“Institución de instituciones”

“Institución de instituciones”

■ Miscelánea

Prácticamente refugiado dentro de los espacios que albergan las diversas áreas del Ejército Mexicano, en la medida del alto grado de impopularidad y rechazo que se ha ganado a pulso Enrique Peña Nieto, el presidente procura obtener la gracia y protección de las fuerzas armadas a través del halago y de una elevación, casi inmaculada de estas: fuerzas armadas, “Institución de Instituciones”, dijo el miércoles pasado en acto conmemorativo del centenario de la creación de la Escuela Médico Militar.

Hace días, Andrés Manuel López Obrador hizo referencia a alguna responsabilidad que elementos del Ejército Mexicano tuvieron en el caso de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayozinapa, hechos ocurridos en septiembre de 2014.

Andrés Manuel nunca ha acusado a elementos de Ejército de ser los autores de la desaparición forzada. Sin embargo sí existe en el ánimo de infinidad de ciudadanos y, sobre todo de abogados, la convicción, si, no de una participación por acción, al menos sí de una  responsabilidad por omisión.

La fracción VII del artículo 215 del Código Penal Federal, tipifica como abuso de autoridad en el caso de servidores públicos: “cuando teniendo conocimiento de una privación ilegal de la libertad no la denunciase inmediatamente a la autoridad competente o no la haga cesar, también inmediatamente, si esto estuviere en sus atribuciones”. De ahí la duda:

Los miembros del Ejército destacamentados en Ayotzinapa que tuvieron conocimiento en tiempo real de las tropelías que realizaban los policías municipales y que pudieron impedir el secuestro de los jóvenes ¿Por qué no lo hicieron? Esa es la duda y esa sería la conducta por omisión.

López Obrador no anda tan errado y estas opiniones de ninguna manera denigran al Ejército Mexicano como institución. Tampoco es para que se rasguen las vestiduras Osorio Chong y compañía por mandato de nuestro moderno vendedor.

Los ataques en contra de López Obrador, sin duda se agudizarán. Ya hasta Yunes el gobernador de Veracruz y el recién nombrado presidente del PRI se animan. ¡Algo le preocupa a Peña Nieto y al grupo Atlacomulco!

EN REDES SOCIALES LA RIQUEZA DE ALONSO

El martes de esta semana circuló en redes sociales el sApp que,  por considerar  que es de interés social se transcribe:

“La nueva del ex gobernador priísta, Miguel Alonso, es que resulta que en la entrega  de resultados de cuenta pública en la Cámara de Diputados, dan cuenta que Zacatecas lleva acumulados más de 5,500 millones de pesos en irregularidades de su gobierno.

Imagínese Usted, querido lector, el grado de boquete financiero que heredó Miguel Alonso Reyes al gobernador Alejandro Tello…

Y por si esto fuera poco, el ex gobernador y su familia, se sirvieron con la cuchara grande  con un botín que le permitió adquirir más de 100 propiedades en Zacatecas, a lo largo del país y del extranjero (el rancho en machines, rancho en Malpaso, la casa del siglo XXI a las faldas de La Bufa, decenas de propiedades en el centro Histórico, las dos fincas en Jerez, terrenos en Guadalupe, casa en Guadalajara, casa y departamento en la Ciudad de México, casa de playa en Punta Mita, departamento en Nueva York, Mc Allen, San Antonio, Miami, Casa en Londres, departamento en Madrid, entre otros)…

La pregunta es: ¿hasta cuándo vamos a permitir siga impune el ladrón más vil en la historia de Zacatecas? ¿Llegará a ser senador de la República (situación que presume por su cercanía al PRI)?

¡Sin comentarios!

¡HÁGASE SEÑOR TU VOLUNTAD… EN LOS BUEYES DE MI COMPADRE!

“Cuestiona diputado que regidores de Guadalupe se aprobaran bono de gestión por 50 mil pesos”. Cabecea “La Jornada Zacatecas” el día de ayer en interiores.

El diputado Omar Carrera Pérez denunció en tribuna este jueves, que el Cabildo de Guadalupe  aprobó un bono de gestión por la cantidad de $50 mil pesos para cada regidor. Esto independiente de la dieta o sueldo que, al parecer es por $40 mil pesos, lo que sumaría $ 90 mil pesos mensuales.

Los llamados “bonos” que operan en los tres poderes del Estado y en el nivel federal, son una forma que – entregado subrepticiamente – oculta a la opinión pública un complemento salarial, o que entregado abiertamente, simula como destinatarios finales a ciudadanos con necesidades urgentes o para obras sociales.

Finalmente todo es simulación, porque en realidad el dinero va a parar a la bolsa del funcionario que recibe el bono, quien, en los casos del bono de gestión, sólo deberá preocuparse por conseguir algunos recibos que serán entregados a una dirección de finanzas no muy exigente.

Los diputados locales, hoy reciben un bono denominado para” herramientas legislativas”, por la cantidad de $ 200 mil pesos mensuales que, sumado a su dieta (o sueldo), asciende a la cantidad de $ 350 mil pesos. Esto es $ 12 mil pesos diarios. Todo va a parar a la bolsa del diputado, salvo uno o dos casos que va para apoyo social.

“Ojalá la gente reflexione y exija que no se sigan cometiendo estos abusos y excesos” concluyó el diputado Carrera.  ¡De acuerdo! ■

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ