El regreso del compañero Napoleón Gómez Urrutia

El regreso del compañero Napoleón Gómez Urrutia

Por fin, regresa el compañero, después de 12 años de exilio forzado, en contra de su voluntad por la falta de garantías de seguridad del gobierno en turno, para él y su familia, luego de tener que salir del país por exigir el cumplimiento de la Ley en el caso de Pasta de Conchos del 19 de febrero de 2006, que ocasionó la tragedia de 65 mineros y sus familias.
Hasta hoy el gobierno federal no otorga las garantía y por la corrupción que lo caracteriza, sigue habiendo inseguridad y órdenes de aprensión contra el líder minero. Será su regreso como senador, acompañado de los mineros y con solidaridad internacional y nacional, como retorne.
En esos 12 años, sin embargo, no ha dejado de luchar y estar presente en el Sindicato Minero, al contrario: es cuando más cerca ha estado de los mineros, a través de los modernos medios de comunicación, reunido y dirigiendo, analizando, debatiendo, escuchando y orientando, momento a momento a sus compañeros.
La resistencia de 12 años se alcanza por la férrea unidad minera, por el profundo grado de acuerdo de la base y su dirección, por la solidaridad internacional y nacional. Si algo caracteriza el Sindicato Minero, como lo ha dicho Francisco Zapata, es su independencia ente los gobiernos, los empresarios y los partidos. En recientes ocasiones Napoleón Gómez Urrutia, ha dicho que el voto de cada minero fuera libre, les pidió su apoyo a Andrés Manuel López Obrador y para él mismo, pero sin condicionarlos a nada, sino de manera libre y voluntaria.
Pero de 2006 a 2018, no fueron años de paz y armonía obrero-patronal, al contrario, los oligarcas orientados por el neoliberalismo –una política de derecha, abusiva y anti-obrera-, llevó a postrar a los gobiernos surgidos del fraude electoral –Salinas, Calderón y Peña- y de la alianza PRI-PAN, para consolidar sus fraudes y alternancia. Hasta llegar al vil y degradado “Pacto por México”, de cúpulas y a espaldas del pueblo, para traicionar el proyecto de nación constitucional.
Quien quiera conocer la esencia del neoliberalismo que lea en internet los diez mandatos de Consenso de Washington global, consagrados a favorecer al capital monopolista trasnacional, gracias al “libre mercado y libre comercio”, compitiendo la pequeña industria y comercio con los tiburones. A ellos se suman los oligarcas y los gobiernos “mexicanos”, aportando su propio sello de corrupción y plena sumisión.
En ese marco avanzó la política laboral oficial: de topes salariales, empleo precario, mutilación de contratos colectivos, de cero huelgas, de perder la estabilidad en el empleo sustituida por eventuales, de empresas contratistas y reformas regresivas. Pero por encima de todo el incumplimiento cotidiano de las leyes y el Estado de Derecho, hasta llegar al peor proyecto de reforma laboral de la historia, presentado al Senado el 7 de diciembre de 2017, por la CTM, CROC y PRI, dando cuenta de su degradación y traición a los trabajadores.
La tragedia de Pasta de Conchos fue advertida por la inspección de trabajo antes de ocurrir, pero empresa y autoridades permitieron seguir el trabajo en la mina hasta la explosión del 19 de febrero de 2006, al denunciar Napoleón Gómez Urrutia el homicidio industrial por la negligencia patronal y de gobierno, se ordenó su aprehensión.
Dos días antes, el 17 de febrero de 2006, Fox ordenó retirar la toma de nota de Gómez Urrutia, para entregarla el mismo día a un empleado de Germán Larrea y Grupo México, quien asaltó la sede sindical con 300 pillos intentando dar un “charrazo” panista, cuyo intento lo repitió el 20 de abril de 2006, contra los mineros de Lázaro Cárdenas, pero ahora con soldados de la PFP y policías del gobierno michoacano del PRD. Ambos intentos fallaron por la unidad y la resistencia de los mineros.
El despojo ilegal de la toma de nota se debió a que el Sindicato Minero en 2005 llevó a cabo huelgas contra Grupo México, para obligarlo a pagar el 5% de las acciones por la privatización de Cananea de 1989, pero como se negó a pagar se le obligó con las huelgas, lo que produjo el “rencor vivo” o vendetta de Germán Larrea.
En 2007 por la falta de seguridad en la minas de Sombrerete, Taxco y Cananea, que son graves violaciones a los contratos colectivos de trabajo, estallaron las tres huelgas, que en 12 años han sufrido todo tipo de agresiones de Grupo México, hasta llegar a poner como secretario de Gobernación al abogado de Grupo México, Fernando Gómez Mont en 2008 para acabar con la huelga de Cananea en 2010 y entregar el sindicato y el contrato colectivo a la CTM-Sonara.
En 2008, a Grupo México, se suman Grupo Peñoles y Grupo AHMSA con el gobierno de Calderón, en contra del Sindicato Minero y Gómez Urrutia, dando zarpazos “jurídicos” con el descarado apoyo de la Junta Federal, para arrebatar “legalmente” varios contratos colectivos de los tres grupos, en distintos momentos: 2008 los de Grupo México, 2010 los de Peñoles y por la “vía de hechos” AHMSA en 2009, hasta que registra su sindicato en 2015 y lo hace por la “la vía legal”.
La misma política laboral siguió el gobierno del “Pacto por México”, como la económica, del TLCAN y la de seguridad, con lo cual precipitó el desplome definitivo del PRI (CTM y CROC), así como el “Pacto” con el PAN y PRD. (Desde luego, el desplome del “Pacto” y la crisis de los partidos del PRI, PAN y PRD se deben más a la votación arrolladora del 1 de julio de AMLO y Morena.)
Durante esos 12 años los mineros no solo resistieron los embates de los tres gobiernos y de los tres oligarcas, también crecieron: se adhirieron nuevas sección y nuevos contratos colectivos; el Sindicato Minero logró rebasar los topes salariales durante 12 años consecutivos, fortaleciendo su prestigio entre los trabajadores del país, igualmente logró obtener para los mineros prestaciones como la productividad. Ante la caída de las utilidades por irresponsabilidad de los gobiernos.
El Sindicato Minero bajo la orientación de Napoleón, negocia libremente los contratos colectivos sin la participación de las autoridades ni bajo la política de topes salariales, contrarios a la libre negociación del Convenio 98 de la OIT. Los mineros se han opuesto a todo tipo de mutilación de sus contratos colectivos, como lo permiten la CTM, CROC y sindicatos nacionales.
Han recibido la solicitud de otros gremios para pasar a ser del Sindicato Minero y dejar de ser de la CTM y otros sindicatos, demandando la titularidad del contrato colectivo, pero invariablemente los tres gobiernos se opusieron, con la Junta Federal, alargando los procedimientos hasta 4, 5 y 6 años, para cansar a los trabajadores, a la vez que la autoridad permite los despidos de quienes ejercen su derecho de libertad sindical.
Estas son solo algunas de las luchas que han librado los mineros y su líder, habrá que tomar en cuanta otras: como la organización internacional de los obreros industriales, donde participan activamente los mineros de México como parte de la dirección internacional y en el diseño de las estrategias de la lucha internacional y ante los foros de la ONU, OEA, OIT, Interamericana, parlamento Europeo, TLCAN y otros.
Para nadie es nuevo el logro de Gómez Urrutia de reunir a más de 47 empresarios en Vancuber, Canadá (en adelante en México) para debatir en franco diálogo entre empresarios y obreros temas fundamentales y comunes, como la productividad, la seguridad y la salud minera, la competitividad empresarial, entre otros asuntos. Pero bajo dos premisas: el respeto a los derechos obreros y a la autonomía sindical. En todo lo demás se avanza en franco conjunto obrero-patronal.
¡Bienvenido a México compañero Napoleón Gómez Urrutia! ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70