Nueva administración en COBAEZ, una oportunidad para transformarlo (segunda y última parte)

Nueva administración en COBAEZ, una oportunidad para transformarlo (segunda y última parte)

La transformación social y cultural de México
estará incompleta sin ciudadanos que
reivindiquen sus derechos, a la vez que
cumplan con sus responsabilidades
Carlos Martínez García
La Jornada. México, 03/julio/19 p. 16

Considerando que las decisiones políticas por las que se crean instituciones educativas son determinantes, desde la dimensión académica no debe haber determinación sino generación de procesos que definan el rumbo y la utilidad social de las mismas, en general, la educación media superior se encuentra en una situación no muy halagadora, el COBAEZ no es ajeno a esta problemática, su panorama es poco promisorio; desde su fundación, los cambios de modelo educativo en este subsistema, han provocado también cambio en la mentalidad de los docentes, sin embargo, no se les ha dado la autonomía que requieren para que ellos mismos se perfilen a partir del análisis que hagan de su propia práctica y de las características del modelo educativo en cuestión.

No se trata de negar los postulados existentes en cada uno de los modelos educativos, ni mucho menos, de los contenidos curriculares, de lo que se trata es que observemos los postulados constitucionales que hagan referencia al derecho que se tiene a la educación. Hoy día, ya no se les debe asignar un perfil a los docentes como siempre se ha hecho en este subsistema –desde meros referentes teóricos-, si estamos hablando de la necesidad que se tiene de transformarlo, una de las mejores vías es la de favorecer la profesionalización de la propia práctica del docente, esto solamente será posible si se genera una nueva cultura en el proceso de la formación y actualización, ¿cómo se profesionalizaría el docente?, sencillo, dándole autonomía para que, a partir de su propia práctica vaya buscando la manera de diagnosticar situaciones que le sean problemáticas y diseñe así, proyectos alternos que le ayuden a fortalecerse en, desde, con y para su propia práctica profesional.

Ante esta situación, lo más recomendable es que la nueva administración del COBAEZ prescinda de colaboradores que, lejos de fortalecer al subsistema, impidan su crecimiento para que éste trascienda en la sociedad y realmente se legitime como tal. La tarea no es fácil puesto que para ello se requiere voluntad, conocimiento, disponibilidad y algo que podría ser garantía, la manifestación de posturas más lúcidas que lucidas. La población estudiantil con la que se cuenta, es para tener más alumnos que trasciendan en todos los ámbitos. Si en lugar de considerar en concursos académicos, deportivos, culturales, etc. a alumnos que no son otra cosa más que caballos de batalla y se les motiva y brinda la oportunidad de concursar a alumnos que cuantitativamente no tienen buenos resultados, creo que los resultados serían más significativos, no se trata de que los planteles tengan cuadros colgados dando fe de resultados excelentes en diferentes disciplinas; se trata de que garanticen el egreso de alumnos que lleven la solidez necesaria para que enfrenten los retos que la sociedad requiere; lo mejor de un alumno no es la calificación, es la tenacidad y esfuerzo que realizan para anteponerse a situación cognitivas que les permitan construir conocimiento que viene siendo una fase superior a la de adquirir aprendizajes.

La dimensión administrativa y/o de gestión, repercute en lo político y académico, lo que antaño era bonanza para COBAEZ, hoy es quiebra, la administración inadecuada es la causante de los males que hoy padece. No existe justificación alguna el hecho de que las reformas den ciertas facultades, es notoria la obsesión por controlar a la institución, para muestra, un botón; la Reforma Educativa de 2013 fue motivo para que las autoridades educativas y sindicales la utilizaran de manera irresponsable puesto que interpretaban a su manera el contenido de las leyes de dicha reforma y tomaban decisiones no tan apropiadas, las auditorías practicadas dan cuenta de ello; otro palpable ejemplo es el hecho de que a la fecha se tenga adeudo con un número considerable de trabajadores jubilados y pensionados y, el motivo de dicho adeudo es que el recurso asignado lo utilizaron para otros fines.

Estas y otras irregularidades deben ser motivo de análisis de parte de quien hoy encabeza la institución, lo cierto es que si se continúa con la colaboración de quienes tiempo atrás la dañaron, lo más seguro es que los derechos de los trabajadores se sigan violentando, así solo se manifestaría un cambio pero jamás una transformación, sería histórico el que se diera esto último. Es posible pensar en dicha transformación si se dieran en la institución dos acciones, mismas que ha dado a conocer a la prensa quien hoy es responsable de este subsistema: 1) hacer una puntual revisión acerca de cuál es la relación laboral que guardan con la institución todos y cada uno de los trabajadores, 2) la realización de un diagnóstico institucional, diseñando instrumentos y estrategias metodológicas para que, con quienes tienen relación directa e indirecta con el subsistema, externen su punto de vista sobre las diferentes problemáticas.

El fin último de todo esto es el de generar condiciones para diseñar proyectos institucionales que impacten e incidan en las problemáticas que este subsistema padece – y no tanto para atacar a los sujetos que las padecen-. En sí, no puede legitimarse todo lo que legalmente se establece, más bien, se debe respetar la norma para que se promueva la legitimación……. ¿no será mejor actuar por el espíritu más que por la norma? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ