“Ni siquiera tenemos un registro fidedigno” de la cifra de desapariciones: familiar de víctima

“Ni siquiera tenemos un registro fidedigno” de la cifra de desapariciones: familiar de víctima
Aspecto del Foro Implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada y Desaparición cometida por Particulares en el Estado de Zacatecas foto: andrés sánchez

Incluso recurrió directamente con el presidente Peña Nieto, sin resultados

“Esto no es vida, sobrevivimos nada más”, afirma una madre de familia

“Ni siquiera tenemos un registro fidedigno” dijo en su testimonio el padre de una de las víctimas, participante en el Foro Implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada y Desaparición cometida por Particulares en el Estado de Zacatecas, celebrado ayer, para entre otros efectos, generar una Carta-compromiso dirigida al gobernador Alejandro Tello Cristerna, que integre los puntos fundamentales para que se aplique en la entidad esta normatividad y que tiene como parte central la participación de los familiares.

“Acudí a los más altos niveles. Y yo me he planteado, bueno, y las personas que no tienen los recursos que yo tengo, las relaciones que yo tengo, pues viven una desesperación más profunda que la mía; el dolor es el mismo”, agregó la persona.

“Con mi posición recurrí directamente con el Presidente –Enrique Peña Nieto-, yo fui colaborador de su campaña”, agregó, para luego enumerar que también pudo acudir a la Secretaría de Gobernación (Segob), la Gendarmería, el Ejército, la Marina, y aún por sus relaciones al más alto nivel, contactar a gente de los cárteles del Pacífico y el Golfo en búsqueda del paradero de su hijo, desaparecido desde hace cuatro años. Todo sin éxito.

Esta búsqueda a los más altos niveles reiteró, le fue posible gracias “a las circunstancias de mi trabajo y mi trayectoria”.

También ofreció dinero para obtener información de quienes sabe tienen pistas para encontrar a su ser querido, “y lo más frustrante, irritante y trágico es que se los encuentra uno en la calle y no quieren decir”, tienen miedo.

Además de esta realidad que impide acceder a la verdad, encontró otra en la que todos con quienes acudió coinciden como se lo expresó un miembro del Ejército, “estamos muy penetrados, hay gente que antes de hacer los operativos les informan –a los malosos-. Es lo más grave, que el enemigo que tenemos, compañeras y compañeros, está dentro de los cuerpos policiacos”.

El relato de este padre de familia, un alto funcionario del Gobierno Federal, expuso el interés fundamental de todos y todas quienes buscan a sus seres queridos, su encuentro.

Dar con mecanismos para que de manera anónima, quienes tienen esa información puedan proporcionarla y terminar con lo que ha resultado “un calvario” que cuentan por años, meses, y días exactos y que describen con las palabras incertidumbre, zozobra, impotencia y dolor.

“Esto no es vida, sobrevivimos nada más”, dijo otra voz, ésta la de una de las madres de los desaparecidos en Zacatecas.

Los relatos hablan de denuncias que se interponen ante las autoridades competentes y el transcurrir de meses o años sin que haya avances en las investigaciones, de vueltas y vueltas a veces desde los municipios a la capital del estado sin recursos ni apoyos y que tienen como única respuesta el consejo de ser “pacientes”; el realizar indagatorias por cuenta propia que tienen como resultado, como se expuso uno de los casos, que “en cuanto salimos se ve, se escucha que rompen las hojas con la información que nosotros llevamos y las tiran”.

Ante la cifra de entre 30 mil a 50 mil desparecidos que se maneja en el país sin que haya el registro fidedigno que reclaman los familiares, el mismo padre de familia expuso la necesidad de utilizar tecnología para su encuentro ya disponible en países como Japón y Alemania.

“Si podemos encontrar oro y plata vía satelital, ¿cómo va ser posible que no haya tecnologías avanzadas para encontrar 50 mil restos humanos?”.

En el tema de las desapariciones en México forzadas y cometidas por particulares, el actuar del Gobierno federal ha sido no solo mediocre dijo, sino “verdaderamente reprobable”.

Agregó que ya no le preocupa el problema de que haya un gobierno o un Estado fallido en México, sino “que nosotros pasemos como una generación fallida”.

Y expuso el ánimo de todos y todas los que ayer estuvieron presentes en el foro, su voluntad y determinación de buscar a sus hijos, a sus hijas, a sus familiares, “los años que me quedan de vida”.

Dedicarlos “a esta lucha que yo reconozco que para ustedes ha sido mucho más difícil que para mí, pero el dolor y el interés es el mismo”.

Las cifras, las vidas

En el país, expuso, se habla de entre 30 mil a 50 mil desaparecidos. Mientras que en la entidad con los datos de la Fiscalía General de Justicia, estos proporcionados por la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Zacatecas, María de la Luz Domínguez Campos, cifra sustentada en carpetas de investigación iniciadas desde el 28 de diciembre del 2007 al 31 de marzo de 2017, se habla de mil 26 personas, de las cuales han sido localizadas 370 y siguen sin ubicarse 656.

En el transcurso total del año 2017 la Fiscalía supo mediante denuncias, de 166 personas desaparecidas de las cuales 61 fueron localizadas. Y este 2018 las autoridades saben de 51 desapariciones, y del encuentro posterior 15 personas, que aclaró Domínguez Campos, refieren solo casos de delitos cometidos por particulares.

María de la Luz Domínguez Campos precisó también que la CDHEZ ha recibido quejas por tres casos de desaparición forzada atribuible a la Policía Estatal, ocurridos respectivamente en Loreto y Villa Hidalgo, y uno más, reciente, que señala como presuntos responsables a elementos municipales de Nochistlán.

El organismo defensor de derechos humanos también acompaña en la revisión de los expedientes que lleva la Fiscalía General de Justicia de Zacatecas, a 15 familias que padecen la desaparición por particulares de sus seres queridos.

Por su parte la cabeza de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas en el estado (CEAV), Everardo Ramírez Aguayo, dijo que el organismo está atendiendo con asesoría jurídica, atención psicológica y de trabajo social, a las familias de 53 personas en calidad de desaparecidas por particulares, y otras entre 14 o 15 de casos cometidos por agentes del Estado, en los que presuntamente se acusa la participación tanto de corporaciones municipales y estatales.

Implementar la LGDFyDP

Ayer las palabras de Graciela Reyes Rodríguez integrante del colectivo Familias Unidas en Busca de una Esperanza ofrecidas en la inauguración del foro, expusieron el agradecimiento a las autoridades competentes en la búsqueda de las personas en calidad de desaparecidas, “hacen un gran esfuerzo”, pero agregó, “no es suficiente”.

Dirigiéndose a quienes no han sido tocados por la tragedia de desconocer donde se encuentran sus familiares, hizo una invitación a “que se solidaricen con nosotros”.

Por su parte, Ricardo Bermeo Padilla, integrante de Zacatecanos por la paz, organización solidaria con los familiares de víctimas de desaparición forzada y por particulares en la entidad, agradeció la presencia de éstos y subrayó la importancia de la empatía social para su situación; señaló a este  fenómeno delictivo como “uno de los síntomas más visibles de la crisis civilizatoria en la que nos encontramos”.

Los trabajos del Foro Implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada y Desaparición Cometida por Particulares en el Estado de Zacatecas, se realizaron en una sola jornada.

El evento tuvo la asistencia de Alan García Campos, jefe de la Unidad de Análisis de la Oficina del Alto Comisionado en Derechos Humanos de la ONU-México, Francisco Olvera Acevedo, delegado del Consejo Nacional Ciudadano constituido por mandato de la Ley General de Desaparición, los presidentes de las comisiones de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, y Estatal de Atención a Víctimas, respectivamente, María de la Luz Domínguez Campos, y Everardo Ramírez Aguayo, y representantes locales de los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

Participaron en las mesas y conferencias, integrantes de Serapaz, la Academia Interamericana de Derechos Humanos, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, y el Centro Diocesano de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, así como los familiares integrados al colectivo Familias Unidas en Busca de Una Esperanza.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70