Los formidables retos laborales en la tierra nuestra

Los formidables retos laborales en la tierra nuestra

La aspiración de desarrollo social en México se ha cristalizado en las legislaciones laborales que hemos producido en México. Producto de la Revolución Mexicana se establecieron ideales de igualdad y justicia social, que se concretaron en la primera Ley Federal del Trabajo en 1931, que no sufrió modificaciones hasta 1970, donde se alteró para mejorar las expectativas de los trabajadores: se incluyeron los derechos al aguinaldo, primas de antigüedad y primas vacacionales. Ahora es un México ciertamente diferente: urbano, con más de 52 millones de trabajadores y frente a economías digitales y del conocimiento, además de competencia mundial selvática.
Retos esenciales como superar los 23 millones de trabajadores que laboran en la informalidad, y con ello, excluidos de seguridad social. Aunque es de hacerse notar que, tanto los analistas del tema como los propios motivos de la llamada Reforma Laboral aceptan que el objetivo es pasar a un mercado de trabajo formal, porque eso elevaría (según cálculos estandarizados) hasta un 16 por ciento más de ingresos por vía de las prestaciones que generan la formalidad, debemos poner dudas al respecto, porque todo el sistema de seguridad social en México atraviesa por una enorme crisis. Así, si el objetivo es hacer formales los empleos porque con ello consiguen seguridad social, y esta última está en estado de pulverización, muy poca esperanza genera esa estrategia. El sistema de pensiones y jubilaciones, la atención de salud y las posibilidades de créditos de vivienda, todos están pasando por caminos aciagos. Queda el ingreso, pero las ventajas de la formalización no están por ese lado, al contrario, los impuestos a la renta lo hacen poco atractivo.
El ingreso es una variable de la productividad, que depende de la agregación tecnológica y el conocimiento integrado en los procesos productivos. Pero no vemos que existan políticas para impulsar políticas de innovación propias. Más bien, observamos cómo se orientan a la dependencia tecnológica a través de la inversión extranjera. Otros retos están pendientes, aun cuando se anuncian pequeños avances, los cuales son insignificantes dada la magnitud de los retos: equidad de género en empleos e ingresos, trabajo infantil, nuevos puestos para jóvenes, acceso a personas con discapacidad, trabajo peligroso y toda el área de justicia laboral. En todo estamos atrasados.
Quisiéramos que las autoridades federales que vienen revisen este tema, el cual sigue estando (junto a la seguridad) entre las prioridades de los mexicanos. Y como no: somos un país con enormes brechas de injusticias salariales, las cuales se convierten en los pivotes de expulsión de miles de mexicanos al extranjero. Pensar desde el interior y poniendo las prioridades en los mexicanos. La relación comercial conflictiva con USA debe hacer reaccionar a los gobernantes mexicanos a crear estrategias económicas para que los mexicanos disfrutemos empleos decentes, pero en esta tierra nuestra.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70