sirvió para iniciar un proceso de transformación que permitiera mejores condiciones sociales.

“Esta pandemia ha servido finalmente para enriquecer a los más ricos y para empobrecer aún más a los pobres. En muchos lugares quebraron todos los pequeños negocios y no las grandes empresas. Yo no conozco una grande empresa que haya quebrado por la pandemia”, concluyó.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img