Homenaje luctuoso al artista Rafael Coronel en Zacatecas

Homenaje luctuoso al artista Rafael Coronel en Zacatecas
Rafael Coronel. 'Los teporochos I'. 1973.

La Gualdra 384 / Rafael Coronel, In memoriam

 

 

 

*[Gobernador Constitucional del Estado de Zacatecas]

 

Inicia una nueva era para Zacatecas, existe un antes y un después de la partida del alma creadora de Rafael Coronel, un hombre inteligente, sencillo, generoso; un orgulloso zacatecano, que a través de su obra universal, regaló a los ciudadanos del mundo las expresiones más puras de la esencia de nuestros pueblos. A través de la figura humana, Rafael Coronel nos acercó a la magia, a la fe, a la danza, a la corporeidad.

El pueblo de Zacatecas se duele ante la pérdida de uno de sus artistas más prolíficos y destacados: insigne pintor, escultor y coleccionista, cuyo genio creador ha dejado una huella indeleble para el mundo, generación tras generación lo recordarán a través de su obra, cuyo legado no sólo se limita a lo artístico; muchas son las voces que recuerdan con ternura y admiración la sencillez de su trato, la inocencia de su mirada, el telurismo de su corazón; en su vida no sólo sembró admiradores, sino amigos.

Se ha marchado, pero su obra, su legado permanece, así como el invaluable patrimonio cultural que generosamente depositó en Zacatecas, a través de la colección artística resguardada en este maravilloso museo que se enorgullece de llevar su nombre.

Ya sea por el azar, por un designio divino o por misteriosos arcanos, mayo se ha convertido en el mes luctuoso de los hermanos Coronel, pues el próximo día 23 conmemoramos la partida del maestro Pedro, hermano de nuestro homenajeado y otro gran artista que nos ha dado Zacatecas.

Rafael Coronel permanecerá entre nosotros a través de su obra expuesta en galerías, museos, espacios públicos y exposiciones privadas. Trascienden también sus enseñanzas de vida, compartidas con sus familiares, amigos y personas más cercanas.

La aportación del maestro Coronel al arte mexicano le ha hecho merecedor de múltiples premios y reconocimientos. No sólo fue el único pintor vivo que logró exponer tres veces en el Palacio de Bellas Artes, sino que sus cuadros y esculturas han viajado alrededor de Asia, Europa y América, en países que han abierto sus puertas a uno de los exponentes más ilustres del nuevo expresionismo mexicano.

Miembro emérito del Sistema Nacional de Creadores Artísticos, Rafael Coronel obtuvo en 1974 el primer premio de la Bienal de Tokio, así como el Premio Iberoamericano al Mérito de las Artes en 2010, entre muchas otras preseas y reconocimientos, aunque quizás el más importante logro es este… el cariño de la gente que lo inmortalizará.

El ex Convento Franciscano que hoy nos alberga, fue el digno recinto que se consagró en 1990 como el museo que lleva el nombre del artista al que hoy brindamos este sencillo pero solemne y sentido homenaje luctuoso.

Coleccionista de piezas prehispánicas, de títeres, máscaras y utensilios labrados por las manos del hombre, Rafael Coronel ha hecho también una importante aportación a la difusión de la historia del arte, a través del acervo que se encuentra aquí en este museo.

El maestro Coronel se convirtió en un referente obligado para el arte zacatecano del siglo XX, al lado de su hermano Pedro, así como de Manuel Felguérez, José Kuri Breña y Francisco Goitia, quienes son motivo de orgullo para todos nosotros los zacatecanos y para México.

La estética del maestro Coronel se distingue por su fuerza cromática. Destaca también su obsesión por la figura humana, como si a través de sus cuadros buscara revelar nuestra naturaleza, en un discurso no exento de visos críticos, caracterizados por su dramatismo y contundencia.

Su célebre afición hacia las máscaras tradicionales, formaba parte de esa búsqueda del artista por comprender la relación entre la esencia y la apariencia humana, tema universal sobre el cual han corrido ríos de tinta y se han generado infinidad de producciones artísticas que han quedado para la posteridad.

Encontramos, entonces, que Rafael Coronel forma parte del diálogo con la tradición histórica y cultural, en la que reflexiona a través de su trabajo artístico, demostrándonos con ello que la filosofía es posible desde el pincel y del bastidor, o bien, desde el fundido de sus esculturas metálicas.

Nos corresponde la tarea de continuar difundiendo su obra y estimulando la reflexión en torno suyo, además de preservar debidamente las aportaciones hechas por el maestro no sólo desde su trabajo como creador, sino como coleccionista y promotor cultural.

Desde el Gobierno del Estado de Zacatecas, ratificamos nuestro compromiso por continuar con dicha tarea, a favor de su legado, de su acervo, que afortunadamente en vida, convenimos a través del Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde, que buena parte permaneciese en este espacio.

Nuevamente expreso mis respetos a su familia, a su hijo Juan Rafael y a quienes hoy nos acompañan. Hasta siempre, maestro Rafael Coronel Arroyo. Este recinto resguardará la obra y la genialidad de alguien que ya es inmortal en el mundo artístico.

 

*Texto leído en en Zacatecas, Zac., el jueves 9 de mayo de 2019, durante el homenaje luctuoso a Rafael Coronel, en el museo que lleva su nombre.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_384

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ