Tello coqueteando con los ex

Tello coqueteando con los ex

Se reúnen en la Ciudad de México, cenan en lujosos restaurantes con cargo al erario público y platican de la actualidad de Zacatecas, Alejandro Tello juega al Maquiavelo coqueteando con los ex gobernadores de Zacatecas, a cada uno por separado les dice que al terminar su gobierno piensa retirarse de la política, también les promete que no le interesa dejar a un sucesor, incluso se deslinda del PRI para dejar en claro que lo único que quiere es terminar su gobierno.

Tello aprovecha este discurso para eliminar la agenda electoral de sus reuniones con los ex gobernadores y al mismo tiempo pedirles gestiones y contactos para superar el desprecio que le ofrecen en los pinos, en lo corto se queja amargamente porque Peña Nieto lleva meses sin recibirlo a pesar de su insistencia para agendar una reunión.

La estrategia de Tello parece perfecta, coquetear con todos pero no entregarse con nadie, pedir favores sin comprometerse a una alianza electoral y gestionar con la oposición al mismo tiempo que gestiona con su partido, únicamente existe un problema: los ex gobernadores no se chupan el dedo, no son carmelitas de la caridad y cuando Tello apenas va, ellos le traen saludos, porque a diferencia de Tello, Ricardo, Amalia, Genaro y Miguel son políticos profesionales con olfato de carroñeros.

Cuando Tello dice que no le gusta la política, los ex gobernadores ven una oportunidad para llenar ese vacío, cuando Tello les dice que el Presidente lo desprecia, los ex gobernadores miden la debilidad de Tello y cuando Tello promete retirarse sin nombrar sucesor, los ex gobernadores reciben una invitación para tomar ese lugar y promover a sus cuadros para que encabecen el próximo sexenio.

La estrategia de Tello ya tiene consecuencias políticas, Amalia García ha comenzado a tener reuniones con su equipo, muchos de los cuales siguen trabajando en el gobierno, Miguel Alonso también ha comenzado una estrategia temprana para organizar a sus operadores y Ricardo Monreal también le ha pedido a sus cuadros que se muevan rápido y con fuerza, mientras que Genaro Borrego ha dado muestras de que le interesa regresar a la política, en esta efervescencia, hasta Arturo Romo –con todo y su crisis económica- sueña con ser candidato del PT al Senado de la Republica.

¿Quién despertó a los lobos? Fue Tello intentando jugar a la política.

Los ex gobernadores son astutos y ambiciosos, no llegaron a las grandes ligas de la política porque su amigo del colegio les compró la elección -a diferencia de Tello- ellos tuvieron que construirse, enfrentarse a la adversidad y salir victoriosos sin destruirse en el camino, Genaro Borrego se convirtió en gobernador, en funcionario federal y en directivo empresarial por su determinación, Ricardo Monreal se convirtió en gobernador enfrentando y derrotando al poderosísimo PRI de los 90, Amalia García se convirtió en gobernadora enfrentado a Ricardo Monreal en la cúspide de su poder y Miguel Alonso se convirtió en gobernador a pesar de la embestida de Amalia García, queda claro que no se les puede engañar con un dulce y que no están acostumbrados a comer migajas, son tiburones de la política y cuando se sientan a la mesa esperan disfrutar de un banquete completo.

Tello intentó saciar el hambre de poder de los ex gobernadores con algunos puestos menores y eso apenas sirvió para mantenerlos tranquilos por unos meses, ahora que ha despertado su apetito político, los ex gobernadores están sedientos de poder, esta presión aumenta todos los días, Miguel Alonso y Genaro Borrego ya trabajan para apoderarse de algunas candidaturas en el PRI, Amalia García hace lo mismo en el PRD y Ricardo Monreal en morena,  pero estos movimientos son las primeras nubes del huracán que viene, porque el activismo político de los ex gobernadores también ha desatado el activismo al interior de la administración, donde los funcionarios ya no se concentran en hacer su trabajo, están ocupados participando del proselitismo anticipado que provocó la novatez de Tello.

En política los vacíos se llenan, Tello no quiere tomar su responsabilidad como líder y los ex gobernadores están deseosos de tomar ese lugar y eso está desatando una guerra política en Zacatecas. Tello sirvió la mesa, abrió la puerta y los invitó a comer, pero los ex gobernadores no saben compartir y conforme pase el tiempo, serán menos los invitados a la cena del señor, en una de esas el primer expulsado en esa cena, será el propio Tello. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ