Mujeres y Poder

Mujeres y Poder

“Si la mujer puede subir al cadalso, también se le debería reconocer el derecho de poder subir a la Tribuna”: Olympe de Gouges

A 103 años del primer congreso feminista en el estado de Yucatán, en donde se reclamó hacer posibles los derechos político electorales de las mujeres en México, su presencia en los espacios de toma de decisiones es un hecho que ha llegado a nuestro país para quedarse.

El incremento en la participación política de las mujeres ha sido producto de la lucha de incontables líderes feministas, desde Leona Vicario, quien apoyó la causa independentista y sufrió como insurgente la persecución del Virrey, las “Hijas de Cuauhtémoc”, un club femenil antirreeleccionista que apoyó a Francisco I. Madero y que, debido a ello, fueron perseguidas por el régimen de Porfirio Díaz, hasta llegar a mujeres como la maestra yucateca Rita Cetina Gutiérrez, quien fundó espacios como la sociedad feminista “La Siempreviva”, que más tarde se convertiría en escuela secundaria a donde llegaría como alumna Elvia Carrillo Puerto, reconocida por encabezar los reclamos para hacer efectivos los derechos políticos femeninos.

Al participar en las elecciones de San Luis Potosí en 1925, Elvia sufre un atentado durante la contienda en el poblado de Guadalcázar, a 81 km de la capital de San Luis Potosí, los disparos no logran herirla y a pesar de que gana la elección, la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados se niega a aceptar los resultados electorales.

Entre votaciones donde resultaban ganadoras y dichos triunfos no eran reconocidos, entre la lucha por aplicar acciones afirmativas, la violencia política en su contra, la paridad de género y criterios jurisdiccionales, han pasado 103 años, ¿Cómo ejercen el poder hoy en día? ¿Ha cambiado su forma de liderazgo político? Tienen derecho a ocupar un puesto de elección popular, ¿Se enfrentan a los mismos desafíos que Elvia Carrillo Puerto en 1925?

El liderazgo político de las mujeres que participan en espacios públicos está íntimamente ligado con los contextos sociales de los sitios donde se desenvuelven, en épocas de la revolución mexicana, es sabido que el papel de las primeras feministas fue fundamental, y no solo por haberse desempeñando como Adelitas en igualdad de condiciones que los hombres revolucionarios sino porque el discurso político que difundían se encontraba apegado al contexto social de la época y fomentó la participación política de más mujeres.

En un manifiesto de junio de 1911 la agrupación feminista “las hijas de Cuauhtémoc” anunció:

“Este Club, fue uno de los muchos que fueron a recibir al Sr. Madero, y le ofreció los laureles de la gratitud en nombre de nuestros padres, de nuestros hijos, de nuestros esposos y de nuestros hermanos, porque la mujer todo lo hace por el hombre y para el hombre. Hasta aquí nuestra misión nos parecía cumplida, ¡vamos a disolvernos para dedicarnos a nuestras atenciones en el hogar doméstico! […] la mujer siempre será madre, esposa y compañera del hombre; debemos seguirle, debemos de ayudarle hasta tener la satisfacción de verle grande y feliz, porque su felicidad es la nuestra, porque su destino está unido al nuestro […].

México, Junio de 1911.

Hoy, un manifiesto como este estaría fuera de contexto, sin embargo en aquella época fue revolucionario, afortunadamente, años más tarde este discurso cambiaría hasta llegar a organizaciones que lucharían por la emancipación política de la mujer y el reconocimiento al voto femenino.

El desarrollo histórico de los derechos político electorales de las mujeres, ha traído consigo el incremento de mujeres candidatas, mujeres electas, mujeres dirigentes de partidos políticos, mujeres funcionarias electorales y ahora también mujeres en puestos jurisdiccionales, hoy ejercen liderazgo ya no como personas dependientes de un hombre, o sólo como esposas, madres, hijas o hermanas, sino como mujeres independientes, que cuentan con las mismas capacidades que sus compañeros varones en ejercicio de puestos de poder.

Desgraciadamente, el incremento en la participación política de las mujeres se ha visto acompañado por un incremento en la violencia política en su contra, Elvia Carrillo sufrió un atentado cuando era candidata a diputada en el distrito IV de San Luis Potosí, y pareciera que hoy las mujeres que deciden participar en política se enfrentan a los mismos retos que Elvia hace 94 años, es necesario concientizar a todos los integrantes de la sociedad, sean hombres o mujeres, sobre el daño que los estereotipos provoca y los beneficios que trae consigo la dignificación de la mujer.
La época de las Adelitas ha cambiado, ha llegado la época de las mujeres y el poder.

*Estudiante de la Maestría en Marketing Político. ■

BIBLIOGRAFÍA
-González, Oropeza Manuel, M. Gilas, Karolina y Báez Silva, Carlos (2016) Hacia una Democracia Paritaria. La Evolución de la Participación Política en México y sus entidades Federativas. 1ª Edición, México, Editorial TEPJF.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ