27.8 C
Zacatecas
martes, 18 junio, 2024
spot_img

El SPAUAZ en su laberinto: la soledad

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALBERTO VÉLEZ RODRÍGUEZ • ROLANDO ALVARADO FLORES •

Se escucha algún ruido en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), organizado por quienes dicen dirigir el Sindicato del Personal Académico de la UAZ (SPAUAZ).  Así, por ejemplo, Juan Carlos Girón Enríquez, Enrique Viramontes Cabrera, Pedro Martínez Arteaga, Miguel Moctezuma Longoria – reconocibles seguidores y asesores de la Dra. Jenny González Arenas, y personajes muy visibles, pues sólo ellos asisten, en los paros organizados al margen de las instancias legales del SPAUAZ- entregan un documento, el día 8 de mayo de 2024, dirigido al Consejo Universitario y a la Presidencia Colegiada. Dicen que van de respaldo 2047 firmas, que no entregan debido a “las actitudes de presión e intimidación a las que nos hemos enfrentado”, y solicitan se convoque a sesión del Consejo Universitario. Por supuesto, de acuerdo a la normatividad, no se necesitan miles de firmas, basta dirigir un escrito a la Presidencia Colegiada, o reunir tres miembros de esta o el número suficiente de consejeros por sector. No lo hicieron así, dicen haber reunido firmas, como en intento de campaña electoral. Y con seguridad es así, pues el Lic. Alfredo Femat Bañuelos, depuesto candidato a una diputación federal, manejó el nombre de la Dra. González Arenas como posible candidata a la rectoría. ¿Buscan la legalidad? El Consejo Universitario ya emitió un resultado, que si quieren controvertir deberían acudir a los juzgados competentes (quizá ignoran cuáles son). Pero no, lo que hacen es propaganda distractora. ¿De qué? de un asunto de verdad grave que tiene en vilo al SPAUAZ y su dirigencia. A un año de haber defraudado en las elecciones de Comité Ejecutivo de 2023; recuérdese la triste actuación del Notario Jaime Casas Madero como “ajustador” de votos; la dirigencia sindical encabezada por la Dra. Jenny González Arenas es un fracaso. Y esto no es una observación subjetiva, existen parámetros objetivos que así lo indican. ¿Cuáles son? El más notorio es el número de juicios por parte de los agremiados al sindicato contra su supuesta dirigente. Esto en sí es en extremo delicado. Quien debería defender a los miembros del sindicato los ataca y estos responden con demandas. Durante la supuesta “Reforma estatutaria” la dirigente decidió excluir a más de 500 sindicalizados mediante el argumento de la exigencia, al parecer de la Ley Federal del Trabajo (LFT), de que se “reafiliaran”. Resultó falso, se le anuló un padrón y la reforma está suspendida por causa de la irresponsabilidad y actitud patronal de la secretaria general. Después trató de usurpar las funciones de las delegaciones, como en la delegación de ingeniería eléctrica y obtuvo demandas en contra (“Denuncian intención ilegal de Jenny González para cambiar delegado de ingeniería eléctrica” La Jornada Zacatecas 12/02/2024). De remate, se autonombra representante del SPAUAZ ante la Comisión Mixta de Admisión Adscripción y Promoción UAZ-SPAUAZ y se gana otra demanda (“Rectoría debe abstenerse de reconocer a representantes de comisión mixta: delegaciones sindicales democráticas” La Jornada Zacatecas, 21/03/2024).  Por si lo anterior fuese poco, el comité ejecutivo de manera abierta y con recursos de todos los agremiados convocó a huelga y perdió. Malinterpretó la voluntad de las bases del SPAUAZ. Todavía peor: acusó a la presente rectoría de haber emitido basificaciones irregulares y, hasta el momento, las únicas que han sido evidentes son las que otorgó el Dr. Antonio Guzmán Fernández. Ya son 13 en la Unidad Académica de Ciencias Biológicas, y la dirigencia no ha se ha estrujado las vestiduras con denuncias por “violación inadmisible de derechos”. No lo hace porque el Dr. Guzmán es “benefactor” del presente comité ejecutivo, y asesor personal de la Dra. González. Se nota el talante político de las acciones de los dirigentes sindicales: encubren las violaciones flagrantes de sus aliados, pero acusan sin piedad a quienes no rinden pleitesía a sus políticas discriminatorias, anti democráticas y delincuenciales. Por todo lo ya relatado, la actual dirigente sindical, Dra. Jenny González Arenas, está sola, sin rumbo, deslegitimada y no ya en acelerado declive, de plano caída en el suelo y subordinada a asesores que, o quieren el caos o buscan dinero. Por cierto, tampoco se ha informado del manejo financiero como lo exige, aquí sí, la LFT. Para decirlo en palabras fatales: la actual dirigencia del SPAUAZ debería renunciar y convocarse de nuevo a otra elección de comité ejecutivo. Es ante esta terrible situación, de verdad “histórica” pues ningún dirigente cometió tantos errores de conducción como la actual, es que se establece una estrategia de cobertura. Para eso, desde los lupanares que asesoran a la secretaria general, se lanzan distractores. Uno de ellos es la supuesta convocatoria al consejo universitario, sin firmas y por fuera de la ley. Otra una supuesta discusión del problema de las cuentas individuales. Pero no funcionan, los docentes no son tontos y lo que ya esperan es la fecha en la que se convoque a Asamblea General del SPAUAZ para que se destituya a la secretaria general y se nombre otro. Uno que sí conozca del sindicato, que no sea un burócrata trasnochado de la rectoría con ínfulas de dictador africano. No debe tomarse a broma la situación por la que atraviesa el sindicato, pues está de por medio la viabilidad de la contratación colectiva.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -