Las + Recientes

Repudian en España condena menor por violación masiva

Repudian en España condena menor por violación masiva
Miles de personas y colectivos feministas salieron a las calles para expresar su indignación, luego de que un tribunal descartó el delito de violación masiva, contra cinco españoles que abusaron sexualmente de una joven en las fiestas de San Fermín. Foto Afp

Madrid. Bajo el grito de “no es abuso, es violación”, miles de personas se manifestaron en varias ciudades españolas para repudiar la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de Navarra, en la que condenó a cinco ciudadanos españoles a sendas condenas de nuevo años de cárcel y a indemnizar con 50 mil euros (un millón 100 mil pesos) a la víctima de una agresión sexual grupal. Los hechos ocurrieron en las tradicionales fiestas de San Fermín en el año 2016 y el tribunal se basó en el testimonio de los involucrados -tanto la víctima como los victimarios, que negaron los hechos- y en un video que grabaron ellos mismos en el que se registró un fragmento del ataque.

Miles de personas y colectivos feministas salieron a las calles para expresar su indignación por lo que tildaron de una “justicia patriarcal” y “machista”, sobre todo porque el conocido como el caso de La Manada se convirtió desde la denuncia en uno de los estandartes del movimiento feminista y tuvo repercusión masiva en medios de comunicación, sobre todo en la televisión, en donde se convirtió en un tema de debate y especulación. Un caso similar al de “Los Porkys”, en Veracruz, en el 2015.

Los jueces mantuvieron en prisión preventiva a los cinco acusados, José Ángel P.M.; Jesús E.D; Ángel B.F; Antonio Manuel G.E y Alfonso Jesús C.E., desde su detención hace casi dos años y tras ser identificados por la policía. En la noche que ocurrió la agresión sexual eran las fiestas tradicionales de San Fermín, que son las más importantes de Pamplona y a la que suelen acudir personas de todo el mundo para participar en el encierro.

La víctima, una joven que entonces tenía 18 años, se encontró con el grupo de cinco jóvenes durante la madruga e iban muy bebidos. En un momento dado, tras intercambiar unas palabras, la metieron a un edificio y la metieron en un cuarto que daba al portal y ahí estuvieron abusando sexualmente de ella durante largo tiempo. Uno tras otro, mientras se hacían fotos y se grababan riéndose y hasta haciendo mofa de su víctima. Ella, como reconoció en el propio tribunal, se limitó a cerrar los ojos, a no pensar y a esperar a que el tiempo pasara rápido y acabara cuanto antes la agresión.

Cuando los miembros de los que se autodenominaban “La Manada” finalizaron su agresión, la dejaron en el portal, semidesnuda, si bien antes le robaron el teléfono celular. La joven se dirigió a una banca cercana y se puso a llorar, hasta que la vio otra persona que a su vez llamó a la asistencia sanitaria y a la policía. Ahí presentó la primera denuncia y se inició la investigación policial que culminó con la detención de todos los detenidos, la recuperación del teléfono celular y hasta la localización de una de las grabaciones que habían hecho los victimarios antes de borrarla y que fue crucial durante el juicio.

Las condenas establecidas por la Audiencia -integrada por tres jueces, dos hombres y una mujer- les encontró culpables del delito de agresión sexual, pero no de violación, que según el Código Penal español supone que haya habido de por medio violencia e intimidación. También fueron exculpados de los delitos de robo con violencia (del móvil de la denunciante) y contra la intimidad de la víctima por las grabaciones que realizaron.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular -impulsada por agrupaciones feministas- habían solicitado la máxima pena por un delito de violación, que hubiera supuesto una condena de 22 años de cárcel, con lo que la sentencia condenatoria cayó como un jarro de agua fría. Además de que la sentencia no fue ni siquiera por unanimidad, una vez que uno de los jueces emitió un voto particular, en el que advirtió que él consideraba inocentes de todos los cargos a los acusados. Y que durante la grabación de la agresión él sólo había visto “jolgorio” y “regocijo”.

En el ámbito de la responsabilidad civil, los cinco condenados deberán afrontar de manera solidaria una indemnización de 50 mil euros para la víctima. También deberán pagar mil 531 euros al Servicio Navarro de Salud por la atención sanitaria a la chica. Adicionalmente, los agresores sexuales fueron condenados a cinco años de libertad vigilada que cumplirán tras la pena privativa de libertad, de la que se descuenta el tiempo ya internados en la cárcel, y a no acercarse a la víctima a menos de 500 metros en un plazo de 15 años.

“Hermana, yo sí te creo”, “no es un abuso, es violación” y “justicia patriarcal” fueron los lemas con los que miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades del país, con especial afluencia en Pamplona, donde se emitió la sentencia, para exigir una condena ejemplar a un caso que ha conmocionado a la opinión pública española. El caso de “La Manada” es similar al que se registró en Veracruz en enero del 2015, en la violación grupal que perpetraron el grupo de amigos que se conoció como “Los Porkys” y cuya sentencia, en este caso absolutoria, indignó a la sociedad mexicana.

Tanto los abogados de la víctima de la agresión sexual en Pamplona como los de los agresores anunciaron sendos recursos ante el Tribunal Supremo, que podría asimilar el caso y cambiar el sentido de la condena.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70