Seis años sin el PRIAN

Seis años sin el PRIAN

La campaña lanzada por el Partido Revolucionario Institucional hace algunos días, además de ser una estrategia perversa, que tiene como objetivo el infundir temor entre la población que aún se encuentra indecisa sobre a quién brindarle su voto el próximo primero de julio, resulta un mensaje de temor que el priismo lanza a quién encabeza las preferencias electorales hasta ahora, sin querer permiten que sus oponentes se enteren de la desesperación que les genera la enorme posibilidad de perder los beneficios y la impunidad que hasta ahora ellos mismos se han brindado mediante la corrupción. En dicho mensaje intentan pedirle a los mexicanos que se imaginen un día sin el PRI, un día sin educación pública, sin atención madica, sin programas sociales,, sin desayunos escolares, sin créditos y apoyos para la vivienda y concluyen diciéndonos que no valoramos lo que hasta ahora ellos han “construido”, que algún día podemos perderlos, sin duda, dicho partido ha sido el que ha logrado crear dichos programas, durante años han mantenido el poder en sus manos con excepción de doce años que le permitieron al Partido Acción Nacional probar un poco de la deliciosa miel del dinero y de la impunidad.
No han mencionado que dichos programas de apoyo a la vivienda, de despensas, de crédito público y los demás existentes, fueron creados de manera perversa y acertada (para ellos) para mantener y administrar la pobreza y el número de mexicanos que viven en tal condición, con la finalidad de poder utilizarlos en tiempos electorales y así condicionar el voto de quienes son “beneficiaros” de los mismos, la prueba fehaciente es dicho video, al mismo tiempo dichos programas les han servido (a la mafia del poder PRI-PAN) para lograr el desvío de recursos de los mismos mediante facturas falsas, medicamentos comprados como tal pero que terminan inyectando agua, triangulación de recursos mediante empresas de amigos para poder enriquecerse, recibir casas por parte de constructoras que cuestan millones de pesos a cambio de obra pública y un sin fin de métodos que han utilizado para hacerse del dinero que el pueblo mexicano suda con el sudor de su frente.
Como consecuencia de toda esta corrupción tenemos el país en el que hoy vivimos, un México sumido en la violencia, en la inseguridad, con la escuela pública cada vez más abandonada, con un gran porcentaje de jóvenes desertando de sus estudios por falta de recursos, con miles de personas involucrándose con el crimen organizado por falta de oportunidades, con servicios de salud que carecen de medicamentos y de una atención médica de calidad y no porque no existan buenos médicos, sino por la falta de recurso para proporcionarla, un país en el que prometen bajar los precios de gasolina aplicando reformas diseñadas para que transnacionales se beneficien y enriquezcan de los recursos naturales que nos pertenecen a los mexicanos, precios que terminan aumentando el triple de su costo y que como consecuencia disparan los precios de la canasta básica.
Si, millones de personas se benefician de los programas que el PRI ha creado, 55 millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza para ser exactos, cifra que ha ido en aumento sexenio con sexenio, las razones ya las conocemos, beneficiarse, enriquecerse y venderle a la población cifras en miles de millones de pesos destinados para tales fines.
Ahora, en lugar de imaginar un año de las pésimas condiciones y de la miseria en las que nos mantienen, imaginemos seis años sin un gobierno que lucre con nuestras necesidades, sin representantes que lucren con la injusticia, con la pobreza y con la desigualdad, un sexenio en el que el recurso público destinado para bonos de funcionarios y los grandes sueldos que reciben, sea destinado para mejorar la educación pública, que nuestros hijos reciban una educación digna y en espacios dignos, para mejorar las carreteras, los espacios y los servicios públicos, que sea aplicada una verdadera estrategia para terminar con la corrupción, seis años en el que se busque rescatar los principios y valores que hemos perdido como sociedad y como personas debido a la descomposición del tejido social.
Seis años sin el PRIAN permitirán el desarrollo y progreso de nuestra nación, la participación activa de los ciudadanos en el ámbito público y político del país logrará la construcción de una nueva sociedad y de un nuevo gobierno en los que el bienestar, la paz social y la justicia alcance a todos los mexicanos sin distinción alguna. Serán años de continuar luchando contra los intereses de unos cuantos, sin embargo, el cambio ya dio inició.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70