17.7 C
Zacatecas
martes, 23 abril, 2024
spot_img

8M: Marlene Zertuche

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARLENE ZERTUCHE •

La Gualdra 611 / Día Internacional de la Mujer / #8M

- Publicidad -

 

 

Mi nombre es Marlene Zertuche, estudié Letras Hispánicas en la UdeG y ahora curso una licenciatura en psicología. Soy editora, poeta y madre de Luna y Rebeca. Vivo en Guadalajara.

Hace veinte años comencé mis pininos como correctora en editoriales y periódicos locales. Ahora tengo la oportunidad de trabajar al lado de una mujer valiosísima y súper profesional, mi socia Lily Preciado. Nuestra editorial, Typotaller, está por cumplir cuatro años. He aprendido de cada uno de los libros que hemos editado, pero existen títulos a los que les guardo un cariño especial porque lo que me aportan va mucho más allá de lo profesional: me tocan la vida. Por ejemplo, Hasta la madre. Los confines políticos de la maternidad (coedición con la Secretaría de Cultura Jalisco), diez ensayos escritos por madres académicas que cuestionan los roles sociales impuestos a las mujeres, como el exceso del trabajo doméstico o como la casi total responsabilidad de la crianza de los hijos. El libro fue escrito, editado e ilustrado por mujeres. En la editorial, a partir de la dictaminación del manuscrito, se abrió un diálogo natural entre quienes somos mamás y las que no, nos puso a pensar a todas. Personalmente, me confrontó con aquellos pensamientos que a diario me agobian como madre pero que no me atrevía a hablarlos con nadie. Después, al observar la recepción de la gente en presentaciones, diálogos en escuelas, ferias de libro, entrevistas… supe lo necesario que es este libro para una sociedad como la nuestra.

Otro proyecto que me encanta es la agenda de escritura creativa Escribir es no callarse, la coeditamos con el sello Alfabética, que dirige la editora Sol Ortega; y con la editora Mariana Hernández. También fue ilustrada por una mujer. Los 52 ejercicios que contiene están diseñados para que quien los realice durante un año, produzca el manuscrito de una plaquette digital que, si lo desea, le publicaremos Typotaller y Alfabética, sin costo. En torno a la agenda, también realizamos un taller, es muy emocionante ver cómo las personas que nunca habían tomado papel y lápiz (para escribir sobre sí mismas o para ficcionar), se expresan de una manera tan poderosa a través de la palabra.

Y bueno, otra de las alegrías que me regala la edición está en conocer cada vez a más mujeres que trabajan en torno al libro. Justo esta semana lanzamos Proyecto Jacaranda, una iniciativa de Typotaller y Alfábetica, a través de la cual queremos conocer y difundir el trabajo realizado por mujeres en la industria editorial de México, involucrando a escritoras, editoras, correctoras, diseñadoras, ilustradoras, impresoras, libreras, distribuidoras, promotoras de lectura y bibliotecarias, en diálogos que transmitimos desde nuestras redes sociales. Con este proyecto queremos escucharnos con atención y respeto, queremos aprender de las otras. Ésa es la maravilla de la edición: no se termina cuando imprimes, los libros siguen haciéndose y haciéndonos.

Respecto a la poesía, pienso con frecuencia que sin la contención y motivación de la poeta Gema Méndez, quien fue mi profesora en la preparatoria, yo la habría abandonado muy pronto. Gema me recomendó leer a un montón de grandes poetas, me ayudó a corregir mis textos para concursos preparatorianos; vivificó, con su entrega a la poesía, mi apego por ella. Eso que hizo por mí, creo que, sin saberlo, me sigue acompañando.

Debo reconocer que en espacios profesionales como el editorial o el de la poesía aún se conservan muchas prácticas normadas por conductas nocivas, heteropatriarcales, que nos colocan a las mujeres en situaciones de desventaja, incluso a veces por intervención de otras mujeres. Necesitamos educarnos más, trabajar más con nosotros mismos, seguir cuestionando conductas y prácticas machistas. Y aunque ese reconocimiento es muy necesario, también digo que estoy agradecida por contar con la compañía de las mujeres de las que hablé, y de muchas más, colegas, hermanas y amigas. Me conmueve lo que podemos hacer juntas, a dónde podemos llegar. Es emotivo, por ejemplo, contemplar la posibilidad de que México sea gobernado por una mujer, ello refleja, me parece, un avance en la inclusión política.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_611

 

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -