El Estado mexicano no tiene una política para enfrentar la violencia en contra de las mujeres

El Estado mexicano no tiene una política para  enfrentar la violencia en contra de las mujeres
Patricia Olamendi Torres presentó en Zacatecas el libro Feminicidios en México ■ foto: andrés sánchez

■ Existen paliativos y, lo más grave, existe simulación: Patricia Olamendi Torres

■ Imposible hacer un trabajo de prevención cuando no se tienen estadísticas en dependencias gubernamentales

El Estado mexicano no tiene una política para enfrentar la violencia en contra de las mujeres; existen paliativos y, lo más grave, existe simulación.

Con esta sentencia presentó ayer el libro Feminicidios en México su autora Patricia Olamendi Torres, quien advirtió que “tenemos que aceptar que vivimos en un clima de impunidad (…) que le está ganando el camino al Estado de Derecho”.

Este evento fue organizado por la Coordinadora Feminista Olimpia de Gouges Asociación civil y las comisiones de Igualdad de Género y de Seguridad Pública y Justicia de la 62 Legislatura local, en el marco del Día Internacional en Contra de la Violencia Hacia las Mujeres, que se conmemora este mes de marzo.

Olamendi Torres, siendo estudiante de Derecho, realizó su servicio social en la agencia de Ministerio Público del barrio de Tepito en la Ciudad de México. Ahí fue donde conoció la realidad que imperaba en aquellos años en el país y que continúa hoy en día lacerando a la sociedad mexicana, en concreto, a las mujeres.

“Recibí mujeres embarazadas con el rostro ensangrentado, golpeado”. Esa crueldad cotidiana que enfrentó en aquel momento le llevó a involucrarse en una organización civil que atendía situaciones de estas características y, desde entonces, se ha especializado en el tema e incluso ha formado parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Su camino inició, recordó ayer, “cuando la violencia contra la mujer no era delito y la pregunta era por qué te metes en la vida privada de los matrimonios”.

De esa época a la actualidad ha habido avances y, al hablar de ellos, dijo que no se puede dejar al margen el aporte de las mujeres y sobre todo del movimiento feminista que luchó por la igualdad.

Comentó que al inicio no se combatía la violencia hacia las mujeres, sino que la pelea fue en contra de gobiernos y países para visibilizar el problema de la discriminación, cuya “expresión más brutal” es precisamente la violencia.

Olamendi Torres resaltó que inclusive se tuvo que pelear en contra de los mecanismos de derechos humanos para que éstos les fueran reconocidos a las mujeres, por lo que concluyó que “hasta el 93 fuimos reconocidas como seres humanos”.

Tras hacer esta puntualización, sostuvo que fue hasta el año 1994 cuando se empezó a hablar de violencia en contra de las mujeres. Eso, precisó, fue “hace muy poco” y, aunque ha habido triunfos, consideró que todavía hoy hay muchas formas de violencia que no están reconocidas en las leyes del país.

Mencionó por ejemplo que en el tema de hostigamiento sexual no existe una jurisprudencia, debido a que los casos no han llegado a los tribunales. Con esta situación, agregó, se puede advertir “de qué tamaño es la resistencia”.

Añadió que en torno al abuso sexual no hay “prácticamente” sentencias e hizo referencia a un estudio en el que analizó averiguaciones previas de este delito, sobre todo en contra de niños, y concluyó que casi en ningún caso se había consignado a los responsables.

Otro trabajo de investigación que mencionó fue el que llevó a cabo sobre los feminicidios en el Estado de México. En este sentido dijo que, a pesar de haberse aprobado este tipo penal desde el año 2009, casi 40 por ciento de las víctimas asesinadas hasta 2014 habían presentado denuncias previas en contra de sus agresores.

En el caso de la trata de personas también en esta entidad y en Tlaxcala, advirtió que las denuncias de las víctimas fueron archivadas como actas circunstanciadas.

Tras hacer este recuento, fue cuando la autora del libro Feminicidios en México advirtió que no existen en México políticas de Estado para combatir la violencia en contra de las mujeres.

Además, consideró que es imposible hacer un trabajo de prevención cuando ni siquiera se tienen estadísticas en las dependencias gubernamentales ya que, sostuvo, al solicitar información detallada sobre esta problemática a los gobiernos se responden con las cifras de una encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y no con bases de datos propias.

Al respecto, preguntó: “¿Cuándo vamos a hacer prevención? ¿Vamos a seguir contando muertas o vamos a contar vivas?”.

Insistió , en que no se puede seguir apostando a una política de reacción en lugar de acciones preventivas para las que se requieren diagnósticos previos.

Ante el escenario descrito, Olamendi Torres expuso que la intención de este libro es hacer “un llamado al ‘Ya basta’; aportamos mucho, seguimos aportando mucho y no hay una respuesta al nivel de la exigencia de este país”.

Concluyó su presentación asegurando que los derechos de las mujeres están conquistados y ahora deben de enfocarse a la segunda etapa que es salir a exigirlos, lo que consideró que debe hacerse en conjunto entre la sociedad y el gobierno.

En la presentación del libro este lunes en el salón de recepciones de Palacio de Gobierno estuvieron como comentaristas la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres Rodríguez, y Martha Guerrero Ortiz, académica integrante del grupo de especialistas que analiza la alerta de género para el estado de Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70