3.8 C
Zacatecas
martes, 5 marzo, 2024
spot_img

El primer paso de la nueva ultraderecha en México

Más Leídas

- Publicidad -

Por: CARLOS MANUEL PÉREZ MEDINA •

En México y en diversas partes del mundo, los partidos políticos se han organizado en base a posiciones ideológicas, lo cual se refleja claramente al revisar nuestra historia y comprender el surgimiento de estas agrupaciones. En México hay registro de al menos 50 partidos políticos a nivel nacional.

- Publicidad -

Hablar de partidos sin mencionar al PRI resulta imposible, considerando su evolución a lo largo de las décadas. En sus inicios, se fundó como Partido Nacional Revolucionario (PNR) en 1929 en el periodo del expresidente Plutarco Elías Calles. Posteriormente, en 1938, durante la presidencia de Lázaro Cárdenas, se reconstituyó como el Partido de la Revolución Mexicana (PRM), para finalmente ser refundado en 1946 con el nombre que conserva en la actualidad. Este partido, que inicialmente adoptó una ideología orientada hacia las libertades y la izquierda, ha experimentado múltiples cambios ideológicos a lo largo de su trayectoria. En ciertos momentos, se ha identificado como un partido de izquierda, en otros como de centro-izquierda, y en algunos periodos ha mantenido relaciones con la iglesia católica. En las últimas décadas, ha adoptado una orientación neoliberal con un enfoque capitalista de libre mercado. Actualmente, el PRI enfrenta un alto nivel de rechazo por parte de la ciudadanía, según indican diversas encuestas.

Otro partido relevante es el Partido Acción Nacional (PAN), establecido en 1939 bajo la dirección de Manuel Gómez Morin. La creación de este partido tuvo principalmente dos objetivos: en primer lugar, otorgar representación a un sector empresarial y acaudalado de México con ideologías cristianas; en segundo lugar, oponerse a la expropiación petrolera.

En la actualidad, emergen nuevos partidos y movimientos, entre ellos destaca MORENA, un partido joven fundado el 2 de octubre de 2011. Asimismo, otros partidos como el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) también son destacables, caracterizándose por su zigzagueo político.

En el actual proceso electoral, emerge un nuevo movimiento autodenominado la Nueva Derecha, que se presenta como un «movimiento religioso, político y cultural». Este fenómeno está cobrando fuerza en diversas regiones del mundo, como fue en la elección presidencial en Argentina, donde ganaron la presidencia con Javier Milei. Además, este tipo de movimiento ha tenido impacto en otros lugares, como en Estados Unidos con el expresidente Donald Trump, en Brasil con el expresidente Jair Bolsonaro, así como en España a través del partido VOX, entre otros ejemplos.

En México, este nuevo movimiento ya ha dado el primer paso al intentar proponer un candidato independiente a la presidencia de la república, siendo el actor Eduardo Verástegui su representante. Aunque esta iniciativa no tuvo éxito, el movimiento sostiene que este es solo el comienzo de su participación en la escena política. El actor se enfrentaba al desafío de recolectar al menos el uno por ciento de las firmas del padrón electoral, aproximadamente un millón, pero no logró alcanzar este objetivo, obteniendo solo el 14%.

En días pasados, leí una entrevista publicada en la revista Proceso, realizada por la periodista Ximena Arochi a los líderes de este movimiento, Raúl Tortolero y Verónica Ferreyra, de la cual rescato algunas de las ideas que profesan estos lideres y el resto del movimiento:

  • Promueven la defensa de la vida desde la concepción de manera no negociable; incluso en situaciones hipotéticas como el caso de una niña víctima de abuso sexual. Argumentan que el aborto no protege a la niña ni castiga al agresor.
  • Se oponen a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que promueve el fin de la pobreza, la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático, entre otros objetivos. 
  • Sostienen que la izquierda es atea. 
  • Promueven la primacía de los valores religiosos sobre la política, expresando un rechazo contundente hacia la izquierda y el socialismo.
  • Fundamentan su ideología en siete principios: la defensa de la vida, la fe, la familia «natural», la propiedad privada, la patria contra el globalismo, las libertades y los derechos humanos.
  • Mencionan que la “mujer ideal de la Nueva Derecha” debe tener características como ser cristera, desempeñar roles tradicionales, tener habilidades en el uso de armas, cocina, saber manejar, hablar inglés, poseer una carrera, ser trabajadora y usar velo y faldas largas.
  • No concuerdan con el feminismo, argumentando que este movimiento se utiliza únicamente para victimizarse y recaudar fondos.
  • La mayoría de sus integrantes son católicos o protestantes y muchos de ellos son afiliados al partido PAN. A su vez, expresan no sentirse representados por Xóchitl Gálvez y afirman que jamás votarían por ella.
  • Describen a Claudia Sheinbaum como marxista, trotskista, abortista, supremacista feminista y supremacista LGBT.

Aunque no lograron consolidar el primer paso, ya lo intentaron y persistirán en su esfuerzo por obtener una representación popular en la política mexicana. En Estados Unidos, Trump ya dio un impactante primer golpe en Iowa durante las elecciones primarias republicanas, al obtener el 51% de las preferencias. Cuidado con este movimiento, mucho ojo.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img