‘Sin señas particulares’, de Fernanda Valadez: infierno en la tierra

‘Sin señas particulares’, de Fernanda Valadez: infierno en la tierra

La Gualdra 491 / Cine

La acción inicial toma lugar en Guanajuato. El hijo adolescente de Magdalena (Mercedes Hernández) le informa a su madre que ha decidido irse al otro lado, como indocumentado, en compañía de un amigo suyo. Ella acepta, pues sabe que en algún momento el jovencito deberá emprender su propio camino. 

Pero al pasar los meses, y sin tener ninguna noticia sobre él, la madre acude a las autoridades para dar con su paradero. Ante la negativa de la policía de investigar lo que le ocurrió a su hijo, ella decide irse sola, a buscarlo. Magdalena emprende un viaje a través de un país consumido por la violencia y la inseguridad, donde el miedo y la impotencia se respiran en cada rincón. 

En su larga y sinuosa travesía, se topará con personas que, al igual que ella, también están en la búsqueda de sus seres amados. Entre ellos se encuentra Miguel (David Illescas), un joven tan solo unos años más grande que su hijo, que al ser deportado de Estados Unidos regresa a su pueblo natal para buscar a su madre, quien también está desaparecida. Así, ambos acaban viajando juntos por tierra de nadie, en ese páramo desolado que se ha vuelto el México moderno.

La violencia causada por el crimen organizado es un mal que cada mexicano ha padecido de una manera u otra. Sin señas particulares (2020), el extraordinario debut de Fernanda Valadez, es la constatación de un horror que no conoce fronteras y cuyos daños colaterales se viven en carne propia, de manera casi cotidiana. 

La directora representa el terror en el que México se encuentra sumido desde hace ya muchos años, y lo hace desde el punto de vista de una mujer inmersa en la incertidumbre de la dolorosa realidad, pero que además se mantiene con una convicción formidable ante cada obstáculo que se le va poniendo en frente.

Valadez construye una serie de composiciones repletas de significado, cuya potencia visual está cargada de un desgarrador realismo, así como de una belleza y una poesía que se vuelven sobrecogedoras. Dentro de imágenes que se van formando a partir de cuadros dentro del cuadro, la realizadora logra crear atmósferas abrumadoras y opresivas, que lucen similares a vivir una pesadilla de manera consciente y a plena luz del día.

Apostando por lo elemental, la directora le otorga una especial presencia al fuego, en el incesante deseo de los protagonistas de incinerar su pasado tormentoso, pero también como una representación del infierno en la tierra del que ninguno es capaz de escapar.

El resultado es un relato perturbador, pero indispensable, del trágico presente, cuya violencia es experimentada por muchas personas día con día y donde cada acto de crueldad solo puede ser peor y peor. En su deseo de encontrar algo de humanidad en medio del horror, Sin señas particulares termina siendo un valioso remanente de una dignidad que se ha vuelto cada vez menos común en la sociedad mexicana actual. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_491

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ