Las puertas se abren: salgamos con protección

Las puertas se abren: salgamos con protección

La economía ya no aguanta, el periodo prolongado de confinamiento redujo la actividad económica de tal manera que decenas de negocios pequeños y medianos, sobre todo del sector servicios están quebrados o al filo de la quiebra. Es probable que la afectación a los ingresos de las familias, los negocios y el propio gobierno se vea disminuido hasta en un 8 por ciento global, pero este monto promedio se dispersa de forma muy desigual: se concentra en ciertos sectores que fueron los vulnerables, como la informalidad y el turismo. Después de semanas de inactividad, la necesidad obliga a poner un límite al confinamiento.

Este tiempo de retiro en casa ha servido para que la contención del virus dé tiempo al Sector Salud para acondicionar espacios, traer equipo, aprender la atención del virus y afinar los esquemas de tratamiento. No ha sido en vano este par de meses. La propia población hemos aprendido a cuidarnos: sabemos y asumimos las formas de contagio y, en el grueso de la ciudadanía, se ha implantado la rutina de salir con las precauciones debidas. En otras palabras, el confinamiento ha tenido como resultado, no sólo evitar la rápida propagación del virus, sino preparar las instituciones de salud y educar a la población.

Ahora saldremos a tratar de ir recuperando la actividad económica. La única función que seguirá en distancia es la educación, pero ahí la afectación no es devastadora y el riesgo de juntar alumnos en espacios cerrados como las aulas es altísimo. Por eso, es buena decisión que las escuelas continúen en clases virtuales: están en modalidad distinta, pero laborando. Pero lo hoteles, restaurantes, ferreteras, tiendas de ropa, talleres, etcétera, se van ir activando. Los gimnasios son espacios clave, porque por un lado presentan riesgos, pero son muy importantes para disminuir uno de los factores de riesgo más letales: la obesidad. El sedentarismo es veneno y los gimnasios son la medicina. Por ello, es vital que lo hagan con protocolos de protección adecuados.

En general, la tarea de aportar a la población los protocolos de protección que deberán seguir, es ahora mismo la clave para el éxito de la reactivación económica con bajo riesgo de contagio. Los propios negocios deberán tener las reglas de protección garantizadas por ellos mismos: si las tienen ganaran confianza, y con ello, clientes. En los hoteles habitaciones no saturadas, restaurantes con mesas diferidas y los cines con butacas activas y pasivas. Controles para evitar la huella de contagio (gel o lavado de manos), y en los contactos cercanos el uso del cubrebocas. Sin embargo, los niveles de contagio es muy probable que aumenten y los hospitales se verán más saturados, el objetivo es que ocurra a un ritmo tal que no lleguemos al colapso, sino que se establezca una rotación fluida. ¿Hay posibilidad del colapso de los hospitales? Sí hay esa posibilidad, y todo depende de los cuidados que la población tenga en la protección personal, especialmente con aquellos que sabemos son más vulnerables. Pues arranca una nueva etapa, hacemos votos porque el cuidado de sí se convierta en rutina y hábito: las puertas se han abierto, salgamos con protección.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ