Por mi Madre! Anaya y Monsiváis

Por mi Madre! Anaya y Monsiváis
Ricardo Anaya en su rueda de prensa matutina FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

¿Qué sucede en el cerebro de un “chico maravilla” para que en menos de 16 años escriba una tesis titulada El grafiti en México, ¿arte o desastre?, con un prólogo generoso de Carlos Monsiváis, y después presuma que vive en Atlanta, Georgia, en una zona exclusiva donde nadie pinta las bardas, invade la propiedad privada y sus habitantes desprecian el arte popular callejero?
¿Quién es Ricardo Anaya, panista desde el 2000, que presume en su biografía haber “trabajado” con Monsiváis (el intelectual más crítico del PAN, de su doble moral, de su homofobia y su criollismo), y que en 2002 fue secretario privado del gobernador queretano Francisco Garrido (una administración muy homófoba en esa entidad) y después se vuelve un súbito interesado en el turismo como subsecretario de la dependencia federal en el gobierno de Felipe Calderón?
¿Quién es Anaya que un día dice admirar a Octavio Paz, por El laberinto de la soledad, y después pretende ser una especie de Steve Jobs de región cuatro, promete gobernar con apps, comprar sándwiches en Amazon e impresionar con una escenografía al estilo Mark Zuckerberg?
Lo único que queda claro es que Anaya es tan inteligente que, como el Zelig de Woody Allen, tiene una amplia capacidad camaleónica para ocultar sus ambiciones y tantas personalidades que un día es lambiscón con Monsiváis, otro día con Hugo Gutiérrez Vega en la Universidad de Querétaro (ambos enemigos de la ultraderecha) y una década después se vuelve admirador de Diego Fernández de Cevallos, amigo de Jorge G. Castañeda, defensor de la reventa de bodegas vía triangulación financiera y, al mismo tiempo, candidato presidencial de las “tribus” sobrevivientes del PRD
Algunos han dicho que Anaya es un plagiador. Critica a López Obrador por antiguo, pero copia sus conferencias mañaneras, así como la propuesta de disminuir el IVA de la frontera. Se “refritea” ideas ajenas, incluso de su actual adversario y exjefe Felipe Calderón, sin citarlas. Presume juventud, frescura e innovación, pero sus métodos de liderazgo son anacrónicos, secos y antiguos.
El problema es que Ricardo Anaya es un simulador. Monsiváis no lo detectó y escribió en el prólogo a su tesis de licenciatura que el joven de 23 años era “reportero, cronista y ensayista porque así lo demanda la escasísima documentación” sobre el grafiti en México.
Si supiera Carlos Monsiváis, autor de Por Mi Madre, Bohemios! en qué se convirtió el joven abogado en ciernes, haría varias columnas para que la R. exclamara irónica y arrepentida de haber escrito este párrafo:
“Anaya pertenece y, de modo eficaz, a la nueva generación de investigadores convencidos de la renovación perpetua de las ciudades y las megaciudades, y de la originalidad o al menos la inmensa vitalidad de los movimientos y las experimentaciones que se dan sin que lo advierta el mainstream…
“Su tema, el grafiti, es interesantísimo y ubicuo, expresa, al mismo tiempo, el respeto por la estética distinta (¡Que no se enteren los desarrolladores urbanísticos que Anaya alaba a los grafiteros!, exclama la R.) y la falta de respeto a la propiedad privada (¡Pónganles algodones a los oídos del Consejo Coordinador Empresarial!, la R. que ve amenazada sus casas con grafitis con la sonrisa de Anaya)… es constructivo y vandálico (Ay, el niño Yuawi de las paredes!, la R. comprensiva).”
Como bien apostilló Jesús Silva Herzog Márquez, en su artículo de lunes 2 en el periódico Reforma, el modelo de Ricardo Anaya “no es el del estadista que transforma reglas e instituciones y que logra, dese ahí, cambiar la realidad, sino el del empresario de fama y éxito que reinventa juguetes”.
El juguete que quisiera reinventar Anaya se llama la Presidencia de la República. Un grafiti escrito por Carlos Monsiváis le diría: “Anaya no seas canalla”. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70