Las + Recientes

Inseguridad e impunidad, riesgos para crecimiento: BdeM

Inseguridad e impunidad, riesgos para crecimiento: BdeM
La mayoría de los integrantes de la junta de gobierno del Banco de México consideraron que el balance de riesgos para el crecimiento de la economía continúa sesgado a la baja. Foto ‘La Jornada’

Ciudad de México. La mayoría de los integrantes de la junta de gobierno del Banco de México (BdeM) consideraron que el balance de riesgos para el crecimiento de la economía mexicana continúa sesgado a la baja y se ha deteriorado, de acuerdo con la Minuta de la Reunión con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el pasado 20 de diciembre del año pasado.

Entre los riesgos, la mayoría de los miembros de la junta de gobierno destacó los de carácter estructural derivados de la posible adopción de políticas que pudieran conducir a cambios profundos en la economía y la capacidad de crecimiento, así como los derivados de la falta de Estado de derecho, inseguridad pública e impunidad que están afectando considerablemente las perspectivas de inversión y crecimiento económico.

Durante la última reunión de 2018 estimaron que el balance de riesgos respecto a la trayectoria esperada para la inflación se ha deteriorado y muestra un importante sesgo al alza, en un entorno de marcada incertidumbre.

Además, un integrante agregó que los desafíos son más complejos al considerar que no se espera un incremento del cociente de inversión pública a PIB en los próximos años, que es difícil esperar que el dinamismo del consumo continúe en un entorno de persistente debilidad de la inversión, y que las exportaciones pueden verse afectadas ante la perspectiva de un menor crecimiento del comercio mundial.

Algunos integrantes mencionaron riesgos adicionales, entre los que destacan: que se enfrenten obstáculos en el proceso de ratificación de los acuerdos comerciales alcanzados entre México, Estados Unidos y Canadá; que se presenten factores que propicien mayor incertidumbre interna y una menor confianza en las perspectivas de la economía mexicana; y que se presenten algunos atrasos en la ejecución del gasto público ante el cambio de administración.

Otro integrante señaló que la trayectoria de la inversión continúa siendo un motivo de preocupación y notó que la inversión fija bruta mostró, hasta el mes de septiembre, una tendencia a la baja desde niveles muy reducidos.

Añadió que parece poco probable que este indicador se fortalezca en el corto plazo, y que si bien son varios los determinantes de la debilidad de la inversión, la falta de confianza es claramente uno de los más importantes entre ellos, por lo que de no tomarse acciones decididas para revertir esta situación la recuperación de la inversión se verá obstaculizada de manera importante.

La mayoría subrayó que, en opinión de analistas económicos encuestados por el Banco de México, la coyuntura actual para realizar inversiones pasa por un mal momento.

Uno de ellos alertó que dicho escenario empeoró considerablemente en la última encuesta. Otro expuso que los indicadores de confianza de las empresas han registrado en los últimos meses un deterioro generalizado, ubicándose los correspondientes al sector manufacturero, comercial y de la construcción en niveles considerados pesimistas.

Por otra parte, la mayoría resaltó la expansión del consumo privado. En cuanto a la demanda externa, algunos notaron que, en el margen, el dinamismo de las exportaciones manufactureras se ha moderado. Uno de ellos destacó el caso de las exportaciones automotrices. Otro manifestó que, no obstante el declive observado en octubre, las exportaciones manufactureras mantienen una tendencia alcista.

Por el lado de la producción, un integrante agregó que, si bien se ha mantenido el dinamismo de los servicios, en el margen se debilitó la actividad industrial, especialmente las manufacturas y la minería, la cual mostró un marcado deterioro asociado a la extracción de crudo.

La mayoría señaló que se han revisado a la baja las perspectivas de crecimiento económico para el cierre de este año y el siguiente, tanto por organismos internacionales como por dependencias públicas y organizaciones del sector privado. Un integrante destacó que el entorno de crecimiento para 2019 está sujeto a una elevada incertidumbre y dependerá tanto de las políticas públicas que se implementen como de sus efectos en la inversión privada y el consumo.

En este contexto, la mayoría de los miembros comentó que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja y se ha deteriorado. Uno agregó que el sesgo a la baja se observa tanto en un horizonte de corto como en el de mediano plazo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70