Pronto llegarán jornaleros agrícolas a Fresnillo para trabajar en las cosechas

Pronto llegarán jornaleros agrícolas a Fresnillo para trabajar en las cosechas
Debido a que no hay un albergue, quienes determinen trabajar en los campos tendrán que pagar excesivas rentas FOTOS: SUSANA ZACARÍAS

En años anteriores se recibían hasta 5 mil trabajadores, pero la cifra se redujo en 50 por ciento

Autoridades alistan operativos; entre ellos la venta de alcohol, el servicio de limpia y vigilancia

 

Como cada año, habitantes de la comunidad de Río Florido esperan la llegada de los jornaleros agrícolas que durante los próximos seis meses se dedicarán a realizar acciones de preparación de tierras y recolección de cultivos; a la par también las autoridades municipales alistan los operativos para disminuir los impactos que representa el incremento de la población.

Para este año, se espera que sea menor la presencia del grupo poblacional, pues autoridades municipales señalan que el estiaje, la falta de lluvias en el municipio y la poca paga para efectuar las actividades de jornaleo son las principales causas que han provocado que los campos fresnillenses registren baja presencia de trabajadores.

Según estimaciones de años anteriores, los campos agrícolas fresnillenses recibían en promedio a 5 mil personas provenientes de los estados de Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Nayarit y Chiapas, principalmente, pero en los últimos años la tendencia ha marcado un descenso de visitantes de hasta 50 por ciento.

De cumplirse el pronóstico, se espera que el primer grupo de jornaleros agrícolas que lleguen al municipio sea aproximado a 600 personas, tal y como se registro durante abril de 2017, lo que representa 12 por ciento del universo de personas que se esperan lleguen a trabajar a los campos de El Mineral.

Pese al vaticino de descenso de jornaleros para el ciclo agrícola 2018, autoridades municipales, en coordinación con la Secretaría de Gobierno, preparan ya el inicio de los operativos antes de su llegada, mismos que consisten en la regulación de la venta de alcohol, garantizar el servicio de limpia y la vigilancia, tanto para los lugareños y foráneos.

“Desde el año pasado contamos con un protocolo para trabajar de manera conjunta con Gobierno del Estado para brindar atención a los jornaleros, el tema que estamos dando prioridad es el tema de seguridad para evitar que como el año pasado se presenten los robos a las viviendas de los pobladores y de los jornaleros”, indicó Daniel Isaac Ramírez Díaz, secretario del ayuntamiento.

Otro de los aspectos que ya se trabaja antes de la llegada de los trabajadores del campo es la regulación para la venta de bebidas embriagantes en las tiendas y cadenas comerciales; en esta ocasión se implementarán operativos de verificación para evitar la comercialización a horarios fuera de lo establecido y en caso de detectar anomalías la implementación de multas, sanciones e incluso cancelaciones de licencias para quienes desacaten el ordenamiento.

El responsable de política interna en el municipio confía en que se pueda lograr saldo blanco en esta edición; recordó que el año pasado únicamente atendieron un reporte de agresión entre jornaleros que se hirieron con armas blancas, pero se redujo en gran porcentaje los casos de agresión provocados por el excesivo consumo de bebidas embriagantes.

Otros de los aspectos que pretenden acatar para la próxima llegada es garantizar servicios como salud, alimentación, trabajo digno, servicios básicos, vivienda y uno de los más importantes para los hijos de los jornaleros, la educación para evitar su rezago durante su estancia en las diversas comunidades de Fresnillo.

Además, para este ciclo agrícola 2018 de nueva cuenta no se tendrá construido el albergue para jornaleros, espacio prometido desde hace seis años para que funcione como posada y atender la demanda de la población flotante, aunque el ejido de la comunidad de Río Florido donó el espacio para la construcción del inmueble, éste tendrá que esperar.

En años anteriores, autoridades municipales y estatales buscaron hacer las gestiones necesarias ante la Federación para poder etiquetar recursos económicos y concretar la construcción del albergue para jornaleros, que dentro de su proyecto inicial pretendía brindar de dormitorios, baños y servicio de comedor a un aproximado de 200 personas.

Por lo pronto, quienes determinen trabajar en los campos fresnillenses tendrán que pagar excesivas rentas, que van desde los 500 a 700 pesos semanales por espacios reducidos; ante el abuso de los precios y en últimas ocasiones, los jornaleros han adoptado una postura de no pagar a sus arrendados e incluso han protagonizado disturbios donde utilizan sus herramientas de trabajo para omitir el pago por vivienda.

“El año pasado llegaron menos jornaleros de los que se esperaban, y de los que sí llegaron se retiraron, se espera que en esta ocasión se tenga un comportamiento similar”, anunció Ramírez Díaz, pero aclaró que pese al comportamiento, las actividades preventivas continuarán para garantizar las necesidades de los pobladores y los trabajadores agrícolas.

Se espera que el primer grupo de jornaleros agrícolas que lleguen al municipio sea aproximado a 600 personas

Recuento de 2017
Durante el ciclo agrícola 2017, cerca de 200 jornaleros que se instalaron en la comunidad de Río Florido, emigraron al estado de Sonora en búsqueda de mejores condiciones laborales ante la falta de oportunidades en los campos fresnillenses, además los altos costos en rentas, alimentos y robos fueron factores para su retiro.

Fue durante el último fin de semana del mes de junio de 2017 cuando los trabajadores decidieron viajar con sus familias al estado en mención, la oportunidad la conocieron de otros jornaleros quienes aseguraron que en aquellos campos el pago por las faenas agrícolas era mejor a comparación de Fresnillo, eso sin considerar que son más bajos los costos de hospedaje y alimentación.

En cifras, los trabajadores agrícolas que se retiraron representaron 8 por ciento del universo de jornaleros que llegaron a Río Florido durante un lapso de cinco meses, ese año únicamente llegaron cerca de 2 mil 500 personas cuando en otros años eran más de 5 mil los trabajadores que se dedican en la cosecha de chile, tomatillo y cebolla principalmente.

Son alrededor de 2 mil hectáreas usadas para el cultivo de cebolla y otras mil 200 para la producción de chile, mismas que esperan a una gran cantidad de trabajadores que año con año llegan con todo y familias en búsqueda del sustento y este fenómeno ha provocado incluso fallidos acuerdos interinstitucionales para garantizar su atención.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70