11.8 C
Zacatecas
sábado, 18 mayo, 2024
spot_img

La vivienda como privilegio

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ROGELIO CÁRDENAS VARGAS •

Los efectos del debate y las posteriores declaraciones de las candidatas, van marcando poco a poco, de forma más clara, la visión del tipo de políticas públicas que podrían implementar cada una, en sus supuestos gobiernos.

- Publicidad -

El debate de la semana, curiosamente, no fue como consecuencia del debate del INE, sino del posdebate, cuando la candidata Xóchitl Gálvez, haciendo alusión a lo mencionado por Claudia Sheinbaum durante el debate, donde ésta última, aseguraba que no vivía en una vivienda propia, Gálvez la tachó de estar “güey” por no tener un patrimonio propio, pasados los sesenta años de edad.

Concediéndole a Gálvez, el beneficio de que su dicho estaba dirigido exclusivamente a Sheinbaum, la declaración puso en la mira de la comentocrácia, un tema que por muchos años se ha pospuesto dentro del debate público, y que la 4T ha postergado hasta el momento, el derecho a la vivienda, que a pesar de estar plasmado en la constitución, la realidad, es que el estado, poco hace para garantizarlo.

Las políticas públicas de las últimas décadas, han provocado que el acceso a la vivienda sea más complicado para las nuevas generaciones; la mala planeación urbana de nuestras ciudades, el cambio en el sector inmobiliario al pasar de un sistema de autoconstrucción a la construcción de vivienda vía desarrolladores inmobiliarios, fenómenos nuevos como el alquiler de corto plazo de vivienda (Airbnb) o la gentrificación de algunos espacios por la llegada de extranjeros con mayor poder adquisitivo, han provocado, que el alza de los costos de la vivienda, supere por mucho el incremento en los salarios de los mexicanos.

La visión mercantilista de la vivienda, ha orillado a millones de mexicanos, a no poder hacerse de un patrimonio propio y destinar gran parte de su gasto al alquiler de vivienda, mientras otros, muy pocos, pueden hacerse no solo de una, sino dos o más viviendas y destinarlas al alquiler temporal, sacando del mercado inmobiliario, vivienda para alquiler de largo plazo y creando una demanda ficticia de vivienda, que incrementa los costos para la adquisición o alquiler de la misma.

El problema es serio y si bien, aún no llegamos a niveles de otros países en este tema, es necesario empezar a regular los costos de la vivienda, creando vivienda nueva de calidad protegida, tanto para adquisición, como alquiler; crear zonas con el costo de alquiler regulado en áreas donde la gentrificación esté desplazando a los habitantes locales; haciendo un reordenamiento de los espacios para crear microzonas urbanas, que minimicen los desplazamientos para aquellos que solo pueden adquirir una vivienda en zonas periféricas de las ciudades, incrementando la calidad de vida de éstos, entre muchas acciones más, que ya han sido puestas en marcha en otros países.

La adquisición de una vivienda debe ser facilitada por el estado, si esta se destina a ser el hogar de las personas, trato diferente debe obtener la adquisición de una segunda o tercer vivienda, que sería con fines de lucro y que sí debe tratarse como lo que es, un negocio, pero no como el derecho básico que es tener un techo para vivir.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -