10.8 C
Zacatecas
domingo, 3 marzo, 2024
spot_img

Para distinguir la política de la mafia

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LUCÍA MEDINA SUÁREZ DEL REAL •

A pesar de su retraso en el desarrollo económico, su lento crecimiento poblacional porque al ritmo que se nace, se migra, y muchos otros problemas más, Zacatecas exporta políticos de todas las expresiones. 

- Publicidad -

Casi en cada partido en los últimos tiempos hay algún zacatecano destacado, lo que hacía probable que en una contienda presidencial próxima estuviera alguno de ellos. 

Las apuestas corrían por Amalia García o Ricardo Monreal, sobre todo por el último porque hace 25 años que anhela estar en la carrera presidencial.

Pero una coyuntura política de esas que le dan sabor al caldo, hizo llegar a Jorge Álvarez Máynez para abanderar a Movimiento Ciudadano.

Naturalmente su designación llamó la atención de quienes de alguna forma le conocemos, ya sea personal o políticamente, a él o a su familia, en la cual hay varios con vida política propia. Aquí nació su carrera, aquí tiene amigos y tiene historia, pero al menos hasta ahora, y hasta donde mi conocimiento alcanza, no es su estilo apelar a su condición de paisano para sumar simpatías en el estado.

Más allá de individualidades, esta diferencia en el método con otros actores políticos en similares circunstancias permite analizar las características personales que son utilizadas como eje de atracción a un proyecto político u otro.  

El primer contraste como ya decíamos es el del gentilicio:  ¿Es el “paisanaje” suficiente motivación para brindar apoyo político a alguien?

Para quienes somos de una entidad tan poco poblada como esta, puede ser una referencia menor, y lo lógico sería apostar por una categoría que diera más radio de acción. 

En el caso de Jorge, hasta ahora (y aún no inician las campañas) tampoco se ha apelado a su condición de género, como sí parece haber hecho su antecesor, Samuel García, que, siendo el único varón de la contienda, su publicidad resaltaba en otros colores las letras “E L” con las que finaliza su nombre, lo que fue interpretado como una distinción de sus adversarias, probablemente en búsqueda del voto de quienes les es difícil digerir que les gobierne una mujer.

Eso lleva al mismo planteamiento ¿Es el género suficiente razón para decantarse por una candidatura? ¿Aplica el mismo criterio cuando se dice que “es tiempo de las mujeres”? 

En todo caso la apuesta de Movimiento Ciudadano no es ni al “paisanaje”, ni al género, sino a la edad. Van por el electorado joven, y si bien Jorge es 20 años menor que las otras dos candidatas, tiene aproximadamente la misma edad que el candidato presidencial de MC en la elección pasada, Ricardo Anaya. 

Cierto es que sus destapadores, Samuel García y Mariana Rodríguez tienen su principal fuerza en el sector joven, pero a pesar de su edad, el candidato presidencial naranja no ha forjado su carrera tan definidamente en ese sector. 

Quizá incluso los más jóvenes de su tierra poco lo conocen, porque su actividad política local concluyó cuando estos cursaban la primaria. 

Sin embargo, y sin demerito alguno de su capacidad y trayectoria, su edad parece haber sido factor determinante en su designación como candidato presidencial, porque ésta encaja bien con la estrategia de su partido de mostrarse como una alternativa distinta a las dos preponderantes y como una opción a lo que ellos llaman la “vieja política”.

¿Es la edad suficiente elemento de convicción para pensar que se está frente a una alternativa nueva?

Es probable que todo lo anterior influya, es muy cierto eso de que uno es uno, y sus circunstancias. ¿De qué estamos hechos si no es de eso? El asunto es que se puede vivir con la marcha de Zacatecas como eterno soundtrack sin preocuparse por el desarrollo de la entidad, se puede ser mujer de poder y perpetuar las opresiones de las mujeres, y se puede ser joven y tener las ideas políticas más anquilosadas. 

Además, ningún gobierno se hace de una sola persona. Se hace de equipos que se supondría, se agrupan en torno a las ideas.

 La política tendría que seguir siendo una apuesta a ello, porque esa será la única manera de resistir a lo que a veces parece, un duelo de mafias formadas al calor de accidentes individuales como el parentesco o el gentilicio en el que se hace equipo sin más brújula que la conveniencia y la circunstancia. 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img