Arrancaron las campañas: dos pistas con diferente forma de competencia

Arrancaron las campañas: dos pistas con diferente forma de competencia

Han iniciado formalmente las campañas electorales. Como las llamadas precampañas y las intercampañas ocurrieron con las candidaturas a la presidencia ya definidas, en realidad se convirtieron en puja entre los tres principales candidatos. Eso posibilitó que se midieran las preferencias con tiempo suficiente, lo que permitió conocer los márgenes entre los contendientes en la meta de salida. El tercer lugar en el que se encuentra el candidato oficial y el poco tiempo que tiene para remontar, moviliza las fuerzas más oscuras hacia las estrategias de campaña negra. Ya tuvimos una prueba de uso político electoral de la PGR para tratar de descarrilar al segundo lugar, al mismo tiempo que protegen al ex gobernador de Chihuahua. Ese escenario ha resultado patético. El tema central de las presentes campañas es la corrupción, y el candidato oficial está en medio de sendas paradojas para posicionarse con credibilidad en este terreno. El candidato puntero tiene (él personalmente) credibilidad en los temas de manejo de recursos públicos, sin embargo, será atacado con una estrategia que lo hizo vulnerable en las anteriores campañas presidenciales: la credibilidad de sus colaboradores o aliados. Lo que podemos estar seguros es que vienen ataques brutales y muy sucios para intentar disminuirle el apoyo popular. Y pues hay un poco menos de 30 por ciento del electorado que no ha definido su voto, margen suficiente para intentar cambiar los resultados electorales.
Sin embargo, hay dos pistas o dos pisos en el proceso electoral: el nacional y los estatales. Son lógicas diferentes de comportamiento. La unidad de las coaliciones no se ha visto fracturada en la elección presidencial, pero en los procesos locales han salido las contradicciones de manera importante. En esta pista todas las coaliciones han sufrido fragmentaciones. Por ejemplo en Zacatecas, el PT ha presentado problemas con Morena, y Morena a su interior tiene problemas por la extrañísima suspensión de su dirigente estatal; de igual manera la alianza PAN-PRD, y la ruptura del Verde con el PRI. A nivel local se expresan de manera más nítida las contradicciones entre los cacicazgos y de estos con los aguerridos militantes. Los cambios de partido más significativos se deben a inconformidades locales. Será importante observar qué tanto impactan estas fracturas en los resultados nacionales y, específicamente, en las elecciones presidenciales. Puede convertirse en un factor de riesgo para los resultados más relevantes. Para el caso de Zacatecas hay preocupaciones específicas: ¿qué consecuencias tendrá para la administración estatal si el gobernador pierde la mayoría en la Legislatura? De igual forma, ¿cuál será el impacto en la implementación del Plan Estatal de Desarrollo si pierde los municipios con mayor peso poblacional del estado? Este escenario es esencial para las fuerzas que están calculando la configuración política para la próxima gubernatura estatal. Para la actual administración estatal será muy difícil si tiene un Gobierno Federal de distinto signo y, al mismo tiempo, sus gestores (diputados federales) y el Congreso local son ajenos. Eso hace prever que el gobernador se convierta en un muy activo actor electoral en esta contienda. Eso de que “no meterá las manos” es poco probable. En suma, estaremos atentos al desarrollo del proceso electoral actual en sus dos pistas y lógicas de comportamiento.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70