Episodio en Rectoría hace 40 años, muestra de la unión entre fuerzas: Medina Lizalde

Episodio en Rectoría hace 40 años, muestra de la unión entre fuerzas: Medina Lizalde

El episodio de la toma de la Rectoría de la Universidad Autónoma de Zacatecas ocurrido hoy hace 40 años por un grupo cuya “visión había sido derrotada” en el Foro de Reforma de 1971, ofrece “la certeza de que las fuerzas democráticas y de izquierda sí se saben unir cuando se enfrentan a una amenaza superior”, dijo Luis Medina Lizalde.

“Porque el asalto a la Rectoría fue la respuesta de un sector que resentía la acción que desplegaba la izquierda en todo el territorio vinculándose a las causas de la gente”.

Para 1977 recordó Medina Lizalde, entonces miembro de la comunidad universitaria, ya había terminado el ciclo de movilizaciones agrarias que culminaron en el reparto de tierras en la entidad.

“Y eso había permitido que afloraran diferencias importantes entre los núcleos de izquierda” que, comentó, se hubieran ahondado más si la derecha no hubiera tomado Rectoría aquel 10 de enero con el pretexto de oponerse al pase automático en la Escuela de Medicina.

“Esa acción de gente que se cubría el rostro y que fue protegida por la policía, hizo que hiciéramos a un lado todas nuestras diferencias y que juntos diéramos una respuesta muy unificada para la cual fue clave el respaldo popular que recibimos los universitarios”.

Detrás de este respaldo, había varios años de activismo continuo en las colonias populares y en las comunidades rurales “que habían sacudido el orden establecido con la contundencia de sus acciones”, mismo que tuvo como agentes vinculados a universitarios cuyas tendencias de izquierda se diferenciaban en “la vía de cambio”: maoístas, guevaristas, pro soviéticos, pro chinos, trostskistas, citó.

“Una constelación que no impedía la armonía, sino que se trataba de una fuerza con mucha discusión, con mucho debate, pero también con mucha acción”.

Recordó que el acceso amplio a la Universidad para los zacatecanos lo conquistó aquella generación de jóvenes que emprendieron esas luchas, “no llegó del cielo”.

Y en la coyuntura actual de las dificultades de la institución, refirió asimismo que con todo y los cobros actuales, la Universidad Autónoma de Zacatecas se mantienen en el país como la segunda más barata, por lo que mantiene sus puertas abiertas a los sectores pobres de la sociedad.

“Pero es una conquista que nunca puede considerarse definitiva, creo que la lucha por la universidad pública es vigente” y es una lucha que tiene que darse con organización, eficiencia y transparencia, y con la disposición de arrancarle al Estado lo que nunca ha dado voluntariamente.

A 40 años de la toma de Rectoría por un grupo que pretendía así mantener sus privilegios, comentó que el Estado y el gobierno de la entidad “nunca ha tenido un proyecto de educación superior; hasta en sus discursos traslucen que ven a la Universidad como una carga, no como una institución de Estado que cumple una función estratégica en el desarrollo de la entidad”.

Comentó asimismo respecto de una nota periodística que refiere la tramitación de amparos contra el impuesto que pretendidamente busca obtener recursos para la UAZ, que el número de ellos no es significativo (10), pues aunque la Universidad ha padecido años de “satanización continua” en medios de comunicación, la mayoría de las veces sin sustento y sin rigor, la ciudadanía en general no comparte esas posturas de descalificación, pues la UAZ sigue siendo la institución de educación superior en Zacatecas que mayor convocatoria tiene.

Sobre el incremento al citado impuesto reiteró como ha dicho anteriormente, que detrás hubo una intención perversa de Gobierno del Estado para canalizar el descontento social por los gravámenes, hacia la UAZ, “es una maniobra muy hostil”.

Contrario a las campañas de desprestigio de que ha sido objeto, criticó a los medios de comunicación por no haber destacado en contrario, que sus egresados han conquistado “muchos espacios en las más prestigiadas instituciones de formación de posgrado en el mundo” y accedido gracias a su formación a las universidad extranjeras y nacionales más exigentes y respecto del porcentaje de ellos que se han integrado al Sistema Nacional de Investigadores y han aportado y aportan, contribuciones estratégicas para el desarrollo cultural.

Estos vacíos informativos han permitido la difusión de “versiones irresponsables que se expresan en una frase sin sustento, pero que habla de una descalificación gratuita –proferida- desde el prejuicio cuando se refieren a la Universidad, como un barril sin fondo”.

Observó además que estas expresiones se ofrecen en un momento en que la educación superior directamente administrada por el estado mediante el sistema descentralizado, “está en peor situación que la propia Universidad”, pero en la que no obstante sus directores obtienen mejores salarios que los correspondientes de los de unidades académicas de la UAZ.

“Veo que esa denigración y en algunos sectores universitarios esa autodenigración, produce esas reacciones ciudadanas, pero creo que son muy pocas, son esporádicas”, y que se expresa mayoritariamente una visión que expresa que apoyar a la UAZ es apoyar a Zacatecas, pues nadie puede negar su vitalidad en el proceso global de desarrollo del estado.

Luis Medina Lizalde, coordinador de la bancada del partido Movimiento de Regeneración Nacional en la 62 Legislatura del estado, también expuso en comparación a las luchas de hace 40 años, y las que actualmente se expresan por parte de la ciudadanía en las calles de todos el país y concretamente de Zacatecas, ahora por el gasolinazo, “que la izquierda ha madurado para saber que hay que sumarse al ciudadano inconforme” renunciando a capitalizar la inconformidad.

De esta manera se presentan incluso sus personajes emblemáticos, “sin banderines, sin disputar templetes a los oradores, sin más pretensiones que estar ahí hablando con su presencia”.

Agregó a la lectura a 40 años de la toma de Rectoría de la UAZ por fuerzas de derecha, que la evolución política del país acabó “con una circunstancia privilegiada para el desarrollo del pensamiento” que se daba al interior de las universidades, pues éstas dejaron de ser el espacio exclusivo para el libre debate de los grandes asuntos nacionales amén de que fueron conquistándose o abriéndose otros.

“La desaparición de la Universidad como protagonista de primera línea en la inconformidad, fue un conjunto de circunstancias que mucho tuvieron que ver con la flexibilización del sistema político iniciado por –Jesús- Reyes Heroles”.

Mediante tres amnistías consecutivas, el sistema logró incorporar a aquellos que se habían involucrado en la lucha armada, y se impulsó la pluralidad en instituciones como el Congreso de la Unión, lo que explica la pérdida del protagonismo de las universidades en el debate de lo público, no solamente para el caso de la Autónoma de Zacatecas, sino de otras que eran las más combativas en el país, como las de Puebla, Oaxaca o Guerrero, mencionó.

“Es un proceso complejo al que todavía no le hemos dado cabal respuesta, creo que falta estudio, falta investigación. Pero creo que también nuestra generación no generó una continuidad histórica, que ahí nosotros tenemos algo que reprocharnos al respecto, no aseguramos la continuidad, a la mejor por el sectarismo que se impuso. En fin, creo que es una pregunta que está en el aire…”.

Banner Home Videos 578 x 70

Post source : Luis Medina Lizalde, coordinador de la bancada del partido Movimiento de Regeneración Nacional ■ foto: LA JORNADA ZACATECAS

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70