Morena, víctima de su éxito: la persistencia de los vicios

Morena, víctima de su éxito: la persistencia de los vicios

Han circulado en redes, medios escritos, radio y televisión casos y casos de militantes de Morena que hacen trampas, cometen excesos y caen en todas las faltas o vicios que se dijo en campaña tenían la misión de acabar. Una vez que ese partido avanzaba en las encuestas recibió miles de nuevos militantes, pero después de que ganó la Presidencia un tropel de políticos llenó las listas de nuevos morenistas del país. Cuando una persona se cambia de partido porque quiere estar donde estará el triunfo, no va detrás de algún ideal o un proyecto político, va detrás del poder. Y quien eso hace, no es de fiar. Cuando se tiene al poder como finalidad, se pretende la dominación, la riqueza y el mando. Lo contrario al servicio, la honestidad y la obediencia.

Así como el Estado ha sido capturado por poderosos intereses transnacionales y de grupos de interés, el partido que conduce al Estado es invadido por un enjambre de ambiciosos que quieren aprovechar el valor electoral de la marca ‘Morena’. Cuando las encuestas le dan a ese parido elevado poder de convocatoria de electores, se convierte en el objeto de la ambición de todo aquel que quiere llegar al Estado, a como dé lugar. Las asambleas electivas de representantes es una muestra clara de la calidad de la militancia que se tiene: la mayoría de militantes sin duda están de buena voluntad pero quienes se están llevando la nota son las mafias que truenan asambleas a punta de violencia, son un indicador del dominio de políticos que babean por controlar el gasto público. En otras ocasiones hemos mostrado cómo Morena se ha ido constituyendo en una federación de mafias regionales. Y la avalancha que cae sobre ese partido es imparable. La paradoja es que el éxito es justamente la expectativa de gobiernos honestos y al servicio de la ciudadanía.

El gran reto al momento de fundar Morena era crecer con militancia nueva que pudiera garantizar la renovación de la clase política. La militancia de sangre fresca podía airear los vicios y las viejas prácticas de corrupción. Dicha militancia sin intereses creados con su trayectoria anterior se iba a fortalecer con la formación política que tenía previsto impartir. Pero ni la nueva militancia tuvo lugar, ni la formación ha podido arrancar. En su lugar, aterrizan bandadas de priistas que llegan a dominar con la cultura política de la que es imposible desprenderse. Son cálculos de grupos de interés que ven en este partido la vía de conservar o acceder al mando de espacios del Estado. ¿Con esos actores es posible Otra forma de hacer política? La respuesta es NO. Las prácticas de mañas para hacerse de las candidaturas, de conseguir ventajas absolutas desde los gobiernos para enriquecerse y la negra corrupción continúan en sin combatirse y eso sin contar el enorme reto de institucionalizar su vida interna.

No dudamos, porque los conocemos, que existen sectores de ese partido que hacen hasta lo imposible para hacer de ese instituto un oasis de políticos comprometidos con la nación, de políticos experimentados y honestos, de intelectuales dispuestos a formar a militantes y camaradas; pero sus esfuerzos parecen surcos en el mar. Morena está siendo víctima de su éxito y urge, hasta por bien del sistema de partidos, que logre superar su proceso de renovación interna de forma ejemplar.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ