18.8 C
Zacatecas
domingo, 27 noviembre, 2022
spot_img
[balazo_top]

El colonialismo criminal que Estados Unidos implantó en México

[ljz_balazos]

Más Leídas

- Publicidad -

Hace meses mencioné que el clima de inseguridad que se vive en Zacatecas y otros estados de la República Mexicana, no disminuirá en el corto plazo, va para largo. Los gobiernos del PAN y PRI no sólo fueron incapaces de contenerlo, sino que actuaron, y aún hoy, como promotores. Baste señalar que la defensa que hacen del neoliberalismo lleva implícita la lógica del capital de acumularse y concentrarse por vías legales y también por medios ilícitos. La corrupción y el narcotráfico, por ejemplo, son parte de sus métodos.

No es tema de resultados inmediatos, sino de un transitar perseverante. Referir el pasado, que desean se oculte, no es para evadir la responsabilidad del presente, sino para dar claridad del hilo conductor que muchos panistas y priístas aún no sueltan. Tampoco es tarea exclusiva del ejecutivo Federal. ¿Qué hacen los estados y municipios? No es asunto sólo nacional, también lo es transnacional; macrosocial y, a la vez, microsocial. 

- Publicidad -

Por eso, no es suficiente el uso de fuerzas para evitar los ataques concretos, que además no pueden adivinarse en un pajar de involucrados. El problema es el cómo desmontar el Colonialismo Criminal que nuestros gobiernos neoliberales permitieron, por más de 30 años. 

Tras un ataque concreto existe un tejido abstracto que, como fantasma, opera una maraña compleja de criminalidad que se extiende legislativa, política, económica, técnico-operativa, financiera, ideológica y de uso de instituciones de administración e impartición legal.

El narcotráfico viene de décadas atrás. Es el neoliberalismo quien incorpora las actividades ilícitas, en especial el narcotráfico, como parte jugosa de valorización del capital. Por tanto, promueve la integración económica de lo ilícito a México con Estados Unidos. Pero no en condiciones de igualdad, más bien como anexión subordinada de México. A esa relación es a lo que he denominado Colonialismo Criminal.

En ese contexto, se entiende la subrepticia inversión de capital gringo, monetario y en medios de destrucción humana, hacia los cárteles mexicanos. El presidente Calderón fue descarado en alentar ese proceso con un programa especial de dotación de millares de armas de grueso calibre que, hasta la fecha, se siguen recuperando. Éste y otros hechos hablan del papel que los gobiernos mexicanos neoliberales han jugado en la implantación de un modelo de Colonialismo Criminal.

Estar involucrados, promover un modelo neoliberal y la ignorancia, lleva al PRIANRDMC y a los ecos ideológicos propios de la enajenación, a mofarse de un gobierno que no ha resuelto velozmente el doloroso trance de la inseguridad. Esconden que con ellos crecía y que es resultado de su irresponsable tejido de una poderosa estructura criminal de tipo capitalista y subordinada a Estados Unidos. Por eso, no se trata de sólo más policías, patrullas y armamento. Necesidad que, aunque insuficiente, la oposición boicotea con el falso argumento de que el país se militariza y se construye una dictadura. ¿A quién defienden?

Es necesario comprender que el neoliberalismo que el PRI y el PAN promovieron en México es un colonialismo actualizado, sólo se cubrieron algunas formas de soberanía. A la dependencia económica, política y hasta ideológica de nuestros días, que emerge de nuestra condición de subdesarrollo, le sumaron una estructuración criminal de actividades ilícitas. Destaca el narcotráfico, trata de blancas y tráfico de órganos, que es motivada y controlada por la ganancia en EEUU. Por ello, muchos de sus móviles están lejos de ser resueltos por un gobierno nacional. 

Del análisis de cómo la economía criminal foránea ha operado en México, es de proponer que nuestro gobierno insista en que el vecino combata el tráfico, comercialización y consumo de drogas en su territorio, para disminuir drásticamente la demanda; persiga el financiamiento a cárteles, así como el envío de armas a México.

Medios monopólicos y políticos opositores que hace 4 años atrás pedían no hacer “apología del delito” divulgando hechos violentos; ahora alientan repudio, burla y descrédito de lo que el actual gobierno hace. Muchos mexicanos vemos que se alegran cada que hay muertos. No los vemos ayudando a superar el infierno en que nos involucraron. 

La realidad política da cuenta de una oposición banal y mediocre, incapaz de proponer una ruta nacional. En cambio, está involucrada de forma directa, o empujando el neoliberalismo y la criminalidad que se dicta desde el extranjero. En México, la oposición dejó de ser dirigido por políticos, ahora el rumbo sale un séquito de empresarios proyanquis.

Atizar el descontento social es la estrategia y hacen uso de la diatriba y la infodemia. No desean pacificar al país. Al contrario, obstaculizan iniciativas de paz. Como fieles a la colonización promueve la intervención extranjera en la OEA, la ONU, el Parlamento Europeo, con el Gobierno de EEUU o visitando al Rey de España, quien es ejemplo de la corrupción en su país.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img